Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 18 de enero de 2013

El pueblo es sabio, y se da el gobierno que merece. Si se equivoca, esa es su responsabilidad exclusiva. El 16-D pasado el soberano habló y escogió a Francisco Ameliach para que dirija los destinos de Carabobo, en lugar de Henrique Fernando Salas, y esa fue una decisión respetada, al tiempo que a Enzo Scarano se le asignó, indirectamente, la misión de reacomodar y conducir a la oposición por el otro sendero, en lo que supone de hecho el ejercicio cabal de la alternación del poder regional.


Texto tomado de EL Carabobeño 14 enero 2013

Francisco Miguel Pérez || 

En Secreto


LA SOLUCIÓN PARA CARABOBO?
El pueblo es sabio, y se da el gobierno que merece. Si se equivoca, esa es su responsabilidad exclusiva. El 16-D pasado el soberano habló y escogió a Francisco Ameliach para que dirija los destinos de Carabobo, en lugar de Henrique Fernando Salas, y esa fue una decisión respetada, al tiempo que a Enzo Scarano se le asignó, indirectamente, la misión de reacomodar y conducir a la oposición por el otro sendero, en lo que supone de hecho el ejercicio cabal de la alternación del poder regional. Le corresponde ahora a FAO disponer de la brillante oportunidad de reivindicarse con los carabobeños, que desde hace tiempo han esperado, pacientemente, por su presencia y su accionar. Le tocará, en buena hora, lograr que el Ejecutivo Nacional baje los recursos que estuvo reclamando y esperando la anterior administración durante 4 años y que en derecho le tocan a Carabobo para impulsar su desarrollo, lo cual seguramente a él, por razones obvias, no le va a ser difícil conseguir. Igual tiene el compromiso de reactivar los trabajos de construcción del Metro de Valencia, paralizados desde que murió Paco Cabrera. Otra tarea inmediata suya tendrá que ser mejorar la vialidad interna y externa, ya que las autopistas y carreteras de la región están en las peores condiciones y todo por obra y gracia de la recentralización impuesta por el régimen, que igual le quitó a Carabobo el puerto de Puerto Cabello que administraba con éxito. La crisis devenida por el aumento vertiginoso de las aguas del lago de Valencia también espera por sus gestiones de gobernante, como ocurre, en paralelo, con la CHET y la salud pública en general. La recuperación de la industria carabobeña, golpeada y sacudida por decisiones tomadas desde Caracas, es otro reto que tiene por delante Ameliach y su administración, sin dejar de lado la inseguridad, que ya parece comenzó a ser enfrentada por su gobierno. De no ser así, habría sido en vano y puro simbolismo el juramento de Campo Carabobo. Allí también estuvo Scarano, abucheado y apedreado por las hordas chavistas, que lo veían como intruso, pero lo que pudo insuflarle más vigor para asumir con premura el liderazgo de los sectores alineados con la unidad democrática carabobeña, para defender sus espacios y prepararse para nuevas luchas por el bienestar social y colectivo. No hay tiempo que perder, ni para unos ni para otros.
efeemeperez@yahoo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada