Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 30 de agosto de 2013

Homenaje por el nacimiento del primer Arzobispo de Valencia: Monseñor Luis Eduardo Henríquez

Notitarde 07/08/2013 
Homenaje por el nacimiento del primer Arzobispo de Valencia

Presentada publicación “Seis poemas para celebrar 100 años” (FOTOS)


Vanessa Carreño Rojas
Valencia, 07 agosto 2013.- La Universidad de Carabobo (UC), conjuntamente con la Arquidiócesis de Valencia, conmemoró, este miércoles, 100 años del nacimiento de monseñor Luis Eduardo Henríquez, primer arzobispo de la ciudad y doctor Honoris Causa de la máxima casa de estudios de la entidad.

El emblemático Paraninfo de la UC, ubicado en el Centro de Interpretación Histórica, Cultural y Patrimonial, fue el sitio escogido para rendir homenaje a Monseñor Henríquez, cuya pasión religiosa, conducta ciudadana, obra poética y literaria, así como los variados aportes que realizó a la Iglesia, lo hacen merecedor del recuerdo y reconocimiento.

Así lo manifestó el profesor Iván Hurtado León, cronista oficial de la UC, quien durante sus palabras de apertura del acto, destacó que el arzobispo Luis Eduardo León “fue un hombre que vivió hondamente su fe y que expresó su sensibilidad y transparencia como poeta, teólogo y benemérito pastor de almas, de una manera genuina y responsable”.

En el homenaje estuvo presente la rectora de la Universidad de Carabobo, Jessy Divo de Romero; el arzobispo de Valencia, Monseñor Reinaldo Del Prette, así como los vicerrectores Ulises Rojas y José Ángel Ferreira; el secretario Pablo Aure, entre otros personajes de la comunidad universitaria y de la región carabobeña.

Durante la ceremonia fue presentada “Seis poemas para celebrar 100 años”, una publicación editada por la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UC, que recoge seis poemas de Monseñor Luis Eduardo Henríquez y que están plasmados en el libro “Rescoldo”.

El arzobispo de Valencia, Monseñor Reinaldo Del Prette, expresó que Monseñor Henríquez fue ilustre pastor de la Iglesia venezolana “que para mí fue como un padre”.

En el prólogo de la publicación, que fue presentada ayer, Monseñor Del Prette manifiesta lo siguiente: “Con el alma de poeta, enamorado desde niño de Jesús y su iglesia, supo ser al mismo tiempo, insigne maestro de brillante inteligencia y pastor solícito para con la grey confiada a su cuidado, por más de 50 años de fecundo ministerio sacerdotal. Su memoria permanece viva en el recuerdo de muchos”.

Por su parte, la rectora Divo de Romero, expresó que “hoy la Universidad de Carabobo hace un homenaje a su Doctor Honoris Causa, quien supo directamente reconocer esa alianza maravillosa entre la universidad y la Iglesia”.

La oradora de orden, Alecia Castillo, hizo un recorrido por la vida y obra de Monseñor Henríquez, quien nació un 30 de julio de 1913, destacando que él desde muy joven “decidió ser médico de las almas”.?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada