Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 27 de enero de 2013

Primera noticia...te la tenías guardada en el puño de la manga Fermín...Ahora observaré tu nueva etapa como periodista cultural...Ya conozco varias facetas en tus casi 40 años en El Carabobeño.

27 enero 2013

Hoy y Después en Valencia

 Alfredo Fermín
afermin@el-carabobeno.com
Valencia recibió con alegría el anuncio del gobernador Francisco Ameliach del éxito de su gestión ante el vicepresidente Nicolás Maduro, para la aprobación de 67 millones de bolívares destinados a la restauración de la Catedral, que se encuentra en avanzado estado de deterioro. 
Algunos consideran un milagro que, en estos tiempos de dificultades financieras, se haya atendido la solicitud del párroco Pedro De Freitas para que el más importante templo de la ciudad sea puesto en manos de expertos que recuperen el esplendor de su arquitectura y de su patrimonio. 
Cuentan que el presidente Chávez cuando supo -por esta columna- del deterioro en que se encuentra la casa de Nuestra Señora del Socorro, patrona de Valencia, a quien su legendario abuelo Pedro Pérez Delgado llamaba Maisanta, dio instrucciones para que a través del Ministerio de Relaciones Exteriores se dispusiera la partida necesaria para restaurar el templo. La razón de que sea ese ministerio es por el concordato eclesiástico que tiene Venezuela con el Vaticano, que incluye una cláusula para la conservación de templos católicos importantes.
La sorpresiva enfermedad del Presidente paralizó la decisión. Pero cuando el gobernador Ameliach le recordó el compromiso al vicepresidente Nicolás Maduro, éste se acordó del asunto y de inmediato autorizó los 67 millones de bolívares (67 mil millones de los de antes). 
La casa de Maisanta
Don Luis Taborda y Fabián de Jesús Díaz, estudiosos de la historia valenciana, contaban que a Pedro Pérez Delgado, "El último hombre a caballo”, lo llamaban Maisanta (Madre Santa) porque así se dirigía a la Virgen del Socorro cada vez que emprendía sus batallas en contra de la dictadura de Juan Vicente Gómez, hasta que fue capturado y encerrado con grillos en la tétrica fortaleza del castillo Libertador en 1929. 
Maisanta fue abuelo de Elena Frías de Chávez, madre del presidente Chávez, quien  ha referido que posee el escapulario con la imagen de la Virgen del Socorro que perteneció a su bisabuelo. El fervor de Maisanta por la patrona de Valencia lo registró el poeta Andrés Eloy Blanco en uno de sus poemas. 
De tal manera que la restauración de la Catedral es un asunto de honor, por lo cual los trabajos deben ser encomendados a expertos que deben realizarlos de acuerdo con normas internacionales de restauración y tomando en cuenta que se trata de un Monumento Histórico, desde 1960, por decisión del Ejecutivo nacional. 
Los trabajos deben tardar un tiempo considerable porque la restauración será completa, desde los pisos, puertas, altares,  torres, techos, obras de arte, hasta los servicios sanitarios. Pero como lo ha afirmado el padre Pedro, la Catedral continuará abierta a la feligresía, aunque con limitaciones según vayan avanzando los trabajos. Afortunadamente los estudios están adelantados con un proyecto elaborado por Induval que entregó el alcalde Edgardo Parra al arzobispo Reinaldo Del Prette, el día de la Virgen, el 13 de noviembre del año pasado en el Forum. 
Templo Histórico 
Los historiadores sitúan el inicio de la construcción de la iglesia matriz, después basílica catedral, entre 1580 y 1585. Su fachada actual y la torre norte datan de la época en que el general realista Pablo Morillo se residenció en Valencia, 1818, convaleciente de graves heridas que recibió en el combate de La Puerta
Aunque no está confirmado, se dice que el sanguinario José Tomás Boves asistió al templo a un tedeum para jurar ante el Santísimo que ponía fin al estado de sitio en que mantuvo a la ciudad en 1814. Sin embargo, en la noche, durante una fiesta para celebrar la capitulación mandó a fusilar al gobernador Francisco Espejo y a los ciudadanos principales, mientras sus esposas e hijas eran violadas por la tropa. 

El doctor Fabián de Jesús Díaz afirma, en su libro "Gentes y Cosas de Valencia", 1970, que en el Libertador Simón Bolívar estuvo varias veces en la Catedral.Asistió a los oficios fúnebres por la muerte del general Atanasio Girardot, cuyos restos, con excepción del corazón, fueron sepultados allí. Estuvo para el matrimonio del teniente colombiano José María Ortega, de la guardia de honor del general Rafael Urdaneta, con la valenciana Mercedes Párraga. 
Asistió también al sepelio de Ambrosio Plaza y Manuel Cedeño, fallecidos en la Batalla de Carabobo, cuyos restos permanecieron en la Catedral con los de los próceres José Laurencio Silva, Fernando Peñalver, Juan Uzlar y Agustín Codazzi hasta que fueron llevados al Panteón Nacional. 
El historiador Alfredo Colomine cuenta en su libro "Historia de la Catedral de Valencia" que, en 1830, en este templo hubo una solemne misa de acción de gracias a Dios por la designación del general José Antonio Páez como primer presidente constitucional de Venezuela, luego de que el Congreso dio por concluido el acuerdo de integración de la Gran Colombia, en 1830. 
Páez asistió acompañado por su hermana Luisa y de una comitiva integrada por Miguel Peña, José María Vargas, Angel Quintero,y José Tadeo Monagas. 
La Catedral tuvo intervenciones arquitectónicas en 1945 y el inicio de los años 50 que alteraron buena parte de la arquitectura original. Ojalá se aproveche esta oportunidad para corregir tantos errores cometidos en aquella época. Las expectativas son grandes pero la gente de Valencia está muy contenta con la buena noticia. Ya era tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada