Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 7 de enero de 2013

Lean y conozcan los símbolos que en el 2012 apenas Francisco Ameliach fue declarado Gobernador de Carabobo, ha manejado gracias la excelente asesoría en rituales y símbolos, que una Agencia Publicitaria (¿podría ser ARS?) le ha hecho honrar para influir en el imaginario colectivo de la nación...

El Carabobeño 02 enero 2013

Eumenes Fuguet Borregales || 

Historia y Tradición

El Pendón del conquistador Francisco Pizarro
Lograda la liberación del Perú con la magistral Batalla de Ayacucho, “Cumbre de la gloria americana”, realizada el 9 de diciembre de 1824, el general de división Antonio José de Sucre, se dirige a Cuzco antigua capital del imperio Inca, adonde llega el 29 de ese mes; es recibido con grandes aclamaciones. El hijo de Cumaná de apenas veintinueve años, lee su Proclama: ¡Cuzqueños! El Libertador de Colombia os envía la paz y la redención... Dejasteis eternamente de ser españoles: sois peruanos; sois libres. En adelante los destinos de la República dependerán de vuestras virtudes y patriotismo.
Uno de los primeros actos del Prefecto de la ciudad realizado en acto solemne, fue obsequiar al general vencedor de Ayacucho el Real Pendón de la conquista, gallardete o gonfalón con el escudo de armas de Carlos V de España otorgado al conquistador Francisco Pizarro González (1476-1541) en Toledo el 13 de noviembre de 1529; el estandarte fue bautizado en diciembre de 1530 en Panamá la Vieja, conservado en el Altar Mayor de la iglesia de Santo Domingo desde 1534; construida sobre el Templo indígena del Sol. En 1533 Pizarro llegaba al Cuzco capital del imperio de los Incas, luego el 23 de Marzo de 1534, la funda con el título La Muy Noble y Gran Ciudad de Cuzco.
Esta ciudad aportó a la independencia del Perú, hechos trascendentales de movimientos precursores, tales como: la rebelión de José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II, en 1779, contra los abusos de las autoridades; en 1814 la rebelión encabezada por Mateo Pumacahua. Estos dos movimientos son los más significativos; hubo otros esfuerzos emancipadores, como las conspiraciones de Aguilar y Ubalde en 1805 y la de los hermanos Angulo en 1813. El 29 de diciembre día que Sucre le envía correspondencia al Secretario de Guerra de Colombia, remitiéndole las banderas de cinco veteranos regimientos de los vencidos en Ayacucho.
En carta al Libertador que se encontraba en Lima, le informa en relación al pendón de Pizarro: “Como trofeo que corresponde al guerrero que indicó al ejército el camino de la gloria y el de la libertad del Perú; son una porción de tiras desechas; pero tiene el mérito de ser la conquistadora de Perú”; Bolívar decide donarlo a la municipalidad de Caracas, pero lo envía primero a Bogotá, para ese entonces capital de la Gran Colombia.
Soublette le envía el 9 de enero de 1826 a la municipalidad de Cumaná, ciudad natal del egregio héroe de Ayacucho, una de las banderas enviadas por Sucre, y el pendón de Pizarro a la municipalidad de Caracas. Al llegar en febrero, el pendón no tenía completa sino una de las caras del escudo, estando la otra forrada de raso blanco muy deteriorado. Faltaban uno de los castillos, la coronilla de una de las cabezas de águila y algunos pequeños fragmentos; esto motivó colocarle un campo nuevo de damasco encarnado, sobre el cual quedasen fijos los dos arabescos.
Así permaneció guardada esta reliquia histórica muchos años, hasta que se resolvió colocarla en un cuadro. La municipalidad de Caracas decide exhibirlo por primera vez, en abril de 1826, en conmemoración de los acontecimientos del 19 de Abril de 1810. El día 5 de Julio de 1841 fue sacado en la procesión cívica que se realizó ese día. En 1842 en ocasión de la llegada a Caracas de los restos mortales de Bolívar, fue nuevamente sacado el estandarte, y colocado sobre la urna que contenía las cenizas del glorioso caraqueño; desde entonces ha sido sacado pocas veces del sitio que ocupa.Durante la Exposición Universal de Chicago inaugurada el 5 de julio de 1893, por disposición del presidente Joaquín Crespo, se exhibieron: la Espada del Libertador, elaborada en oro, con incrustaciones de diamantes y esmeraldas, regalo de la Municipalidad de Lima en 1824; el Medallón de Washington, regalo personal de la familia del héroe estadounidense; la condecoración Sol del Perú, dada por el General San Martín al Libertador en Guayaquil y el histórico Pendón de Pizarro. Una réplica del Pendón del conquistador Pizarro, fue elaborada por la Real Fábrica de Tapices de Madrid en octubre de 1981

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada