Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 14 de agosto de 2013

¿Por qué –en uno u otro momento-, han apartado a los astrólogos del entorno en el que ejercían su saber …., y su influencia?

<EL CONOCIMIENTO ES PODER>
       ¿Por qué –en uno u otro momento-, han apartado a 
los astrólogos del entorno en el que ejercían su  saber …., y su influencia?
       Así comienza  uno de los primeros blogs que yo escribí ...       
         (Este señor, tan guapo, era Galileo Galieli)
De la Wikipedia:
       Galileo Galilei (Pisa15 de febrero de 15644 – Florencia8 de enero de 1642)1 5 fue un astrónomofilósofomatemático y físico italiano que estuvo relacionado estrechamente con la revolución científica. Eminente hombre del Renacimiento, mostró interés por casi todas las ciencias y artes (músicaliteraturapintura). Sus logros incluyen la mejora del telescopio, gran variedad de observaciones astronómicas, la primera ley del movimiento y un apoyo determinante para el copernicanismo. Ha sido considerado como el «padre de la astronomía moderna», el «padre de la física moderna»6 y el «padre de la ciencia».
       Su trabajo experimental es considerado complementario a los escritos de Francis Bacon en el establecimiento del moderno método científico y su carrera científica es complementaria a la de Johannes Kepler. Su trabajo se considera una ruptura de las teorías asentadas de la física aristotélicay su enfrentamiento con la Inquisición romana de la Iglesia católica suele presentarse como el mejor ejemplo de conflicto entre religión y ciencia en la sociedad occidental.7

       La pregunta con la que se iniciába el artículo, me la he hecho muchas veces,  porque me he encontrado ¡muchas veces! con esa situación: desde el simple “apartar”, ningunear..., o “dejar a un lado”,  pasando por transformarlos de Astrólogos a médicos, o filósofos -los que tenían suerte-, hasta directamente quemarlos en una hoguera. ¡¡Menos mal que ya no estamos en tiempos de la Inquisición!! ... y "la lucha", ya no es con la Iglesia, ni con el gobierno..., el "asunto" ahora se ha trasladado al terreno propio y personal, el asunto es...,  "asumir el poder real y la responsabilidad que contiene este tipo de conocimiento".
      Después de leer, estudiar, pensar, reflexionar, dilucidar, hablar, comentar e intercambiar opiniones, igual con sabios, que  con neófitos  y después de ver algunos de los blogs de los compañeros en donde “se diseccionan” : desde países, ciudades, pueblos, y personas, a situaciones, pasando por posiciones, actuaciones y disposiciones; sin olvidarnos de catástrofes, peligros y demás accidentes accidentados  -que suelen rodear la vida de cualquiera que esté “encima del planeta”-,… visto y comprobado como "el pronóstico y lo pronosticado, coinciden con lo ameritado"...  ¡¡¡Ya sé yo por qué los quemaban en la hoguera!!! ¡¡Desde luego!!
       Cuando era una niña, no tenía en mente ser madre, pensaba que era un trabajo tremendo y esforzado, y -a los 7 años-, decidí que de tener hij@s ¡nada de nada!. (Menudo chiste, para una Cancer...).
       Cuando encontré a la persona adecuada, mi "programación septenaria", se diluyó fluídamente en el Universo Universal..., y acompañándome en el tiempo, escuchándome  profundamente y siguiendome a mí misma en los diferentes avatares y vicisitudes de mi vida...,  he tenido ¡muchos hijos!, vivído embarazos, partos, pos-partos y lactancias, con orgullo, gozo y alegría, compartido con todos los seres que han rodeado mi vida y que me han ayudado, sostenido, respaldado y acompañado durante todos estos años, desde el mayor grado de compromiso y responsabilidad, que yo he podido asumir.
       Así, la "antigua programación infantíl" -que era la propia para una niña de 7 años-, cambió conforme yo iba "pudiendo" más, sabiendo más, creciendo más... y asumiendo "más poder" en mi vida. Esto mismo, es lo que yo creo que ocurre ahora con nuestra Astrología. Ya no estamos en los tiempos de la Santa Inquisición, ahora quien quiere ser Astrólog@..., ¡lo es!  Aunque aquí en España aún no hayamos podido recuperar como estudios universitarios, los de La Astrología. Tiempo al Tiempo.
       Conforme se va sabiendo más, se va adquiriendo más poder, en ocasiones mucho más poder... En ocasiones ¡tanto!..., que va más para allá de los que gobiernan y mandan..., ¡mucho más para allá!.  Creo que no tengo que insistir más en ello, pues se entiende perfectamente y sabéis de lo que estoy hablando.

                                                     ¡Alfonso X y sus “estudiosos”!
        A partir de aquí, es donde se me plantea la disquisición sobre “el buen uso del poder y el conocimiento”.  Y cómo poder unificar ambas esferas: Tener conocimiento, tener poder y que ello no sea un obstáculo para el “buen gobernar”, “buen ejercer”, “buen acompañar” y ¡”buen vivir”!
        Hasta donde yo he llegado, el único "freno real, verdadero y legítimo" que da cabida y acogida al poder en "buen uso", es el de una saludable y equilibrada ética personal, si no existe tal ética, el poder acaba en corrupción, engaño, trampas y mentiras... y en "barrer p'a casa", pero esto es..., ¡sólo hasta donde yo he llegado!. 
       El conocimiento, ¡como todo!, tiene sus "años de infancia", su "período de adolescencia" y su  "paso a mayores", después..., de múltiples cuestionamientos, y pruebas, propias, personales y sociales..., ¡de todas clases y de todos los colores!, viene "la madurez"... Cada un@ está en su particular y personal proceso: algunos empezando..., o en la "infancia"..., otros recién "les salen los granos" y empiezan las primeras síntesis, muchos hablando "en astrólogo":  "¡¡Madre Mía vaya Luna..., ¡Señor que Marte!!..., hoy Mercurio en R..., ¡ni salgo!..., mira que Saturno ¡Señor!...", hasta que se aterriza en la "madurez"... (y esto, no tiene nada que ver con tener más, o menos años...). Y todas las "fases", son igualmente respetables. 
       Cada "edad" tiene "lo suyo" y tod@s -o la gran mayoría-, vamos a pasar por casi todas las fases. Para la Astrología, como para todo lo demás, ¡hay que valer!. Much@s hemos enfrentado risas, burlas y chanzas de todos los colores, cuando no directamente, demérito por ello. Hay que tener valentía para enfrentar a todos los que haya enfrente y claridad, para saber lo auténtico, lo real, lo verdadero y lo absolutamente certero y valioso que es nuestro Arte y si tenemos la fuerza y el "fuste" suficiente para ser un@s buen@s Astrólog@s, que ¡desde luego!, hasta donde me dan "mis entendederas",  antes pasa por ¡¡ser buenas personas y buenos seres humanos!!. 
 ¡Saludos! Atte. Mª Ysabel. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada