Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 27 de enero de 2017

El venezolano es consciente por TERESA LEÓN


ESTAMPAS VIERNES 13 DE ENERO DE 2017
Mi Cristo saluda a tu Cristo.

Al inicio de año y en momentos de incertidumbre,  son muchos los que buscan predicciones y que le digan cómo va a ser su futuro.

Todo lo que te digan es relativo. Si te paras viendo hacia el norte, verás lo que está en esa dirección, y si te mueves al oeste tu observación y horizonte cambiará.  Así es en todo. Tu posición física, emocional, mental y espiritual te permite ver obstáculos, oportunidades, ventajas... y todas son probabilidades.  Al cambiar tu punto de vista, y tu estado interno, es decir, tu estado de consciencia, se modifica todo el panorama.

Tu estado de consciencia está dado por tu forma de pensar, creencias, memorias dolorosas, patrones de conducta aprendidos en la familia, etcétera. Ese estado interno influye en lo que vives, ya que atrae situaciones, personas y vivencias acordes a esas energías internas; y también influye en  cómo afrontas esas probabilidades de la realidad externa.
Entonces, más que buscar pronósticos, pide que te guíen para que tomes consciencia del tipo de pensamientos, emociones y actitudes que tienes y que pueden producir o atraer vivencias.

Claro está que hay una realidad externa. Pero esa realidad la estamos moldeando todos, todos, todos juntos; y la han ido creando nuestros ancestros y antepasados.

Ahora
No pierdas energía queriendo saber cómo será el futuro o quedándote en el pasado. Ahora estás creando muchas de tus probabilidades y puedes estar contribuyendo a una realidad colectiva que no quieres en tu vida.

Cada vez que oigas predicciones o pronósticos negativos, di mentalmente: bendigo el bien en mi vida, en esta situación.

Usa tu poder como hijo de Dios. Antes de dormir, imagina que estás muy alegre porque ya estás viendo y celebrando con tus familiares y amigos cosas mucho mejores que las del año pasado. Imagina que ya estás celebrando que tu país está mucho mejor. No te detengas en los detalles. Deja esos detalles a la Divinidad.

Piensa en el número de horas que has estado en negativo y contribuyendo a la oscuridad:  diciendo que todo va a empeorar, culpando a otros, quedándote en la rabia, la arrogancia, la desidia o la pasividad, el derrotismo o el escapismo.

Reconoce que tus ancestros, mis ancestros, nuestros ancestros y nuestra propia energía actual han contribuido a lo que se vive hoy como una crisis colectiva. No busques culpables, no juzgues más.  Solo reconócelo, obsérvalo, acéptalo.

Observa lo que pasa; no lo evadas. Pero no te quedes alimentando la negatividad y reenviando en las redes sociales solo lo negativo. Si consideras que debes enviar una información, luego de comprobar que es cierta, hazlo. Pero inmediatamente contribuye con una oración, una afirmación o una visualización para canalizar sanación colectiva.

Dile al país: lo siento, también he contribuido a esta crisis. Me perdono.

Busca la manera de ayudar. Sí se puede. Si la mayoría piensa que no hay nada que hacer, están creando esa situación.

Reconoce que eres parte de Dios. Usa tu inteligencia y amor para bendecir. Al bendecir atraemos energías de alta frecuencia que limpian y sanan. Bendigo a Venezuela.

Bendigo el bien, la honestidad, la buena educación en Venezuela.  Utilicemos las redes sociales para elevar el estado de consciencia del venezolano y de todos!! Seguramente has contribuido a posicionar una etiqueta. ¿Por qué no hacerlo en algo que ayude a una nación que ha ayudado a otros países de diversas maneras?

Hazlo; muchos te lo agradeceremos:

#ElvenezolanoEsConsciente

#ElvenezolanoEsEducado

#ElvenezolanoEsHonesto

#ElvenezolanoEsTrabajador

#ElvenezolanoEsResponsable

Recuerda:  tendremos mejores líderes y gobernantes, cuando seamos una mejor sociedad. Seremos una mejor sociedad, cuando mejoremos como ciudadanos y como personas.

Gracias por tu ayuda. Un abrazo en la luz divina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada