Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 19 de agosto de 2013

107 años del nacimiento de Luis Mariano Rivera

ALI PRIMERA - LA CANCION DE LUIS MARIANO - YouTube

  1. www.youtube.com/watch?v=KJ6g1wFenmg
    15/04/2010 - Subido por LALANGARA
    LA CANCION DE LUIS MARIANO - ALI PRIMERA, EXCELENTE CANCION.


105 años del nacimiento de Luis Mariano Rivera

Luis Mariano Rivera en un texto escrito en el mayo del 2000 , “Habla el Viejo Luis Mariano”, dice haber nacido en un rincón de esta tierra carupanera llamado Canchunchú Florido, un 19 de agosto de l906. Hijo de Antonio Font, de los blancos de Carúpano y de María Rivera, campesina, morena, analfabeta, de esas que cocinaban en fogón de leña, molían el maíz en piedras para hacer la arepa, lavaban en batea y barrían con escoba de monte.

Crianza y vivencias para un muchachito campesino en tierra de siembras y conucos. Un mundo de florecitas silvestres, cerecitas, guácaras caminando su inocencia en la frescura, maizales en espigas y mazorcas tiernas luciendo el encanto de su tierna y dorada cabellera, araguaneyes, aves del monte que alborozodas saludan el amanecer y chicharras en un atardecer de crepúsculos con su melancólica entonación. Todo eso, dice, le conmovía sin entenderlas.

Ya a la edad de 48 años, con toda la experiencia del contacto con su terruño siente el deseo de hacerle un canto a su tierra amada. Nace el conocido “Canchunchú Florido”… Canchunchú Florido/campo de armonía/le trae en sus versos/toda su alegría.

Canto a nuestros campos y a la blanca azucena que el aire perfuma en noche serena. A los capachos de rojos colores, a la esbelta palmera, a las humildes flores que no tienen nombres pero dan olores. Las que no entran en el regio salón pero son felices de su condición. Canto al araguaney, al olor de la tierra húmeda, cuando empieza el invierno. Entonces canta el pajarillo/canta el labrador/un himno que al cielo/traduce el amor.

Con niños, hombres y mujeres crea la agrupación “Alma Campesina”. Salen por las calles carupaneras en el alegre diciembre, recibiendo de sus paisanos las felicitaciones que lo entusiasman a seguir adelante. Así nacieron canciones, poesías y obras ingenuas para niños y adultos. Nace también el grupo “Canchunchú Florido”. Su canción sencilla, directa y original comienza a recorrer el mundo, encontrando en el hombre y la mujer del pueblo garganta, voz y sentimiento.

A Luis Mariano le gustaba cantar canciones para su pueblo, canciones que digan algo/ que arranquen del sentimiento…En mi cantar sólo busco/en mi cantar sólo quiero/cantar las cosas sencillas/que tengan sabor eterno.

Junto a la inspiración de José del Pilar Rivera, El indio Rivera, soñador y Quijote de la vida y del canto, y de la mano del viejo Luis Mariano comienza la cosecha. La poesía y el canto carupanero toman los caminos de la patria. Gualberto Ibarreto se convierte en la voz de Luis Mariano. Se oyen los éxitos como “La guácara”, “Mi comai Juana María”, entre otros. El Quinteto Contrapunto popularizó “Cachunchú Florido”, Rafael Montaño grabó “La taparita” y Simón Díaz el “Foriforito”.

El maestro Jesús Sevillano uno de los mejores exponentes del canto popular venezolano, logra la primera grabación de “Cerecita”. Nuestra Lilia Vera graba “La cocoroba” y “Lucerito”. Yolanda Moreno adaptó a la danza su “Canchunchú dichoso”, para pasearla por escenarios internacionales, entre ellos Rusia. Y hay mucho más, El tricolor de Venezuela, Don Víctor Morillo es voz poética de Luis Mariano. El inolvidable Aquiles Nazoa, poeta de las cosas más sencillas se llevó gratos recuerdos en su encuentro con el viejo Mariano, allá en Canchunchú.

El inolvidable Alí Primera en su “Canción de Luis Mariano” reafirmó la canción de la esperanza, porque el pueblo sea un pez reventador de atarraya…También han interpretado a Luis Mariano: Magdalena Sánchez, Serenata Guayanesa, el Grupo Vocal Paria, Freddy León, Cecilia Todd, Frank Pourcel, Paul Muriat seleccionó el tema “Juana Francisca”, Barbarito Diez grabó “La viejita Ramona”, la Orquesta Filarmónica de Lóndres, y Alcides Martiarena ha musicalizado varios de sus temas.

El pueblo sucrense y de manera especial el carupanero reafirma el amor por la patria en el corazón y recuerdo del viejo Luis Mariano Rivera. Son los 105 años del nacimiento de este roble de la inspiración. Alegría en Canchunchú. Fiesta de tucusitos, cerecitas, cundeamores, florecitas silvestres, guácaras, pajaritos, topotopos, guacamayas, potoquitas. ¡Gracias Luis Mariano!


revolcones76@yahoo.com.ve

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada