Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 30 de noviembre de 2017

CARTA SIN TÍTULO

Mercedes Montero | 

22/11/2017 | Web del Frente Patriotico

Esta semana me ha sido muy difícil escribir mi artículo semanal, describir una más de las torturas a las que son sometidos los presos políticos, los “juicios revolucionarios” con los que se amedrenta al pueblo venezolano, el hambre, la desnutrición, la falta de medicinas y ruina de los hospitales, la quiebra del país debido al robo descarado y la incapacidad administrativa, el destrozo de nuestro hábitat, de nuestras fauna y flora, la inocultable tragedia de niños abandonados y prostituidos, la falta de todo principio seria llover sobre mojado.
Pero tengo la obligación moral de seguir luchando con la única arma que tengo que son mis artículos semanales, razón por la cual voy a escribir sobre lo que siento, lo que llevo en mi corazón esperando que sea entendido.
Siento una profunda tristeza ya que con cada día que pasa noto la erosión del amor propio en el pueblo venezolano debido al maltrato y la humillación a la que ha sido sometido. Del bravo pueblo del que habla nuestro Himno Nacional solo queda un lejano recuerdo, lo que si sobra es el miedo, la delegación, la prueba de esto la hemos visto en aquellos presos políticos que al ser liberados después de una injusta prisión han aceptado participar como candidatos en las espurias contiendas electorales, plagadas de trampas y violaciones al derecho de los venezolanos al respeto de su verdadera expresión. La “revolución” solo concederá el triunfo a aquellos que se dobleguen a juramentarse ante la irrita Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que revista de legalidad y legitimidad a todo aquello que es todo lo contrario. Lo peor de todo esto es que pretenden con esta maligna acción que la Comunidad Internacional no los condene, por supuesto que esta última sabe que esos resultados electorales son producto de una trampa, pero ¿Si han sido aceptados por aquellos que han sido sus prisioneros que pueden hacer o reclamar? Lo único que pueden decir es que hay contradicciones.
Niños entierran niños
Duele saber que la vida de tantos niños no llegara ni siquiera a la edad del uso de razón, debido a que morirán de hambre, desnutrición, víctimas de epidemias que otrora, cuando Venezuela era gobernada por demócratas, habían sido erradicadas, Que los hospitales estén en ruinas, que no haya medicinas, ni equipos, ni laboratorios, ni rayos X, ni siquiera cumplen con los mínimos requerimientos para la higiene y en muchos casos ni siquiera alimentos hay.
La falta de respeto y consideración hacia los venezolanos ha sido tratar de sustituir a la excelente formación de médicos en verdaderas facultades de Medicina en las universidades nacionales, por unos médicos comunitarios, que están en la comunidad pero que de Medicina casi nada saben, Lo último es que la Escuela Militar pretende graduar como médicos a 82 cadetes después de dos (2) años de formación, una carrera que toma un mínimo de cinco años de formación básica.
La vida nada vale para el régimen “revolucionario”, los asesinatos por las más nimias causas son el equivalente al “pan de cada día”, la delincuencia desatada mata por un carro, por unos zapatos, al ver a alguien salir de un banco, por encargo.
Mi Venezuela, tu Venezuela, nuestra Venezuela ha sido agredida a muerte por la “revolución”, traicionada por el mal llamado “Comandante eterno”, aquel que le regalo nuestro país a la satrapía cubana, robándonos nuestro tesoro para regalárselo a cuanto revolucionario ladrón existe en este planeta.
Venezolano asilado bandera
Hoy muchísimos compatriotas buscan asilo en cualquier país que quiera recibirlos, sin darse cuenta que cada país tiene sus límites y que por mucho que quieran ayudarnos también tienen una capacidad limitada. El venezolano es trabajador pero aun así cuando hay demasiados pidiendo asilo en otros países llega un momento que tienen que cerrar las puertas. Esta es la realidad innegable, considero que estamos llegando a un punto en el que tenemos que afrontar la realidad y en vez de tratar de sobrevivir con las migajas de la subsistencia, reclamar a la clase política verdadera unidad para poder desalojar al régimen Castro comunista que ha destrozado a Venezuela como país y nación, por cualquiera de las otras vías constitucionales. Ya después habrá tiempo y bríos para llevar a cabo procesos electorales que mientras estén en manos de las actuales rectoras serán cualquier cosa menos limpios.

4 comentarios: