Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 24 de octubre de 2013

"Hablamos un mismo idioma y es un placer ir a Argentina y entenderte o hacer negocios; pero, por ejemplo, no se aprovechan las ediciones de los libros que se hacen en el mismo idioma. Las ediciones que se hacen en España no se aprovechan en Colombia, ni en México, Argentina. En realidad, todos vivimos en islas y de espaldas"

Darío Jaramillo: "En América Latina ni en España se aprovecha el español"

Así lo considera Jaramillo (Antioquia, Colombia, 1947) que estos días está en España para presentar la reedición de su primera y simbólica novela "La muerte de Alec", dentro de la Biblioteca que la editorial Pretextos está dedicando al autor.

imageRotate
Darío Jaramillo presenta su primera novela (Efe)
EL UNIVERSAL
miércoles 23 de octubre de 2013  
Madrid.- El poeta y narrador colombiano Darío Jaramillo, una de las voces líricas más importantes de su país, cree que el idioma español es un capital que no se aprovecha ni en España ni en América Latina. "Es una riqueza, sí, sería horrible que habláramos 23 idiomas diferentes, pero no se le saca rédito", dice.

Así lo considera Jaramillo (Antioquia, Colombia, 1947) que estos días está en España para presentar la reedición de su primera y simbólica novela "La muerte de Alec", dentro de la Biblioteca que la editorial Pretextos está dedicando al autor.

Una novela que sale a la calle también coincidiendo con la reedición de su libro de poemas "Poemas de amor", de 1985, en Visor, y del que llevan editando 16 ediciones.

"Hablamos un mismo idioma y es un placer ir a Argentina y entenderte o hacer negocios; pero, por ejemplo, no se aprovechan las ediciones de los libros que se hacen en el mismo idioma. Las ediciones que se hacen en España no se aprovechan en Colombia, ni en México, Argentina. En realidad, todos vivimos en islas y de espaldas", argumenta a Efe el escritor.

Jaramillo, una de las referencias poéticas en lengua española, incluido en la antología "Ínsulas extrañas" de Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, y autor entre otros de "Aunque es de noche", "Tratado de retórica" o "Del ojo a la lengua", tiene una larga y estrecha relación con España, país que visita una o dos veces por año, y una oportunidad que le sirve para tener su propia visión de la crisis.

"Esta claro -precisa el autor- que no veo a España igual que hace cinco años, eso se ve muy bien los sábados por la noche. Hay mucha menos gente en la calle. Pero tengo una sensación algo ambivalente para alguien como yo, que visita el país con frecuencia. Está claro que hay un paro enorme y una desesperanza horrible en los jóvenes, pero en otro sentido cuando uno ha vivido la realidad colombiana de guerras, bombas, hambre, miseria, violencia y crisis, pues esto parece un poco más relativo".

Darío Jaramillo, que durante años dirigió las actividades culturales del Banco de la República de Colombia, incluido el Museo del Oro y la Biblioteca Luis Ángel Arango, sufrió un atentado que le provocó la perdida de un pie, en Bogotá en 1989, cuando caminaba por la calle.

Una triste circunstancia que le obliga también a relativizar mucho más las cosas. "Nosotros no decimos que estamos en crisis porque nuestra situación es mas conmovedora y trágica en términos comparativos", sostiene el autor de "Gatos" y premio Nacional de Poesía, al tiempo que dice que está con "el deseo y la esperanza" de que se consiga la paz en Colombia.

"Las FARC siempre han mentido pero queremos mantener esperanza y pensar que se les puede quitar el vicio de mentir, de secuestrar, de traficar con armas o de llevarse a niños de diez años para incorporarlos como soldados a la guerrilla", añade con escepticismo el autor de "El juego del alfiler".

Jaramillo presenta ahora "La muerte de Alec", con la que rompió en 1983 el fuego de la narrativa tras toda una vida de poeta. Una obra muy bien recibida por la crítica y que hoy estaba desaparecida.

Se trata de una carta larga escrita por él mismo cuyo argumento es la propia muerte de Alec, alguien que existió y de cuya muerte fue testigo Jaramillo. Una escritura catártica, en la que el misterio, el concepto de tiempo o el sentimiento de que el destino ya está escrito circula por la novela.

"Es una novela algo fatalista por la percepción de la fatalidad del destino. Es una aceptación de los misterios, de los sueños en una novela que desde el principio se sabe lo que se va a contar", precisa Jaramilo, que ya tiene una novela acabada en el congelador esperando que se enfríe.

Mientras la novela sale Jaramillo publicará en enero en Pretextos una antología del poeta colombiano León de Greiff.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada