Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 21 de agosto de 2013

En Venezuela es urgente entender esta realidad pues el hexagrama del 29 de julio pasado no se cerró en su triángulo hacia la Espiritualidad por nuestra inmadurez ante el dinero y avidez ante lo material y frívolo...Ahi están los políticos chavistas para recordarnos que si queremos variar la realidad del país hay que colocar las cosas en su lugar según los nuevos tiempos y sus cambios energéticos...

Integrando lo Material y lo Espiritual a Nuestra Vida Cotidiana

     
Hay una inquietud generalizada, relacionada con la necesidad de tener que desenvolverse en un mundo material, justo ahora, cuando tenemos claras intenciones de dedicarnos a un mundo más espiritual ¿como integramos estas dos polaridades? ¿cuantas veces hemos pensado que el dinero nos estorba o es la causa de tantos males y guerras en el mundo? ¿porque si somos espirituales, tenemos ahora que tener aprendizajes y desafíos en torno al dinero?. Es justo eso, la oportunidad que nos da el universo, para integrar nuestra humanidad material, a lo energético y espiritual para ahora, crear integrando ambas polaridades: INTEGRAR, LIBERAR LA DIVISIÓN ENTRE LO MATERIAL Y LO ESPIRITUAL.

Estamos dejando un mundo 100% material, donde el dinero era lo importante, así fuera sin propósito, sin amor y representara poder haciendo incluso, mal uso de esta energía. A diferencia del viejo mundo, ahora no necesitamos el dinero para ser poderosos... en el nuevo mundo, primero conectamos con nuestro poder personal y nuestro corazón y después conectamos con el dinero, para ahora si, hacer bueno uso de el. El dinero ya no será para sentirnos poderosos ante los demás, sino será el recurso para desarrollar nuestra misión y los aprendizajes que nos corresponden en nuestro presente. No hemos estamos dejando el mundo material, lo estamos transformando.


El ingresar a nivel mayor en cuanto al dinero, la prosperidad y la abundancia, implica avanzar nosotros mismos, a un nivel de consciencia mayor. Implica manejarnos en dos polaridades al mismo tiempo: El mundo espiritual y el mundo material, integrándolos perfectamente a nuestra vida, sin divisiones, ni uno fuera del otro, pues finalmente, somos materia y espíritu. Una persona que solo se maneja en lo terrenal, puede hacer dinero, pero es posible que haga un mal uso de el, pues estará faltando corazón, alma, propósito y amor en sus creaciones, tendrá dinero, pero no necesariamente se sentirá feliz ni satisfecho con sus creaciones, puede experimentar abundancia en lo material, al mismo tiempo que se siente carente de afectos o de tiempo. Vivir en abundancia, implica experimentar dicha abundancia en todas las áreas, no solo en lo económco.

Por el contrario, una persona que se maneja solo a nivel espiritual, pensando que lo terrenal “no es importante” entonces podrá manifestarse con mucho amor y propósito, pero tendrá problemas en sus asuntos económicos, poniendo en riesgo incluso, su sobrevivencia, si esta energía (o falta de ella) se excede, muchas de sus buenas intenciones, quedarán sin materializarse, por no tener los recursos económicos para desarrollarlas y mucha de su misión, quedará coartada e inconclusa. Mientras vivamos en un mundo material, requeriremos aprender a manejarnos a través de esta realidad. Estamos aquí para lograr un equilibrio entre lo espiritual y lo material, lo tangible y lo intangible, en otras palabras, estamos aquí para traer el cielo a la tierra y nosotros, como seres humanos, somos EL CANAL, justo el puente entre un plano y otro ¿te animas a ser canal consciente de abundancia?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada