Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Soy admiradora de Joseph Ratzinger sea o no Papa, pero me gusta el confrontar ideas con quienes no piensan como yo, eso se llama libertad, y como en el chavismo y todos los ismos que he visto en 61 años de vida eso no existe, menos aún en los 35 años que he vivido en Valencia donde impera el ¿qué dirán?, he comprendido que en esta ciudad se habla detrás de las romanillas de las ventanas, y si es en o un hijo de las Parroquias Catedral o La Pastora, más porque ya se maneja la mentalidad del S XIX. Hoy a través de este blog, copio un artículo de uno de los valencianos que más manejan información hemero-bibliográfica de la región y es chavista, al que siempre le he notado el batiburrillo mental con la Iglesia Católica y sus representantes, como lo he visto en tantos valencianos porque la raíz de esta ciudad es masónica, no católica como quieren hacer ver. Es ciudad en que matan sacerdotes, condenan al ostracismo a Obispos como Salvador Montes de Oca, crean leyendas de monjas y otros asuntos, y confunden a Hugo Chávez con la Teología de la Liberación. Publico este artículo como un espejo en el que pueden mirarse muchos que conozco en Valencia, y por justicia merecen que sus pensamientos sean conocidos...Aqui les dejo con un artículo de Enrique García Grooscors, amigo a quien aprecio y espécimen perfecto de la valencianidad más pura y prístina...Espero no se ofenda, es un excelente artículo del que no comparto muchísimas cosas pero eso no le quita valor a su gran capacidad de investigador y hacer un artículo excelentemente bien sostenido por un marco referencial...cosa que no he visto en trabajos hechos en Carabobo ni en la Universidad de aquí...


                  CORRUPCION Y DEGENERACION EN LA CURIA VATICANA
                                                                                                         E. Enrique García Grooscors
            Abordar este tema, sin afectar las creencias y los sentimientos religiosos de casi mil millones de personas en el mundo (la mitad vive en países de América, específicamente en el Brasil), y sobretodo en Venezuela, donde mas del 60% dicen ser católicos (aún quienes profesan ser izquierdistas), es un gran riesgo, que les confieso lo asumo con todo el gusto, sobretodo bajo el espíritu del dictamen: “no tengan miedo de la gente; porque no hay nada secreto, que no llegue a descubrirse, ni nada escondido que no llegue a saberse” (libro de Mateo, capitulo 10, versículo 26). Debo informar que no es la primera vez que uso la artillería del pensamiento para desarrollar temas tabú, irreverentes, y que algunos consideran como “ofensa a Dios”; durante un cuarto de siglo estuve escribiendo sobre esos temas en el diario El Carabobeño (desde 1978 hasta el 2.002, cuando me censuraron por ser prochavista), por mencionar algunos: “Ay de ustedes” (7/5/1989), “Raza Cristiana” (17/10/1990), “Navidad subversiva” (18/12/1991), “Cántico revolucionario” (14/5/1994), “Eunoquismo y matrimonio” (10/1/1999), y “Piedra y Corazón” (7/2/1997), en este último, denunciaba de engañadores a la Curia carabobeña, cuando solicitaba donativos para construir el nuevo seminario en San Diego, cuando ellos ya habían construido el seminario mas moderno de Latinoamérica en el año 1967 con el dinero de los valencianos, en épocas de Monseñor Alí Lebrúm en un terreno en Mañongo (actualmente alquilado a post-grado de UC). En este artículo pretendo desmontar varias mentiras que el Vaticano (colina de Roma donde está el palacio donde vive el papa) ha mantenido como verdades a lo largo de su historia, y desde luego, quien se sienta ofendido tiene todo el derecho de refutarme lo que desarrollaré. Comenzaré el artículo refiriéndome, a la noticia publicada el 11 de Febrero, la renuncia del papa Benedicto XVI (antes cardenal alemán Joseph Ratzinger), manifestando que el jueves 28 de Febrero se separaría de sus funciones (según el texto “Motu proprio” publicado en Zenit.org el 25/2/2013, Benedicto XVI reitera que es posible adelantar la fecha del cónclave); aunque en la historia de los papas se habían producido varias renuncias, esta es la primera vez que se hace por razones de salud y edad; la última renuncia ocurrió en 1415 cuando Gregorio XII lo hizo para contribuir con la unificación de la Iglesia. El papa es el obispo de Roma, por lo que, se le considera la cabeza visible de la Iglesia católica, a nivel internacional, el papa recibe el trato de jefe de Estado y el tratamiento honorífico y protocolario de Su Santidad (S. S.). Igualmente, es el representante por excelencia de la Santa Sede, la cual tiene personalidad jurídica propia, canónica e internacional; así mismo, el pontífice posee inmunidad diplomática, es decir no puede ser acusado en tribunales, ya que más de 170 países lo reconocen como Jefe de Estado del Vaticano el cual limita con Italia desde el Concilio de Letrán, firmado entre Benito Mussolini y Pío XI. La Curia Romana o Curia Vaticana es un conjunto de órganos de gobierno de la Santa Sede y de la Iglesia Católica; está compuesto por un grupo de instituciones, denominadas dicasterios, bajo la dirección del Papa, que ejercen las funciones legislativas, ejecutivas y judiciales. La Iglesia Católica (quien ha gozado de inmunidad diplomática y de la exención de impuestos) es una corporación burocrática y extremadamente jerárquica de “cuadros” sacerdotales; los fieles son un mero “público” que asiste a sus ceremonias tal como asistir a una obra de teatro o al cine. Como institución conformada en el modelo del Imperio Romano, primero, del feudalismo, luego, y de la Contrarreforma, posteriormente, la Iglesia Católica es absolutamente monárquica y antidemocrática. Esta extraña renuncia, ha movilizado las maquinarias de los distintos medios de comunicación, para plantear diferentes hipótesis sobre los verdaderos motivos que motivaron al jefe máximo de la iglesia Católica a tomar dicha decisión; recordemos como últimamente el Vaticano ha sido blanco de escándalos que van desde la denuncia sobre una red de corrupción (en la edición Nº 317 del 25/2/2013, el diario Ciudad VLC titula “Banco del Vaticano lavaba dinero de mafia”, y subtitula “entregó cientos de millones de dólares al sindicato polaco Solidaridad y a grupos anticomunistas del mundo”; así como los casos no resueltos de homosexualidad y de pedofilia. A mi criterio, esta claro que la renuncia del papa es un signo clarísimo del desplome financiero del Vaticano (madre de todas las burocracias del mundo) y lo que ha representado durante mas de diecisiete siglos: la más poderosa red financiera global (el catolicismo empieza a partir del Concilio de Nicea en el año 325, desde la época del Imperio Romano, está haciéndose y acumulando los bienes muebles e inmuebles del mundo entero, que incluye oro, libros, y obras de arte). En el año 306 Constantino había comenzado a reinar, como emperador de los romanos de Oriente; su madre Elena, quien se había hecho cristiana en secreto, lo educó en esta religión, pero cuando él asumió el trono, a los 34 años, no consideró prudente declarar públicamente que lo era y no se bautizó; sin embargo, se rodeó, de cristianos muy encumbrados y gobernó con ellos. En el año 314 declaró la legalidad de la religión cristiana por el Edicto de Milán, y, luego, con sus tropas formadas por cristianos, en 324, derrotó a Licinio, emperador de los romanos de Occidente, cuyas tropas eran paganas. Ya dueño del poder absoluto en la Roma de Oriente y Occidente, y, estimando que necesitaba contar con la religión como factor de gobierno, convocó al Concilio de Nicea (una pequeña ciudad ubicada en lo que es hoy Turquía) para acabar con las disensiones ideológicas que enfrentaban a los obispos y aprobar los dogmas únicos de esta religión; pues temía que esas diferencias afectaran la unidad del Imperio. En adelante, los ministros y funcionarios del Imperio Romano serían sólo cristianos y, muchos de ellos, clérigos; en el año 380, el emperador Teodosio oficializó la Religión Católica y proscribió cualquier forma de paganismo; la unión del Estado y la religión persistió hasta la Revolución Francesa de 1789. Ahora bien, vamos a desarrollar la primera mentira: conforme a la tradición católica, el papado tiene su origen en el apóstol de Jesús (San Pedro), quien fuera constituido como primer Papa y a quien se le otorgó la dirección de la Iglesia. Hasta el actual papa, la Iglesia católica enumera una lista de 265 papas en los dos mil años de historia. La esencia del inicio del papado tiene su base el siguiente relato del libro de San Mateo (Capitulo 16): “Cuando Jesús llegó a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos: ¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: algunos dicen que Juan el Bautista; otros, Elías; otros, Jeremías, o alguno de los profetas. Y ustedes, les preguntó ¿quién dicen que soy? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no lo conociste por medios humanos, sino porque te lo reveló mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta piedra voy a construir mi iglesia…Ahora bien, la Iglesia Católica Romana ha tomado este pasaje como base para fijar su posición acerca del fundamento de la Iglesia. El argumento tradicional católico deriva de la lectura del pasaje de esta forma: “Tu eres petra y sobre esta petra edificaré mi iglesia”, que por ende, produce la idea de que en ese momento Pedro fue nombrado como el primer Papa instituido por Dios, y que sobré él iniciaba la edificación de la Iglesia verdadera de Cristo. Esta interpretación tomó un carácter dogmático que fue refrendada en el concilio vaticano II; pero si analizamos bien el pasaje veremos que Pedro no es la roca en que se funda la iglesia; esa roca es Jesucristo, en todo caso dado que Pedro fue la primera persona que descubrió quien era Jesús, entonces es la primera piedra de toda la iglesia; es decir, que a partir de entonces todos los que hacen el mismo descubrimiento vienen a ser piedras vivas añadidas al edificio de la Iglesia de Cristo. Fíjense como el mismo San Pedro (infundado primer papa) en su primera carta dirigida a los cristianos de Ponto, Galacia, Capadocia, Asia, Bitinia (actualmente Turquía) escribe en su capítulo 2 “Cristo es la Piedra viva, rechazada por los seres humanos pero escogida y preciosa ante Dios; al acercarse a él, también ustedes son como piedras vivas,  con las cuales se está edificando una casa espiritual. De este modo llegan a ser un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepta por medio de Jesucristo.”; igualmente, sobre el mismo tema escribió el apóstol Pablo a la comunidad cristiana de Corinto (antigua ciudad griega), cuando en su primera carta en el capítulo 3 les dice: “porque nadie puede poner un fundamento diferente del que ya está puesto, que es Jesucristo”; y en otra carta escrita a los Efesios en el capítulo 2 les dice: “edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular”; y es interesante mencionar que ya en el antiguo testamento, el profeta Isaías (ciudadano de Jerusalén)  en el año 740 a.C, profetizó (capítulo 28): “voy a poner en Sión una piedra, una piedra escogida y muy valiosa, que será la piedra principal y servirá de fundamento”. Concluyendo sobre este punto tenemos, que Jesucristo le está prometiendo a Pedro que va a edificar su iglesia sobre él como primero entre iguales, y como fundamento básico Jesucristo mismo. Una vez concluido el desmontaje de esta primera mentira, es obligatorio hacer un paréntesis para hacer un comentario sobre la elección de el nuevo papa en Marzo y donde el colegio cardenalicio que elegirá al nuevo papa conformado por 203 cardenales (representantes de 69 países), donde solo los menores de 80 años podrán votar; es decir, 117 púrpuras. Llama la atención que aunque América Latina, congrega el 42% de católicos del mundo, cuenta con tan solo 19 cardenales, mientras que más de la mitad de los cardenales electores proceden de Europa. Pero lo decepcionante para el pueblo católico venezolano es que su representante será el cardenal Jorge Urosa Savino; un sacerdote que no representa los intereses de los más pobres y olvidados de nuestra sociedad, sino que a lo largo de su ministerio se ha declarado acérrimo derechista y defensor de los intereses de los mas poderosos de Venezuela; recordemos como el 26/10/1998 (El Nacional) vincula al candidato Chávez con totalitarismo, el 24/09/2006 (Globovisión) hizo una defensa del presidente Bush, al decir que Chávez no debió satanizarlo en la ONU, el 13/3/2007 (Agencia de noticias ZENIT) desarrolla todo una propaganda anticomunista y refutó la afirmación de Chávez sobre el carácter “socialista” del hijo de Dios, el 20/5/2007 (El diario de Hoy) afirmó que Chávez no leyó bien el discurso del papa, y que lo ocurrido hace 400 años es un tema superado, el 18/11/2008 (Noticias 24(EFE, El Nacional) repite las matrices opositoras de destruir la credibilidad del CNE, el 25/12/2008 (Noticias 24), realiza uno ataques contra la enmienda asegurando que en Venezuela “nunca ha prosperado eso de la reelección indefinida”, el 15/12/2009 (www.cardinalrating.com) advirtió que en Venezuela hay personas presas por pensar distinto al Gobierno, el 27/06/2010 (El Universal) dijo “vamos por el camino de la dictadura y la ruina del país…”, y con mis propios ojos percibí (estábamos un grupo de padres y madres protestando frente al Colegio María Auxiliadora ubicado en la Av. Miranda de Valencia, donde tenía su residencia el Arzobispo), cuando en pleno paro educativo realizado por las federaciones del magisterio venezolano y las cámaras empresariales de la educación privada (inclusive las católicas), se reunió clandestinamente con el golpista y exgobernador del estado Carabobo Henrique Salas Feo, a quien obligamos a salir a la calle a darnos una explicación de ese singular encuentro. Bueno ese es el semblante del representante venezolano de la fe católica que escogerá el próximo papa. La segunda mentira histórica de la iglesia católica, es el tema del sacerdocio y la castidad, conozco sobre la existencia de asociaciones de sacerdotes casados, cuando estudié bachillerato en el Don Bosco (1965-1970) fui testigo como el Director y el consejero (ambos sacerdotes) dejaron la sotana para casarse, y de paso, soy amigo de un médico que es hijo de un cura; todo ello conduce a que el Clero responda de donde y como se originó esa costumbre de la Iglesia Católica de asociar la vocación sacerdotal con el celibato y el eunuquismo?; en tal sentido, trataré a continuación de aportar ciertos elementos históricos que dan respuesta a esa interrogante. A manera de antesala me limitaré a recordar que estamos en un campo cuyo tema se vincula estrechamente a la concepción de la familia como institución de origen divino y a la relación sexual de la pareja matrimonial como elemento sacro para la unión y la procreación humana; ambos asuntos: sexo y familia aparecen en la revelación Bíblica como concebidos en el plan original para su criatura especial, el hombre y la mujer; ambas materias son rescatados por el Espíritu de Dios, para la vida santa y plena de la comunidad eclesial según leemos en los documentos de la Iglesia Primitiva de los primeros 3 siglos. En la historia antigua y oriental se designaba eunuco generalmente al hombre que había sido castrado (eliminación de sus órganos sexuales) para servir principalmente como guardián de las mujeres de su amo. Posteriormente, los eunucos llegaron a ocupar importantes cargos de gobierno en las cortes de los reyes antiguos, tales como fue en Persia, Romao, Bizancio, China y el Islam; es decir, aunque en un principio los eunucos eran una especie de esclavos cuya función era la custodia de las mujeres, luego pasaron a ser altos funcionarios de toda confianza del rey; ejemplo de lo anterior, lo podemos leer en los libros de Reyes, de Isaías, de Ester, y de Daniel (libros de la Biblia). Pasando de los libros del Viejo al Nuevo Testamento, la palabra eunuco comienza a utilizarse en sentido figurado para aquellos que permanecen sin casarse, es por ello, que en el Evangelio de San Mateo, Jesús les dice a sus discípulos: "hay diferentes razones que impiden a los hombres casarse: pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos por los hombres, y hay eunucos por causa del reino de los cielos; el que pueda aceptar esto, que lo acepte". A pesar de ello, la iglesia primitiva se caracterizó, porque sus primeros apóstoles, todos fueron hombres casados, a excepción del Apóstol Pablo, y desde luego, Jesucristo; pero en el caso particular del Apóstol Pedro, considerado como el primer Papa para la Iglesia Católica, fue un hombre casado y de paso con una tremenda suegra. Una de las cartas que contiene un buen análisis sobre el matrimonio y el sacerdocio, es la que San Pablo escribe a la Iglesia de Corinto, donde dice lo siguiente: "bueno sería que el hombre no se casara, pero, a causa de la inmoralidad sexual, cada uno debe tener su propia esposa, y cada mujer su propio esposo... todo esto lo digo más como concesión que como mandamiento; personalmente, quisiera que todos fueran como yo, pero Dios ha dado a cada uno diferentes dones,... pero si no pueden controlar su naturaleza, que se casen, pues más vale casarse que consumirse de pasión".  Luego en la primera carta que dirige a Timoteo, éste le aconseja: "si alguien aspira a ser Obispo, su ambición es buena,... es necesario, pues, que no se le pueda reprochar nada al obispo; marido de una sola mujer, serio, juicioso, de buenos modales, que fácilmente reciba en su casa y sea capaz de enseñar".  Ahora bien, si en los primeros siglos del cristianismo no existía tal impedimento a sus sacerdotes, diáconos y obispos, ¿por qué hoy en día es obligatorio ser un eunuco en la iglesia católica?. Debo iniciar la respuesta mencionando que el actual celibato religioso tiene sus raíces en diversos cultos paganos del pasado, los sacerdotes paganos de la antigüedad se castraban para no contaminarse con el sexo y presentarse así como unos mediadores puros y santos ante sus dios o diosa, ejemplo de ello lo tenemos en el culto de Artemisa en Efeso y el de Osiris en Egipto. La Iglesia Primitiva rechazó todas esas tradiciones y cultos paganos, se enfrentó al judaísmo y a los idólatras del Imperio Romano, pero el tiempo pasó..., y por el año 305 surge en la historia del cristianismo un primer intento, protagonizado por los cristianos españoles quienes reunidos en un Sínodo que se conoce con el nombre del Concilio de Elvira, discutieron 6 cánones, siendo uno de ellos el de prohibir a los obispos, presbíteros y diáconos vivir con sus mujeres como esposos, asociando de esta manera el celibato con la pureza y el casamiento con la impureza. Muy poco tiempo después, en el Concilio celebrado en Nicea (año 325) hubo un intento fracasado de imponer a la Iglesia Universal este canon español; sin embargo, poco a poco se fue extendiendo dicho canon por todo el Occidente, siendo luego ratificado por el Primer Concilio de Toledo (año 633). Por lo tanto, con la aprobación del celibato obligatorio, la Iglesia Católica antigua de los siglos V y VI, había introducido un grave menosprecio al matrimonio, considerándolo un estado inferior y menos santo que el de soltero; posteriormente se encargaría el papa Gregorio VII (1073-1085), conocido como "el padre del celibato", de combatir fuertemente a los sacerdotes que mantenían su vocación y su condición de casados. Finalmente, esta lamentable equivocación sería refrendada en el Concilio de Trento por el año de 1563, donde se aprobaría el canon que mantenía rigurosamente el celibato del clero y la doctrina que sostiene que la virginidad es un estado superior al del matrimonio. Indiscutiblemente, si volvemos nuestros ojos a la Iglesia Primitiva y nuestro entendimiento al antiguo canon de los apóstoles, tenemos que concluir, que ni Jesús, ni las cartas del Nuevo Testamento, prohíben el matrimonio a quienes tengan vocación de sacerdotes, por el contrario, en relación a este tema el Hijo de Dios dice en el capitulo 19 del Evangelio de San Mateo: "no han leído ustedes en la escrituras que el que los creó en el principio, hombre y mujer los creó; por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos serán como una sola persona". Mas aún la escritura bíblica tiene en tal alta y santa estima a la pareja en el lapso matrimonial que, en repetidas ocasiones y diferentes pasajes, establece una analogía entre la unión de amor de los esposos y la de Cristo con su Iglesia a quién califica como la prometida "esposa del Cordero".  Ahora bien, cuales son las consecuencias de esa gran mentira de que para servir a Dios debes hacer votos de celibato??; pues uno de los escándalos que estremece al Vaticano: La pedofilia, que es la atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia los niños o adolescentes; en ese orden de ideas el celibato religioso y la pedofilia se encuentran muy cerca, aquél conduce, por lo general, a la pedofilia.  Las innumerables denuncias de pedofilia practicada por clérigos de la Iglesia Católica han llenado las páginas de los diarios durante la gestión del renunciante Papa Benedicto XVI, y probablemente serían una de las causas de su alejamiento de la silla papal; no es que tales casos se hayan hecho más frecuentes y ostensibles en el siglo XXI, siempre han sido una constante correlativa con el celibato, lo que pasa es que salen ahora a la luz pública por la acción de la prensa y por la evolución de la conciencia de numerosos católicos que los llevan a perder el temor reverencial a los clérigos y a sus superiores jerárquicos, y han acudido a las autoridades policiales y judiciales (debo mencionar como móvil las jugosas indemnizaciones).  La sombra del escándalo de pedofilia en el clero se alarga sobre el cónclave que deberá elegir en marzo al sucesor de Benedicto XVI; en los últimos días aumentaron las voces para que el cardenal norteamericano Roger Mahony, ex arzobispo de Los Ángeles acusado de haber encubierto 129 casos de pedofilia, no participe del encuentro; pero no es el único bajo sospecha; otros cardenales que participarán de la elección del futuro pontífice están bajo sospecha de haber encubierto a sacerdotes abusadores. La BBC (25/2/2013) informó que el cardenal católico británico Keith O’Brien, presidente de la Conferencia Episcopal Escocesa (la mayor autoridad católica de su país), y único representante en el voto papal, fue denunciado ante el Vaticano por cuatro religiosos (3 sacerdotes y un exsacerdote) por supuesto “comportamiento inapropiado con sacerdotes durante tres décadas atrás”, por lo cual tuvo que renunciar. Según el corresponsal de asuntos religiosos de la BBC, Robert Pigott, el movimiento representa un duro golpe a la Iglesia Católica, que se enfrenta a acusaciones de corrupción y mala administración. Lo que si es verdad, es que Joseph Ratzinger sin inmunidad, podría ser llamado a declarar sobre los cientos de casos de abusos sexuales a menores por parte de miembros de la Iglesia; pues desde 1981 hasta que se convirtió en papa (abril de 2005), fue responsable de las cuestiones disciplinarias en la Iglesia, que entre otras cosas incluían los abusos sexuales. Durante esos años, la Iglesia Católica prefirió ocultar los casos de pedofilia y evitar los escándalos; tal vez por eso, Joseph Ratzinger decidió que permanecerá en un monasterio dentro del Vaticano después de su renuncia (donde cultivará su intelecto teológico, tocará clásicos en el Piano, y rozará con suavidad a sus animalitos), para que no se haga efectivo ningún pedido de extradición o de declaración judicial en alguno de los numerosos procesos que siguen adelante en distintas partes del mundo. Es difícil olvidar como la Iglesia Católica asesino millones de cristianos en la "santa" Inquisición con el "cargo" de herejes que es así como consideraba a quienes leían la Biblia, o se atrevían a investigar o hacer ciencia. Como olvidar las 600 denuncias anuales de casos de pedofilia cometidos por religiosos que recibe el Vaticano. Como olvidar la alianza del Vaticano con Mussolini para reafirmar sus posesiones en la ciudad de Roma; como olvidar que Joseph Ratzinger perteneció a las Juventudes Hitlerianas; como olvidar las condenas formales que en 1984 impulsó sobre la Teología de la Liberación, allanando el camino para que la ultraderecha católica aplastara a una corriente innovadora en el campo teológico y social, alejando a la Iglesia del evangelio de los desposeídos. Bien dice Pepe Rodríguez: "El problema fundamental no reside tanto en que haya sacerdotes que abusen sexualmente de menores, sino en que el Código de Derecho Canónico vigente, así como todas las instrucciones del Papa y de la curia del Vaticano, obligan a encubrir esos delitos y a proteger al clero delincuente. En consecuencia, los cardenales, obispos y el propio gobierno vaticano practican con plena conciencia el más vergonzoso de los delitos: el encubrimiento." Ay Vaticano como te pareces al resto del mundo en que vivimos: corrupción, capitalismo salvaje, protección de los privilegiados, vida sexual turbulenta, y circuitos de poder que se encubren y protegen. El poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal, uno de los más destacados exponentes de la Teología de la Liberación, aseguró que se alegra “‘mucho”’ de que Benedicto XVI deje el papado. En opinión de Leonardo Boff, el perfil del nuevo Papa, no debe ser la de un hombre de poder ni de un hombre de la institución… donde hay amor no existe el poder… El nuevo Papa debe ser un pastor, más cercano a los fieles y a todos los seres humanos, independientemente de su situación moral, político, y étnico. Él debe tener como lema las palabras de Jesús: "y el que a mí viene, no le echo fuera", porque Jesús de Nazaret dio la bienvenida a todos, desde una prostituta como Magdalena hasta a un teólogo como Nicodemo. No debe ser un hombre de Occidente que se ve ahora como un accidente de la historia, sino un hombre de mundo globalizado… que siente pasión por los pobres y por el grito de sufrimiento de la Tierra, devastada por la avaricia consumista.  No debe ser un hombre de certezas sino alguien que anima a todos a encontrar mejores caminos. Él lógicamente se guiaría por los Evangelios, pero sin espíritu proselitista, con la conciencia de que el Espíritu siempre llega antes que el misionero y que la Palabra ilumina a todos los hombres y mujeres que vienen a este mundo…, Él debe ser un hombre profundamente espiritual abierto a todos los caminos religiosos, que en conjunto mantienen viva la llama sagrada que hay en cada persona: la presencia misteriosa de Dios. Y, por último, debe ser un hombre de profunda bondad, en el estilo del Papa Juan XXIII, con ternura por los humildes y una firmeza profética para denunciar a los que promueven la explotación y que hacen de la violencia y de los instrumentos de guerra para dominar a los demás y el mundo… Frente a todo lo expuesto, termino haciéndole una pregunta al pueblo católico que forma parte de la Iglesia: ¿Caos o revolución en el ámbito de la Iglesia Católica?.

1 comentario: