Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 13 de marzo de 2017

El profesor Guevara (de la Universidad de Carabobo) o el delito de la amistad Santiago Guevara ha dedicado 42 años a la academia en el área de prospectiva y sus últimos trabajos trataban sobre la transición política en el país. Tiene una amistad con el ex general Raúl Baduel y fue a verlo varias veces en la cárcel de Ramo Verde. Es el primer civil de su entorno que está preso y es juzgado en jurisdicción militar


By CLAUDIA SMOLANSKY | CSMOLANSKY@EL-NACIONAL.COM
12 DE MARZO DE 2017
¿Cómo sería una Venezuela gobernada por María Corina Machado, Henrique Capriles, Leopoldo López o Lorenzo Mendoza, o si rigiera una dictadura de derecha o de izquierda? El economista Santiago Guevara tenía, desde su perspectiva y lo que los análisis numéricos arrojaban, las respuestas para estos escenarios con la intención de publicarlos en su tercer libro sobre transiciones hacia la democracia. Parte de este trabajo, de una línea de investigación que viene desarrollando desde hace décadas, estaba en la computadora que los funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) se llevaron durante un allanamiento hecho en la casa del profesor de 66 años de edad el pasado 21 de febrero, en el que le entregaron una citación para acudir a la Fiscalía Militar, una cita que terminó en detención por los supuestos delitos de instigación a la rebelión y traición a la patria.
La detención de Santiago Guevara hace crecer la lista de más de 120 presos políticos que hay en el país. Guevara no militaba en partidos, militaba con los datos y los números, pues es un especialista en prospectiva, esa ciencia que se hace peligrosa en escenarios de poca transparencia y alta incertidumbre. Dentro de sus investigaciones, el pacto de Punto Fijo; el Acuerdo de Viernes Santo, en Irlanda; el que llevó a la pacificación a El Salvador; el de La Moncloa, que puso fin al franquismo en España, son algunas de las referencias que sustentaban los análisis de Guevara sobre la crisis que vive el país actualmente, recuerda José Ángel Ferreira, vicerrector administrativo de la Universidad de Carabobo, y amigo de Guevara. “En sus ideas, Santiago es un oficiante del diálogo. Cuando hay gobiernos largos, solo pueden hacerse cambios llevándolos hacia el diálogo. Él no puede ser acusado de traición a la patria por sus ideas y mucho menos cuando tenemos una fuga de profesores tan dramática en las universidades y Santiago se quedó en Venezuela teniendo la oportunidad de irse. Le están cobrando amistades y visitas”. 
En 2013 Guevara aceptó asesorar la tesis de Raúl Emilio Baduel, hijo del ex general Raúl Isaías Baduel, preso desde 2009 por corrupción vinculada con la adquisición de equipamiento militar. Con la tesis del hijo de Baduel, que quedó truncada en 2014 cuando el estudiante fue detenido durante las protestas, se afianzó una amistad de años con la familia del militar. Andreína Baduel, hija del militar, recuerda que Guevara los visitó en su casa en las navidades pasadas. “Desde que conoció a mi hermano se solidarizó mucho con la familia. Visitó a mi papá varias veces en Ramo Verde. Cuando compartía con él siempre demostraba un rechazo inmenso a la persecución de este régimen. Es alguien bastante centrado y ecuánime que tiene como propósito luchar por Venezuela”, asegura la joven. 
El pasado viernes 3 de marzo al mediodía, el ex general Baduel debía salir en libertad tras cumplir una sentencia de casi ocho años. Sin embargo, un día antes de su audiencia de presentación para ser liberado le sumaron nuevos delitos a su causa que coinciden con los que le imputan ahora a Guevara.
El Tribunal Primero de Ejecución lleva el caso del economista, el de Baduel y sus allegados: el general retirado Lozada Saavedra, el sargento, Noé Romero Lugo y el coronel Vruzco Hernández. Los tres militares fueron apresados en enero de este año luego de visitar al preso en Ramo Verde. “Se han afincado en detener a todas las personas del entorno de Baduel. Los acumulan bajo el mismo tribunal para así fabricar un mismo caso. El profesor era muy querido por la familia de Baduel. Los dos ingredientes para su captura es que es un crítico de las políticas económicas del gobierno y es amigo del general”, dice Omar Mora, abogado de Baduel.
Guevara es el primer civil del entorno de Baduel que está siendo juzgado por tribunales militares. Su defensor, el abogado Kelvi Zambrano, señala que esto no es lo único ilegal en el caso. Durante el allanamiento, no hubo presencia de testigos, lo cual representa una violación del artículo 196 del Código Procesal Penal. “El expediente señala que Guevara tiene una relación política con Baduel y que están organizando un movimiento subversivo. Alegan que se reunían con frecuencia para dicho propósito. Eso no es así, es una relación de amistad de muchos años atrás. No puede ser que hasta la amistad sea considerada un delito”, señala Zambrano. El abogado agrega que los cargos que se le imputan requieren que el acusado presente una conducta fraudulenta, una vida clandestina o haga un llamado a la rebelión. Según Zambrano, el comportamiento y trayectoria de Guevara no cumplen con esas características. Guevara es un profesor universitario, ávido en la producción de artículos, como los que publicaba semanalmente desde hace 11 años en dos reconocidos portales de análisis económicos como América Economía y El Boletín.
“Sus artículos jamás demuestran un desconocimiento de las instituciones, incluso, él brindó propuestas al gobierno para que ejercieran correcciones en su modelo económico. Colocaba a disposición sus conocimientos y estudios para colaborar en la optimización del medio productivo del país”, defiende el abogado.
El más temido
Guevara creció en las cabinas de Radio Puerto Cabello, una de las emisoras más antiguas del país, que fue dirigida por su padre, Santiago Guevara Villalba. El docente jubilado no siguió el camino de la radiodifusión. Estudió Economía en la Universidad de Carabobo y se dedicó a la prospectiva, para desarrollar escenarios para empresas, instituciones o países a partir del análisis de las causas y variables económicas. Se especializó en Francia, la Universidad de La Sorbona, gracias a una beca de Fundayacucho que obtuvo en los años setenta.
Sus compañeros dicen que siempre bromeaba con que no lo leían lo suficiente. Pero ahora parece contar entre sus lectores a los funcionarios de la inteligencia militar. Según sus allegados no tenía aspiraciones políticas, pero en los años noventa anunció su precandidatura para la Gobernación de Carabobo con el objetivo de desarrollar un plan económico con base en las principales ventajas de ese estado que, para él, son los sectores de la industria y el turismo. En 2010 también tuvo intenciones de aspirar a una curul en la Asamblea Nacional por el circuito Puerto Cabello-Bejuma.
“Santiago siempre pensó que los mejores debían gobernar, y con ellos, no se refería a los que pelen más los dientes y ofrezcan más cosas, sino aquellos que tengan planes y soluciones reales para un país”, dice su colega Gustavo “el Gordo” Guevara.
Su ex alumno Pablo Polo lo describe como una persona imparcial, que nunca militó en ningún partido político, sus decisiones y diagnósticos partían exclusivamente de análisis numéricos. Así como fue director general del despacho del alcalde de Puerto Cabello, Osmel Ramos, de las filas del Partido Socialista Unido de Venezuela y primer alcalde chavista de ese municipio, también fue el asesor económico de Diego Arria cuando fue precandidato en las elecciones presidenciales de 2012.
El plan económico que diseñó para el candidato planteaba la eliminación de la Ley de Costos y Precios Justos, ya que la consideraba un mecanismo que incentivaba la inflación y la escasez. Asimismo, sostenía que el Estado era el mayor latifundista y lo justificaba con una relación de causa y efecto: cuando el gobierno confiscó 3,6 millones de hectáreas, la producción empezó a decaer 2%.
“Cualquiera que lo conoce sabe que es una persona honorable. Compartía conmigo la visión transicional, que no es simplemente cambiar un gobierno, sino que hay que cambiar la República por la vía constituyente. Su detención solo indica que hay un temor mucho más fuerte en el régimen de lo que uno se imagina”, dijo Arria en una entrevista telefónica.
Guevara fue director de Consecomercio y miembro de Conindustria; realizó estudios de ampliación en la Organización de Estados Americanos y el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo. En su juventud fue de izquierda y simpatizaba con el MAS. “Su pensamiento siempre ha sido social, sin embargo, no concordaba con esa ideología de que si un país es de izquierda su economía tiene que estar deteriorada. Compara a Venezuela con países como China o Vietnam que aunque tienen comunismo mantienen una economía de mercado”, asegura Polo.
Como un investigador riguroso, metódico y estricto lo describe “el Gordo” Guevara. “No le importaba si un término era muy técnico, igual lo utilizaba. De hecho, muchos de sus trabajos pueden ser difíciles de comprender para los que no son economistas”. En los años de docencia que compartieron en la Universidad de Carabobo diferenciaban a los dos profesores Guevara como el bueno y el malo. Este último era Santiago. Todos temían inscribir su cátedra de Recursos Económicos y Planificación, porque era “el profesor que raspaba a todo el mundo”.
Fiscalía en el caso
El caso del profesor Guevara ha encendido varias alarmas. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, pidió su liberación y la etiqueta #LiberenASantiago se ha replicado en Twitter desde su detención el pasado 23 de febrero. El miércoles, la presidente de Averu, Cecilia García Arocha; la rectora de la UC, Jessy Divo, y el vicerrector de la UC, José Ángel Ferreira, se reunieron con la fiscal general Luisa Ortega Díaz para solicitarle una revisión urgente del caso del profesor. “La fiscal se comprometió a asignar un fiscal especial dentro de la jurisdicción civil, para evaluar si mudan el caso ante estos tribunales; y a garantizar el derecho de salud de Guevara”, informó Ferreira.
Las autoridades universitarias entregaron a la fiscal general documentos que explican su situación de salud: padece hipertensión, colon irritable y tiene tendencia a que sus articulaciones se endurezcan con facilidad por estrés. A pesar de que tiene acceso a sus medicinas, durante la primera semana en prisión tuvo dos recaídas por su condición del colon.
Guevara está detenido en la sede de la Dgcim en Boleíta, en Caracas. Su madre, de 86 años de edad y con alzhéimer, quien dependía del profesor, está en Valencia. El profesor no tiene hijos y su hermano vive en el exterior.  El abogado Kelvi Zambrano introdujo una apelación ante el Tribunal Supremo de Justicia bajo los fundamentos de presunción de inocencia y falta de elementos de convicción para los cargos. Ferreira señaló que también denunciarán la detención ante la Unesco y la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada