Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Estos días que hemos vivido después del último reencuentro del diálogo han sido desconcertantes y para desanimar a cualquier opositor que hubiese puesto algo de sus expectativas en éste


 Ver imagen en tamaño completo

Silencio atronador

Estos días que hemos vivido después del último reencuentro del diálogo han sido desconcertantes y para desanimar a cualquier opositor que hubiese puesto  algo de sus expectativas en él. Se anunciaron una serie de medidas que no restituían el ejercicio mínimo de la democracia, el ineludible derecho al voto para empezar; tampoco asomaban soluciones coherentes y eficaces a la crisis económica que  desangra al país. Pero, al menos, tocaba puntos importantes, como ofrecer la liberación de los presos políticos y algunos otros que parecían  querer iniciar la reinstitucionalización muy lenta y escalonadamente de la constitucionalidad prostituida. No cumplió en absoluto su parte el gobierno que, por el contrario, continuó sus tropelías dictatoriales y el hundimiento de la economía en la crisis, ahora con un  paralelo triplicado y lo poco que queda de industrias y comercios a punto de fenecer por infarto inflacionario. Las puertas del infierno.
No sería justo decir que la MUD o sus voceros no han señalado la engañifa. Pero la sensación predominante es que han aceptado estar atados a esa Mesa por razones poco visibles, tanto que Maduro se permite hacer chistes malos, si son chistes, al respecto: no voy a dejarlos parar…Esa atadura que podría convertirse en perversa y fatal, tan pronto como el próximo 6,  tiene su asidero mayor en los mediadores y entre ellos, Estados Unidos y el Santo Padre que vive en Roma, los demás seguramente son acompañamientos prescindibles, no muy santos. Estos poderes, de Dios y el César, aparentan no haberse enterado  de ese desacato a lo convenido en la negociación. Shannon aparece y desaparece misteriosamente. Y Francisco habla de paz y amor como los hippies de antaño. Bueno si esto es así vamos a tener que sincerarnos con esos poderes y pedirles cuentas y, si fuese necesario, tomar nuestro propio camino que al fin y al cabo es el que más cuenta, el de los que padecemos en carne propia el aplastamiento y tenemos que defender la comarca para sobrevivir. No  queremos  solo paz, necesitamos cambio, porque sin éste no hay solución a la crisis que nos está matando. Ahora, reciente, nos da difteria, aparecen narcos cada vez más encumbrados y a nuestras fuerzas armadas se les atribuyen masacres casi cotidianas. ¿Cuánta podredumbre y cuánto sufrimiento se necesita para turbar la paz?
Pero también hay que decir que no parecen tampoco muy halagüeñas las alternativas de los que ya han renunciado definitivamente al diálogo, a mi entender demasiado impensadamente, y que no  son tantos como parecen. Sí la calle pero ya sabemos que es un término muy complicado, polisémico y de difícil manejo. Y no habrá que inventar soluciones demasiado barrocas, se oyen  algunas verdaderamente truculentas e infantiles, porque de casualidad las normales resultan verosímiles. Y además hay que tener siempre presente que la unidad  reclama su imprescindible presencia en esta batalla.
Las encuestas parecen mostrar una oposición tendencialmente resignada y marcando alguna distancia con la política, al fin y al cabo hay tantos y tan acuciantes problemas personales. La navidad a la vuelta de la esquina ayuda a la satrapía y a sus cínicos y cursis llamados a olvidar la tragedia nacional. De manera que es ardua la tarea que se impone. Pero a mí me parece que algo ganaríamos si le diésemos un lugar a eso que en jergas ya viejas se llamaba “espontaneismo”, no necesariamente tener una estrategia mesiánica única, dejar que la rabia y la rebeldía busquen sus naturales salidas. Marchar, por ejemplo, a paso redoblado hacia Miraflores a enfrentarnos  con los colectivos armados y los ejércitos bolivarianos, es emblema de esos espejismos sin destino. Venezuela es un volcán, somos abrumadora mayoría, la crisis es cada día más honda,  dejemos que millones de gargantas griten, que muchos armen las respuestas propias a sus heridas. Con diálogo o sin él. Probablemente a la dirigencia solo le toque indicar los puntos de convergencia, el lugar de las citas decisivas e insuflar aliento a la justa rebeldía. Tienen razón los que señalan que este no es un problema sólo de la MUD sino de la nación entera. Bueno hay que buscar la manera de que ésta despierte y grite por doquier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada