Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 27 de febrero de 2012

No sabía que la cultura tenía diferentes status...Pero si lo dicen asi será aunque yo lo vea distinto...

Desayuno en la Redacción

Francisco A. Briceño J.

Homenaje a Nuestra Señora. Autor: Wladimir Zabaleta. (Fotos: Jacinto Oliveros)



















Notitarde 25-02-12

Lunes Rodríguez, Alejandro Feo La Cruz y Wladimir Zabaleta plantean que este proyecto cultural que se desarrolla en tres etapas, culmine con la creación de una ruta turística cultural universitaria que visite todo el municipio

"Naguanagua Ciudad Museo, un estatus diferente para la cultura"

Una inversión a base de colaboración y esfuerzo entre pequeños y grandes empresarios, la Alcaldía de Naguanagua y reconocidos artistas venezolanos, han logrado el sueño de poder recorrer calles y avenidas de un municipio, que hoy, te permite detenerte unos cuantos segundos en medio del ajetreo y del quehacer diario, para apreciar imponentes y brillantes obras de arte que sin duda generan calidad de vida a los carabobeños.

Sí, un sueño, uno hecho realidad. Así lo definen los autores y propulsores de todo este gran trabajo que se ha hecho en Naguanagua, un municipio que forma parte importante de la gran Valencia y que con el pasar del tiempo y bajo una buena gestión mancomunada, se ha ido convirtiendo poco a poco en referencia para la región y el país.

Centros comerciales, financieros y hoteles, ya no son el único motivo para que venezolanos y extranjeros visiten la región carabobeña. Allí, en Naguanagua, con la promoción del talento nacional en espacios recuperados y convertidos en verdaderos atractivos turísticos al mejor estilo de Florencia o París, cada ser humano podrá ser testigo de que Venezuela es más que política, deportes, economía, sucesos y problemas, sino que también es arte.

Desde principios de febrero, quienes transitan por este municipio del estado Carabobo, pueden ver en al menos seis lugares específicos, la muestra del arte que debe ser orgullo de cada uno de los venezolanos, y que se complementa con todo un trabajo de ornamento, recuperación, remodelación y acondicionamiento de lugares históricos que forman parte del patrimonio de la región.

Hoy Notitarde presenta en su acostumbrado Desayuno en la Redacción, a quienes estuvieron al frente de este gran proyecto que ha sido denominado "Naguanagua Ciudad Museo". En la sede de este rotativo, Alejandro Feo La Cruz, alcalde de Naguanagua; Wladimir Zabaleta, artista plástico y Lunes Rodríguez, director de la Galería Braulio Salazar de la Universidad de Carabobo, compartieron la experiencia de cómo se llevó a cabo todo este gran proyecto cultural del que ahora miles de personas son testigos.

Fueron recibidos en esta casa editora por Laurentzi Odriozola Echegaray, director de Notitarde; Margarita Jiménez Márquez, miembro de la junta directiva; María Inés Ferrero, gerente de Relaciones Institucionales; Humberto Torres, editor nocturno de Ciudad; Daniela Chirinos Arrieta, editora de Cultura y quien suscribe este trabajo, Francisco A. Briceño Jiménez.

Dibujamos un sueño

Alejandro Feo La Cruz resume la idea del proyecto señalando que "en un país donde estamos acostumbrados a ver cosas que duran años y que vienen autoridades nacionales que todos los días anuncian proyectos y cosas que nunca se dan, nosotros, este grupito, nos reunimos, dibujamos un sueño y empezamos a trabajar, y en cuatro meses lo presentamos como una realidad a toda la ciudad".

Añade que "el poder haber presentado en este corto tiempo una idea que estaba en dibujo como una realidad palpable, disfrutable por todos los vecinos y ciudadanos visitantes, algo que se ha convertido en tema de conversación de prácticamente todos los ciudadanos y que ha colocado a Naguanagua en la noticia a nivel nacional, es algo que está logrando los objetivos. La gente se voltea a ver dónde queda Naguanagua, dónde está".

El alcalde explica que "Naguanagua Ciudad Museo" es el resultado de "unir muchas buenas voluntades. La buena voluntad de un grupo de artistas capitaneados por Wladimir Zabaleta que se pusieron al servicio de Naguanagua y de la gran Valencia, así como de vecinos y visitantes de nuestra ciudad, prácticamente donando su talento, su arte y su trabajo".

Agrega que también se trata del aporte de empresarios con trabajo, materiales y maquinaria, la labor de la Alcaldía de Naguanagua y su equipo, "ya que todos dieron un poquito más de lo que les tocaba enamorándose de este proyecto" y sin duda, el trabajo de Lunes Rodríguez, quien con su experiencia en el tema museológico de armar colecciones de arte para exponerlas, "dieron entonces forma a este sueño de recuperar los que ya eran íconos del municipio y generar nuevos íconos culturales".

Comenta que "se trata de poner a Naguanagua en un estatus diferente, un estatus de gran ciudad, que estimule no solamente la cultura y el estudio de las artes, sino también que eleve el autoestima de todos los habitantes del municipio".

Promoción de la economía

a través de "algo que mostrar"

Feo La Cruz sostiene además que con este tipo de proyectos se logra promover el desarrollo económico de la región. "Cuando vamos a cualquier ciudad del mundo la gente nos lleva a conocer los diferentes monumentos emblemas del país y de la ciudad. Nos hace falta eso, tener cosas que mostrar con orgullo y queríamos que Naguanagua Ciudad Museo fuese una ventana para que mucha gente conociera nuestra región, y que vinieran a Naguanagua a invertir, a generar progreso, fuentes de empleo, prosperidad y mejor calidad de vida".

Al respecto, Lunes Rodríguez sostiene que, aunado a los proyectos a futuro -que posteriormente plantearon- "se creará calidad de vida, que según la Unesco, se mide con plazas, parques, museos, galerías y se revierte en mejoras para los ciudadanos".

En este sentido, el primer mandatario municipal añade que todo esto lleva a que ya la gente diga: Es un municipio que piensa en desarrollo, en prosperidad, por qué no montar el negocio o la tienda ahí, o por qué no mudamos a la familia ahí.

Al estilo de Florencia

El reconocido artista plástico Wladimir Zabaleta, con sabias palabras explica que "tenemos ejemplos de sobra en el mundo, por ejemplo en Florencia donde se gastó un dinero en obras de Miguel Ángel (Buonarroti), Donatello y otros artistas y se pusieron en una plaza y la gente dijo que era muy caro porque faltaban cloacas, luz y que esa alcaldía estaba loca. Han pasado 500 años y todavía la gente sigue viendo las esculturas. Salieron baratísimas".

Zabaleta compara además el impacto que tiene este tipo de trabajo con uno similar realizado en el estado Nueva Esparta, específicamente en Maneiro donde hay 30 o 40 obras de maestros nacionales. "Hicieron una encuesta de qué era la cosa más importante del gobierno de la isla y dio como resultado que el 60% votó por el museo al aire libre".

Pero más allá de esto, el mandatario municipal al retomar la palabra, agrega que "es más agradable pasar por las avenidas del municipio y ver espacios rescatados, que no solo son esculturas, son jardines, es el gimnasio a cielo abierto, el wi-fi, son una serie de cosas y elementos urbanísticos, elementos de amoblamiento urbano que generan calidad de vida, que generan que se levante el autoestima de los vecinos del municipio y los inspira a mantener las cosas bien, a cuidarlas".

Una figura jurídica para

preservar el trabajo en el tiempo

Los invitados explican que hubo además una revisión en torno a las figuras que permitieran proteger el proyecto para mantenerlo en el tiempo. De allí, surgió la idea de la figura jurídica, sugerida por Zabaleta, ante lo cual se hizo el decreto de "Naguanagua Ciudad Museo", el cual obliga al gobierno municipal y a la ciudadanía, a cumplir con el mantenimiento y preservación de los espacios y monumentos recuperados, así como de los nuevos íconos que se generen.

En este decreto se nombra además un curador, que es Lunes Rodríguez, y quien, de acuerdo a la explicación del alcalde, anualmente hará su informe y recomendaciones para mantener la obra, aunado a que todos los firmantes del decreto son custodios y podrán hacer sus sugerencias, mientras que los artistas serán los principales colaboradores, auditores y supervisores que estarán al pendiente.

Ciudad Museo de norte a sur

"Naguanagua Ciudad Museo es el municipio entero de norte a sur, de este a oeste". Así define el alcalde Feo La Cruz el inicio de este proyecto que, a su juicio, comenzó mucho antes de la colocación de las obras.

Explica que se remonta al norte del municipio, específicamente con la recuperación del monumento a Girardot, seguido por los trabajos en la capilla colonial del casco de Naguanagua y el propio casco histórico.

Posteriormente, los trabajos de remodelación en puente Bárbula con respecto a las jardinerías, donde por cierto, asegura que esperan colocar en una de las próximas etapas, una obra de arte, y el monolito a la Batalla de Bárbula, en la parte norte de la Vivienda Rural de Bárbula, el cual también ha sido recuperado. "En fin la idea es ir rescatando todos los espacios y por algún lugar hay que empezar y comenzamos por la primera etapa", sostiene.

Ruta cultural

turística universitaria

Tras destacar que se trata de un proyecto inédito en el país, Lunes Rodríguez sostiene que "el hecho de que un municipio en esta situación como está Venezuela esté pensando no solamente en sus tareas cotidianas, sino que vaya más allá, a través de esta iniciativa que nos propusieron para darle forma a este proyecto, dan base a que sea algo de vanguardia en el país".

Es por ello, que Rodríguez señala que la idea es que no se quede solo en unas obras, sino que al final, tal y como se espera, se va a concatenar con las obras de la ciudad universitaria ubicada en este mismo municipio, donde hay más de 60 trabajos para lo cual ya fue firmado un convenio con la rectora Jessy Divo de Romero.

Al respecto, detalla que hay una intención con los estudiantes de la Facultad de Educación, específicamente en la mención Artes, de que se hagan recorridos de turismo cultural en los autobuses de la Universidad.

"La idea es crear una ruta cultural turística universitaria que lleve a las personas a conocer las obras externas al igual que en la ciudad universitaria y que esos estudiantes sean una suerte de guía y vayan explicando", relata.

Aunque no hay una fecha precisa de inicio, Rodríguez detalla que será después de que se termine la tercera etapa del proyecto, tras recordar que actualmente están en la primera, la cual culminará el próximo domingo 25 de marzo con la inauguración de la cuarta obra.

Justamente sobre esta segunda etapa, Rodríguez adelanta que actualmente siguen conversando con diferentes artistas para enriquecer la colección. Luego de terminarla, vendrá la tercera que será con más obras y posteriormente se podrán ir adhiriendo algunos trabajos más. "Esto demuestra que no es un proyecto al azar", agrega.

Las obras en el municipio

La primera etapa de "Naguanagua Ciudad Museo" se ha logrado con el apoyo fundamental de cuatro artistas, cuyas obras están distribuidas de la siguiente manera:

-Homenaje a Nuestra Señora: Es un trabajo del reconocido artista plástico (invitado a este Desayuno en la Redacción) Wladimir Zabaleta; premio Salón Arturo Michelena (1975), quien ha cursado estudios en París y Nueva York. Doctor Honoris Causa de la Universidad de Carabobo. Su obra, que pesa cerca de 700 kilos, hecha con un ensamblaje de acero inoxidable, está ubicada en la avenida Universidad, frente a la redoma de Guaparo, a la entrada del municipio Naguanagua. Tiene una dimensión de 730 por 350 por 195 centímetros.

-Caribeña: Un trabajo de Rafael Martínez, pintor y escultor, representante de la corriente constructivista activa en los años 70. Ganador del premio Salón Arturo Michelena. La obra hecha en hierro soldado y laqueado de 550 por 355 por 145 centímetros, está ubicada en la avenida Universidad, a escasos metros del centro comercial Omnicentro.

-Flotantes I: Un trabajo hecho por Carlos Rojas, quien cursó estudios en la Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena y fue discípulo de Alexis Mujica entre 1980 y 1988. En su currículo destacan colectivas de ámbito nacional desde 1982 y varias individuales. La obra consta de cuatro juglares hechos en resina y fibra de vidrio con dimensiones que varían entre cada uno de ellos. Uno está ubicado en la esquina de la "Villa Olímpica", el otro en la avenida Valencia con avenida Universidad, el tercero en la esquina de la Alcaldía en plena avenida Feo La Cruz y el cuarto en el distribuidor Mañongo. Cada uno de ellos está colgado de torres de iluminación, donde además están las antenas de wi-fi y pronto serán instaladas cámaras de vigilancia.

-Vertical Naguanagua: Una obra de Luis Mille, egresado en arte puro de la Escuela de Artes Visuales Cristóbal Rojas, ganador de varios premios en la Bienal Nacional de Escultura Francisco Narváez. Su trabajo, que consta de una policromía hecha en hierro soldado y laqueado, de 960 por 245 por 120 centímetros, será colocado el próximo jueves en las inmediaciones de "La Zona" y será inaugurada el 25 de marzo para culminar de esta forma la primera etapa del proyecto.

Ventana

"Queremos que el mundo se voltee a ver Naguanagua"

Daniela Chirinos Arrieta

Las grandes ciudades tienen íconos que las hacen interesantes, diferentes y atractivas para el turismo, la inversión privada, entre otros beneficios. Los creadores de Naguanagua Ciudad Museo consideraron que a este municipio y a la Gran Valencia, les hacía falta algo igual para mostrar la cultura en desarrollo de la entidad.

"Queríamos elevar el autoestima de los ciudadanos, promover el estudio de las artes y colocar a este municipio en un nivel de distinción que permitiera ser conocida". En fin, "Queremos que el mundo se voltee a ver Naguanagua", comenta el alcalde Alejandro Feo La Cruz.

Junto al Festival de Jazz y el Festival del Samán -entre otras actividades- poco a poco Naguanagua ha sido enfilada a convertirse en el municipio cultural del país, y con este proyecto, la apuntalaron aun más en esa dirección.

"Éste es un proyecto inédito en el país", resalta el museógrafo Lunes Rodríguez Coronel, quien además destaca que, con esta iniciativa, Naguanagua "está apostando a la cultura".

Y es que, como manifiesta el maestro Wladimir Zabaleta "la cultura es el único lugar donde el hombre puede vivir", además "entre un hombre y otro, lo único que media es la cultura", y en definitiva, "el fin último del arte", es beneficiar a las comunidades, ser la bandera espiritual de un pueblo y enaltecer su gentilicio.

Muchas son las anécdotas que se desprenden de esta primera etapa del proyecto. De ellas, el Alcalde recuerda los rostros de satisfacción y alegría de los obreros que ayudaron a bajar del camión y ensamblar la obra del maestro Zabaleta, pues sabían que estaban haciendo algo trascendental. "Y al terminarla chocamos las manos, aplaudimos", comenta.

Rodríguez recuerda a "la señora Esperanza", vecina de Naguanagua, quien prestó su taller metalmecánico durante seis meses para guardar las piezas de esa misma obra, "mientras ella trabajaba en una tercera parte de su espacio".

Tanto el Alcalde como sus colaboradores directos en este sueño, están agradecidos con quienes sumaron voluntades para hacerlo realidad, pues saben que "las dunas están hechas de muchos granitos de arenas".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada