Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 13 de septiembre de 2013

Cuando el eje soberano de la Nación flaquea-la entrega a Cuba, Guyana, etc- Miguel Peña es un faro y una ruta.

10/09/2013 Notitarde
Crónicas de disidencia

Miguel Peña


Miguel Peña nace en Valencia el 29 de septiembre de 1780. Se van a cumplir en pocos días, entonces, 233 años del nacimiento del ilustre prócer civil y militar, figura determinante en la historia de Venezuela. He querido que no pase inadvertida esta fecha, hilvanando unas breves notas sobre el quehacer político e intelectual de quien fuera personalidad preclara de la Patria.

El doctor Miguel Peña fue un político de elevadas miras, un hombre de Estado en la acepción más pura del término y un legislador constituyente que sabía a ciencia cierta que era necesario trabajar con los materiales aportados por la realidad circundante para llevar a feliz término la exigente tarea de echar las bases constitucionales y políticas sólidas e inconmovibles de la naciente República. Para esta delicada encomienda estaba especialmente preparado el valenciano, versado y diestro conocedor del derecho constitucional y las ciencias políticas de su tiempo. Hábil y elocuente en el manejo parlamentario, supo batirse con adversarios y enemigos inteligentes y capaces.

Tanto desde el punto de vista técnico, en las sutilezas y en el fondo, la Constitución de 1830 lleva la huella profunda de su genio y de su pasión venezolana. En aquella gloriosa y también dolorosa contienda genésica, su verbo elocuentísimo iluminó los augustos salones de la hoy Casa de la Estrella, emocionando siempre a la concurrencia con el encendido brillo de su preclara inteligencia.

Se batió por Valencia, se batió por Venezuela, y cuando apenas daba sus primeros pasos el gobierno deliberativo, como lo calificó Augusto Mijares, rinde su tributo a la tierra el 8 de febrero de 1833. Siguiendo las actas del Congreso Constituyente de 1830 y otros documentos de la época, podemos comprender claramente el papel desempeñado por Miguel Peña en el nacimiento de la nueva República. Desde el mismo momento de su incorporación a las deliberaciones del Congreso Constituyente, le imprime celo y preocupación al cometido esencial de dotar al país de un texto constitucional apto para cumplir con eficacia la dura misión que se inicia. Interviene fuertemente, propone, discrepa, siempre acicateado por la urgencia de darle a la Nación su base de sustentación constitucional y legal.

Su papel de legislador constituyente de Venezuela lo asume en tal grado de responsabilidad, que sus intervenciones serán serenas, ponderadas, doctrinarias, donde se reflejan su densidad y sabiduría, producto de largos años de estudio y meditación.

Monseñor Gregorio Adam dijo en una oportunidad algo que queremos tener muy presente en estas acotaciones: “Si la Independencia se la debemos a Caracas, la República de Venezuela se la debemos a Peña y a Valencia”. Sirvan estas brevísimas apuntaciones para honrar la memoria de un venezolano que, fiel a su tiempo histórico, asumió la responsabilidad de su conciencia con valor y determinación.

Cuando el eje soberano de la Nación flaquea-la entrega a Cuba, Guyana, etc- Miguel Peña es un faro y una ruta.



dabacalao@cantv.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada