Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 25 de agosto de 2013

Miguel Von Dangel es uno de los artistas más trascendente y representativo de América Latina.

El Carabobeño 25 agosto 2013

Miguel Von Dangel, artista trascendente de América Latina

 Alfredo Weber
El 8 de noviembre de 2012, en el Auditorio Maroa, de la Universidad Metropolitana fue bautizado y presentado el libro “Miguel Von Dangel y el Renacimiento de un Arte Latinoamericano”, cuyo autor es Eddy Reyes Torres. Además, en una sala de esa misma casa de estudio se expuso una muestra de obras del artista de diferentes etapas de su producción y también, a corta distancia de las actividades anteriores, en la Sala Mendoza, que funciona en el recinto del Alma Mater antes mencionada, 15 creadores de generaciones diferentes exhibían sus obras, con técnicas, estéticas y temas diversos. En esa colectiva Von Dangel dejaba ver, por primera vez, sus libros-objetos, los cuales son una combinación de lo pictórico y lo escultórico, creaciones contemporáneas con expresiones de arte barroco, donde conjuga el dibujo, objetos y pinturas con escritos en algunos casos ilegibles. 
Excelente, es el calificativo a emplear cuando se tiene el libro en nuestras manos, ya que Eddy Reyes Torres supo conjugar con brillante maestría el texto con las gráficas y fotografías, empleó una abundante biblio-hemerografía de indiscutible mérito, no escatimó esfuerzos en las numerosas llamadas a pie de páginas para poner en perspectiva al lector, utilizó un lenguaje que facilita una lectura de rápida comprensión de las ideas y por sobre cualquier comentario hay que subrayar de magnífica la edición de un volumen de más de 600 páginas sobre la vida y obra de Miguel Von Dangel. El primer sorprendido fue él, exclamando que jamás pensó que había hecho tantas “vainas”. 
La Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA), capítulo Venezuela, galardonó la obra “Miguel Von Dangel y el Renacimiento de un Arte Latinoamericano”, como un reconocimiento a esta publicación, con el premio “Mención Crítica de Arte 2012”. 
Miguel es un venezolano, o mejor dicho un petareño que nació en lejanas tierras, en la ciudad de Bayreuth (Alemania). Los Von Dangel emigraron a Venezuela, en mayo de 1950. Los primeros tiempos, luego de su llegada fue un constante peregrinar, inicialmente se alojaron en Sarría, luego en Sabana Grande y posteriormente a Petare donde establecen residencia definitivamente.(...) 
Al abandonar el bachillerato toma un modesto curso de taxidermia, más adelante se inscribe en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas en Caracas. Por estos años ya Miguel había comenzado a soltar la mano con algunos dibujos, reconoce el apoyo y las orientaciones de Luis Guevara Moreno, lo cual se manifestó que al ser alumno de este profesor-artista le llevó a participar en la exposición de grabados en dicha escuela por el mes de abril de 1965. 
En mayo de 1965, participa “I Salón de Pintura Juvenil”, donde se le otorga mención de honor al primer premio, confrontación coordinada por la Casa de la Cultura del Distrito Sucre (Petare). El mismo mes y año, Von Dangel presenta su primera exposición individual en el recinto de la Sociedad Maraury de Petare: expone óleos, ducos y xilografías. 
Para el año 1966, nuestro artista efectúa una segunda exposición individual en la Galería Espiral. También lo encontramos participando en el “III Salón del Pez Dorado”, actividad organizada por el Ateneo de Caracas, participaron además los jóvenes creadores más destacados del momento, tales como: Antonio Moya, Sigfredo Chacón, Roberto González, Diego Barboza y Alirio Palacios. Ya culminando el año (1966), expone 37 obras de pequeño formato en el Teatro Leoncio Martínez, ubicado en Los Rosales (Caracas). 
En el mes de mayo de 1967, durante las actividades culturales en Petare, Von Dangel confronta sus obras con artistas de primera línea del país, en una colectiva se mostraban cuadros de Armando Reverón, Bárbaro Rivas, Mario Abreu, Luis Guevara Moreno, Pedro León Castro y Tomás Golding.
Von Dangel irrumpe en 1982, con sendas exposiciones. A finales del mes de enero en la Galería Félix muestra treinta y tres dibujos-collages, los mismos fueron ejecutados sobre mapas de Venezuela o de diversas regiones del país, sobre los cuales plasmó figuras de animales (arañas, lagartos, escorpiones, culebras) que hizo exclamar como noticias que “las alimañas de Von Dangel se apoderaron del país”. 
En el mes de agosto (1982) se inaugura “Tres aproximaciones hacia el Paisaje Venezolano”, Miguel presenta a los espectadores la congelación en el tiempo de un espacio tomado de la naturaleza, en este caso, pedazos de terrenos encapsulados con una resina transparente y la misma se efectuaba sin alterar los elementos que conformaban el terruño, identificable fácilmente cuando cualquier paisano los viese, a estos volúmenes el artista le agregaba una reseña donde describía los lugares de donde provenía la pieza elaborada.
Debido a los éxitos obtenidos por Von Dangel en las diversas exposiciones de los últimos tiempos, por la aceptación de su obra (a veces a regañadientes), en lo novedoso y en la calidad de su factura, fue seleccionado junto con Ramón Vázquez Brito, Edgar Sánchez y Pedro Barreto, para representar a Venezuela en la Bienal de Sao Paulo de 1983. El éxito de Von Dangel en la Bienal Internacional del país suramericano fue total, tanto en lo artístico como en lo comunicacional. 
El artista toma postura con una serie de artículos publicados en la prensa nacional (El Nacional, El Universal, El Diario de Caracas, Ultimas Noticias), además de entrevistas a diversos medios de comunicación social, su talante queda reflejado al ser un observador, analista, crítico, cuestionador sobre individuos, la sociedad, la historia, el arte, el mundo de la cultura, no sólo la nacional, sino también la universal. Lo anterior lo lleva a ser considerado como el “enfant terrible” del arte venezolano.(....)
La Batalla de San Romano
“La Batalla de San Romano”, uno de los trabajos más solemnes de Miguel, es culminado en 1990, la noche del 1° de junio de ese año, se abrieron las puertas del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas para recibir al público que admiraría el acontecimiento de la batalla de las batallas, “La Batalla de San Romano”. Cuatro años de ocupación tardó el artista en elaborar su barroca alegoría de América, un friso con más de treinta metros de largo por casi cuatro de alto y para esa gran presentación de la obra se incluyó adosado el no menos célebre “Monumento” (Caballo Disecado), quien con su relincho despejaba el camino de libertad. En 1993, año de la XLV Bienal de Venecia, “La Batalla de San Romano” y su autor Miguel Von Dangel representó oficialmente a Venezuela en dicha confrontación. La Galería de Arte Nacional fue la institución que albergó desde el domingo 3 de julio de 1994 las obras de Miguel Von Dangel, en la muestra intitulada “Miguel Von Dangel Exposición Antológica 1963-1993”. En las salas y pasillos del edificio se distribuyó el considerable número de 232 obras (según el catálogo). Además fue necesario utilizar la Sala de la Galería de los Espacios Cálidos del Ateneo de Caracas, para exhibir más de 70 obras elaboradas sobre papel.(…) En el año 2012, en una colectiva intitulada “Contaminados”, Miguel pone a consideración del público tres libros de “El Desesperanto”, un proyecto culminado, que está conformado por 100 tomos que se leen desdoblando cada una de sus páginas, que en algunos momentos se transforman en un verdadero laberinto, en el que se esconden las imágenes y los textos.(…) Miguel Von Dangel es un artista que ha creado su propio estilo, no se ha ubicado en ninguno de los ismos para construir su obra, es único, no existe otro artista con las características impolutas como Miguel, no han logrado pervertir sus postulados durante su vida artística, lo cual lo hace un ser extraño, poco común para la mayoría de las personas, manteniéndose al margen de las actividades oficiales y bien alejado de las imposiciones que da el mercado y la publicidad, su honestidad lo lleva a ser coherente entre lo que dice y hace, principios que le conducen a ser consecuente con sus creaciones y nos permite afirmar que Von Dangel es uno de los artistas más trascendente y representativo de América Latina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada