Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Conozcan un poco a la nueva encargada de la cultura y de FUNDATUR en la Alcaldía de Valencia...Le costará mucho levantar la dirección porque su antecesor fue terrible...SUERTE.


en Letralia
Coralia López: “Me encantaría crear una editorial de libros para niños”(Fotografía: Argenis Agudo)
 

Un día en la librería descubro el cuento “El mago de La Vuelta de Los Mangos” del autor Antonio Trujillo. A medida que voy leyendo el cuento, cada ilustración me deja sin aliento, cada color expresa vida, ternura y esperanza. Así descubro a Coralia López Gómez, ilustradora venezolana, que sin duda expresa colores y sueños. 

Los quiero invitar a conocer a Coralia, autora de muchas ilustraciones de cuentos. 

Coralia, todos somos historia en el tiempo, ¿cómo llegaste al mundo de la ilustración? 
-Mientras trabajaba como diseñadora gráfica en un periódico local, me asignaron diseñar una página, que también debía llevar ilustraciones. La suerte fue que dicha página estaba a cargo de la escritora Laura Antillano. Como la publicación iba dirigida a padres y maestros, se recomendaban libros para niños y también se hacía crítica de literatura infantil y juvenil. Los materiales que me suministraba Laura para hacer las páginas me introdujeron en ese mundo. Poco después, la propia Laura me animó a participar en el congreso del IBBY realizado en Cartagena de Indias en el año 2000. Me marcó para siempre ese congreso. Yo, que recién descubría ese mundo, al mismo tiempo conocí a Anthony Browne, Mitsaumasa Anno, Ángela Lago, Fabricio VandenBroeck y una lista larga de ilustradores, escritores y editores de literatura infantil y juvenil. Se puede decir que allí estuvieron casi todos los que saben del tema en el mundo. Y bueno, me atreví a soñar que yo podía ilustrar libros para niños… 

Laura Antillano y el comité organizador del primer Encuentro con la Literatura Infantil en Venezuela (2006)
Valencia será anfitriona de los autores de libros para niños. En la gráfica, Laura Antillano (al centro) con los miembros del comité organizador del primer encuentro (2006).
Coralia López destaca en la segunda fila 
¿De qué forma concreta se podría expresar tu finalidad en la vida? 
-Bueno, no sé si tenga una “finalidad” y menos de una forma “concreta”, pero mi vida es muy sencilla: me dedico a mi familia, a mis pocos amigos y a mi trabajo y soy feliz así. En el futuro no sé… como la vida va cambiando, me imagino que cambian también las “finalidades”... 

En toda ilustración existe una esencia del ilustrador ¿Cuál es la esencia de Coralia? 
-En un blog de entrevistas a ilustradores que tengo, hay una pregunta sobre el estilo, que creo podría llamarse también la esencia, y la ilustradora Cynthia Bustillos dijo que “El estilo es el rasgo, la expresión de lo que uno es. Cuando los otros nos presienten, nos descubren, nos reconocen en una pintura o ilustración, o en cualquier manifestación artística que hagamos, no es porque nos ‘repetimos’ sino que no podemos dejar de ser quienes somos y esto se ve reflejado en nuestro trazo y en todos los elementos de nuestra composición”. Hasta que leí su respuesta no estaba segura de si había que tener un estilo, si era inevitable, si era bueno o malo… ahora creo que es inevitable… Hermann Mejía (otro ilustrador entrevistado) dijo sobre su estilo que eran “unas mañas que no logro sacudir, unos fetiches que se repiten, unas cuantas fórmulas…” Y creo que sí. Y que, en mi caso, esas mañas aparecen aún en contra de mi voluntad. Creo entonces que esa esencia puede estar, entre otras cosas, en que me gusta que se vea la gestualidad del trazo y en que sufro de lo contrario al horror vacui porque no puedo llenar todo el espacio. 

Entre hojas y lápices ¿Cuál es tu color favorito a la hora de ilustrar? 
-No sé si tengo un color favorito… Creo que hay unos que siempre están presentes quizás por maña… pero trato de variar las paletas. Aunque veo que siempre hay azul. Y repito el amarillo también… pero lo ideal es experimentar con los colores y sus infinitas combinaciones. A pesar de que existan los fundamentos del color, no existe una regla que diga cuál es el color adecuado para una historia o para una edad… Unos pueden funcionar mejor, pero hay libertad. Afortunadamente, porque sino sería muy aburrido. 

El sonido y las imágenes son en esencia vida ¿Qué música escuchas cuando estás ilustrando? 
-La verdad es que casi nunca escucho música cuando trabajo, excepto cuando mi hijo está ensayando con su violín. Casi siempre trabajo en silencio y en soledad. 

Un creador es para mí un humano solitario. ¿En el silencio nace la inspiración? 
-Estoy de acuerdo con los que dicen que la inspiración “aparece” realmente mientras trabajas, no necesariamente en silencio… Sé de algunos que no pueden hacer nada sino escuchan música. Pero como ya te dije, en mi caso la fórmula es trabajo y silencio. 

¿Lo que te enciende de forma creativa, espiritual o emocionalmente? 
-El trabajo de otros, mi hijo, la poesía, la naturaleza… pero con mayor efectividad los compromisos. 

¿Qué es lo que más te seduce de una ilustración: los colores o su diseño? 
-Me seduce el libro como un todo. El libro ilustrado debe estar bien diseñado, bien impreso y armado. De lo contrario, es un mal libro. Hay de todo en el mundo editorial: libros con textos excelentes y mal ilustrados, bien ilustrados y textos pobres, excelente el texto y la ilustración pero mal diseñados. Debe trabajarse cada cosa con mucha seriedad y compromiso. Cuando uno ilustra, lo más interesante creo que es el proceso, porque muchas veces no tenemos injerencia en el diseño, en la impresión y en todo lo demás. Si tenemos suerte y esos procesos se hacen bien, maravilloso, pero también nos toca ver nuestras ilustraciones en páginas con diseños desafortunados, lo que, por lo menos a mí, me causa frustración. Debe cuidarse cada parte, por respeto al lector, a los autores y a los árboles que cayeron para producir el papel donde se va a imprimir. Hacer un libro memorable es difícil, pero la ilusión de lograrlo es muy motivadora. 

¿Alguna frase favorita? 
-Una de Mitsumasa Anno: Los libros son el cofre del tesoro de la imaginación, no nos cuentan nada a menos que el lector haga el esfuerzo de indagar. Y siempre recuerdo una que me decía mi amiga Martha en francés: Avec la volonté on peut tout faire. 

Entrando un poco en la cocina, ¿Cuál es el recuerdo del fogón de tu hogar? 
-Podría decirte que el manjar con canela (una especie de natilla) que hace mi mamá. Pero mis mejores recuerdos gastronómicos no provenían del fogón precisamente. Eran una lata de Carlton, un paquete de Reinitas, etc. En esa época solo disfrutaba comer dulces. La comida salada era una obligación, además de comerla en pocas cantidades para dejar espacio para las chucherías. 

Coralia, ¿Te gusta cocinar? 
-Casi nunca cocino. Pero me gusta ver los programas de gastronomía y anotar recetas. Cocino bien siguiendo instrucciones… 

¿Cuál es el plato favorito de Coralia, en la cocina venezolana? 
-Me encantan las caraotas, las cachapas, la ensalada de gallina, casi todos los dulces criollos y la polvorosa de pollo. 

Y, para terminar, ¿un sueño que te gustaría materializar? 
-La primera respuesta que se me ocurre es la de una Miss: “Lograr la paz mundial”. Lo que pasaría primero por disminuir las injusticias. Pero profesionalmente, me gustaría seguir haciendo libros de artistas y libros para niños. Allí coinciden tres cosas que me apasionan: el diseño, el arte y la literatura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada