Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Este viernes a partir de las 3:06 de la tarde (Hora de Venezuela) el satélite perderá parte de su brillo. El próximo eclipse total no ocurrirá hasta 2018

El último eclipse del año oscurecerá la 

Luna hoy viernes 16








La luna cerca del aeropuerto de Tokio, en septiembre de 2015
La luna cerca del aeropuerto de Tokio, en septiembre de 2015 - EFE
1
ABC/EFE Madrid - Actualizado: 

HOY se producirá un eclipse penumbral de Luna, un fenómeno que ocurre cuando la Luna, la Tierra y el Sol quedan alineados y el satélite terrestre entra en la zona de penumbra que proyecta la Tierra.
El fenómeno se podrá observar en especial desde el hemisferio sur. Desde España, apenas se podrá percibir un leve oscurecimiento del satélite. Para observarlo, será buena idea emplear un telescopio o unos prismáticos.
Durante los eclipses penumbrales, la Luna deja de recibir la luz que el Sol proyecta debido a que la tierra bloquea esos rayos solares, motivo por el que su luminosidad desciende.
Los mejores lugares para ver el eclipse serán Australia, África, el océano Pacífico y Europa. Desde España, se podrá observar el fenómeno una vez haya comenzado durante apenas unas dos horas y media, desde las 20:22 horas hasta las 22:53. Siempre y cuando las condiciones meteorológicas lo permitan.
El problema de los eclipses penumbrales es su dificultad para ser observados, ya que son muy tenues y apenas destacan, ha explicado a EFE la monitora de astronomía del Planetario de Madrid, Cristina Garay. «Este tipo de eclipses -ha añadido- son prácticamente imperceptibles, sólo los más avispados podrán percatarse».
Los eclipses de Luna pueden ser totales, entonces se llaman eclipses en umbra, o parciales, en penumbra. Los totales son más fácilmente observables desde la tierra, ya que la Luna adquiere un carácter rojizo apreciable, mientras que los penumbrales son difíciles de apreciar debido a que la Luna no sufre ningún cambio más que un leve descenso de su luminosidad.
Garay ha recordado que «hasta el año 2018 no podremos ver desde nuestro país un eclipse total de Luna». Antes de eso, habrá otro eclipse de penumbra el 11 de febrero de 2017, y uno parcial el 7 de agosto del mismo año.

Impacto en operaciones científicas

A pesar de la sutileza de este fenómeno, la tenue sombra de la Tierra sobre la Luna tendrá impacto en las operaciones científicas. Tal como ha informadoSpace.com, ocurrirrá con el «Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO)», una nave que orbita la Luna y que obtiene su energía a través de paneles solares.
«Como nuestra nave consigue su energía del Sol, debemos tener cuidado con este efecto», ha dicho Noah Petro, investigador en el «Goddard Space Flight Center», en Maryland, Estados Unidos. «Este es un eclipse relativamente pequeño. No creo que vayamos a hacer ninguna operación especial con la nave, pero durante los eclipses totales tenemos que apagar todos los instrumentos». A excepción de uno, cuya función es medir la temperatura de la superficie lunar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada