Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 27 de diciembre de 2016

Recuerda que a nadie ha favorecido la debacle actual, al contrario nos ha hecho sufrir lo indecible. Por lo tanto en esta Navidad y Año Nuevo en el que no habrá hallacas, ni juguetes, ni estrenos, te pido que reflexiones, vuelvas por tus fueros y digas ¡Basta ya! con toda calma, pero con templanza.

VENEZUELA TE REGALO LA VISIÓN DE UN MEJOR FUTURO

mercedes-montero3Es cierto, quiero regalarte la ilusión de un mejor futuro, no es posible que la tristeza consuma tus días y tus noches, que la preocupación que hoy sientes ante la debacle en la que vivimos los ciudadanos de Venezuela se haya apoderado de nuestros sueños, que esa deformación de nuestro medio haya colocado frente a nuestros ojos el equivalente a una cortina de humo espeso que nos confisca la claridad de la visión tanto interna como externa.
Por eso les recuerdo amigos que para alcanzar el sueño que cada uno quiere alcanzar, solo hay que convencerse internamente que eres capaz de lograrlo ¿Cómo y cuándo?, solo tú puedes definirlo, precisarlo, trazar un plan para llegar a tu meta, por supuesto tienes que entender que encontraras barreras, vericuetos y trampas, pero como te digo la voluntad mueve montañas.

Una vez entendido este preámbulo, te digo que una Venezuela digna existe dentro de cada uno de nosotros, lo cual nos hace dueños y por lo consiguiente responsables defensores de su suelo, cultura, verdadera historia y tradiciones, que tenemos el derecho y el deber de ser vigilantes del cumplimiento de los deberes constitucionales por parte de los gobernantes de turno, reclamar y exigir respeto cuando han habido desviaciones que contradicen la moral, deformado la historia y desconocido o tergiversado para su propia conveniencia ese mandato, como sucede actualmente en esta Venezuela acosada por una pandilla de farsantes…


Es necesario entender en este fin de año tan triste, que la semilla de destrucción sembrada por el comandante fallecido en Cuba en fecha desconocida, no te liberó, al contrario, te hizo esclavo de un odio y envidia que antes no habías conocido, te llevo al hambre, miseria y violencia actual que está acabando con Venezuela. 


Recuerda que a nadie ha favorecido la debacle actual, al contrario nos ha hecho sufrir lo indecible. Por lo tanto en esta Navidad y Año Nuevo en el que no habrá hallacas, ni juguetes, ni estrenos, te pido que reflexiones, vuelvas por tus fueros y digas ¡Basta ya! con toda calma, pero con templanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada