Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 7 de enero de 2013

Un ejemplo para ilustrar cómo el tema de los símbolos que conforman la identida regional y nacional se diluyen en la cultura venezolana...Los niños de hoy ignorantes desde 1980 de todo lo referente a la Historia de Venezuela y de la religión católica, supuestamente la oficial de la nación, no saben de los Reyes Magos...Eso quiere decir que en menos de 2 décadas una tradición sembrada en nuestro inconsciente colectivo se ha minimizado por la sustitución de la Fe Católica por otras y el supuesto ateísmo de la Revolución castrochavistacomunista...y la pelazón que impide comprar regalos dos veces en las fechas navideñas. Aunque es innegable el manejo que de esos símbolos olvidados hace el excelentemente asesorado régimen chavista como lo vimos en Carabobo, donde el Gobernador recién electo manejó todos los elementos históricos en su toma de posesión

06 enero 2013

Tradición de los Reyes Magos ha quedado prácticamente olvidada

Poca gente se acerca a ver los juguetes para reyes. (Foto Andrew Abreu)
Alfredo Fermín | Beatriz Rojas
El 6 de enero se celebraba vistosamente la fiesta de los Reyes Magos, recordando el episodio bíblico según el cual tres míticos personajes, guiados por la estrella de Belén, llevaron obsequios al Niño Jesús. Era una oportunidad para hacer regalos a quienes no los habían recibido en Navidad.
La fiesta ha quedado prácticamente olvidada. En la liturgia de hoy se hace alusión al relato del evangelio de San Mateo sobre los Reyes Magos que fueron buscando al Niño Jesús, nacido en Belén. Lo encontraron con su madre la Virgen María y le obsequiaron oro, incienso y mirra.
La Iglesia Católica ya no celebra esta tradición el 6 de enero como era la costumbre, sino el domingo más próximo. Casualmente, este año la fecha cayó en domingo pero no hay celebraciones especiales en los templos. En la Catedral serán celebradas las acostumbradas misas dominicales a las 10:30 de la mañana y a las 4:00 de la tarde.
En Valencia, durante muchos años hubo la costumbre de que tres miembros del Aeroclub, llegaban a ese lugar en avioneta, trajeados como Gaspar, Melchor y Baltasar y desde allí se trasladaban al hospital infantil del Hospital Central para llevarle regalos a los niños enfermos.
Para la fiesta de hoy la Iglesia prefiere el término Epifanía del Señor, que significa manifestación. La primera manifestación de Jesús fue a los Reyes Magos que le adoraron como Dios. La segunda fue durante su bautismo por San Juan Bautista, cuando Dios lo señaló como su hijo amado. La tercera fue en las Bodas de Caná, donde Jesús inició su vida pública convirtiendo el agua en vino.

Sembrando el Evangelio publicará el domingo 13

El presbítero Miguel Romero, director del Departamento de Medios de Comunicación de la Arquidiócesis de Valencia, informó que la página “Sembrando el Evangelio”, que publica El Carabobeño el primer domingo de mes, aparecerá el próximo domingo 13.

En mayoría de hogares no llegan los Reyes Magos

La ilusión de la llegada de los Reyes Magos trayendo regalos cada 6 de enero, es una tradición que lamentablemente tiende a desaparecer en Venezuela.
El motivo principal es la precaria situación económica por la que atraviesan la mayoría de las familias, lo cual impide que después de hacer gastos típicos de la época en diciembre, alguien deje dinero para complacer a sus hijos con nuevos regalos en los primeros días de enero.
En la década de los 70, incluso 80, ésta era una tradición bien arraigada en el gentilicio venezolano, por lo que en buena parte de los hogares, los niños se acostaban temprano el 5 de enero, seguros que al día siguiente conseguirían debajo de sus camas los regalos que les habían llevado los tres reyes magos, Melchor, Gaspar y Baltasar.
En la época actual definitivamente el Niño Jesús le ganó a los Reyes, pues los días previos al 24, en el centro de la ciudad había cualquier cantidad de personas comprando juguetes. Mientras que este sábado las ventas de juguetes eran prácticamente nulas.
Las tiendas del ramo mantienen los precios de diciembre como incentivo al comprador, no obstante permanecían solas. Incluso algunos negocios tenían carritos y motos eléctricas a la entrada pero muy pocas personas se acercaban a ver los precios y mucho menos a comprar.
Las muñecas Rapunzel se ofrecían en 300 bolívares y las Barbie en precios que variaban de acuerdo a los accesorios que la acompañaran, pero igual la venta floja.
Al consultar sobre el particular al propietario de una tienda del ramo, comentó que al parecer la celebración de los Reyes para los niños pasó a la historia. “Usted puede ver que la gente ni siquiera entra, afortunadamente en diciembre vendimos bien”.
A una señora se le preguntó si al hijo le llevarían los Reyes y después de sonreir dijo “No hay real”. Estos testimonios son muestras de que poco a poco la tradición tiende a desaparecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada