Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Cuando se produce una Luna Llena entre los signos de Virgo y Piscis, se despiertan y destacan las cualidades de servicio público, caridad, sanación tanto física como mental y espiritual, limpieza, purificación, conexión con el más allá, fortalecimiento de la fe y disposición al trabajo.

SÁBADO, 14 DE SEPTIEMBRE DE 2013

Luna Llena de karma y sanación

Tomado del blog "Termómetro Zodiacal" de Pedro González Silva
El jueves 19 de septiembre a las 07:14 de la mañana, hora venezolana (11:44 GMT) es momento central de la Luna Llena. El Sol, desde Virgo, ilumina con toda intensidad la esfera lunar que se ubica en el signo opuesto, es decir, Piscis.

Cuando se produce una Luna Llena entre los signos de Virgo y Piscis, se despiertan y destacan las cualidades de servicio público, caridad, sanación tanto física como mental y espiritual, limpieza, purificación, conexión con el más allá, fortalecimiento de la fe y disposición al trabajo.

Con esta Luna, nuestro mundo psíquico y emocional se remueve desde lo más interno de nuestro ser, para sanar traumas del pasado, purificarnos de nuestro “karma”; nuestro “yo esencial”, al recibir esta purificación, se capacita para prestar ayuda a otros.

El “karma” se relaciona a acciones del pasado que han generado una consecuencia en el presente, por eso el karma nos llama a corregir errores; el karma también puede generarse por una omisión en el pasado, es por tanto una tarea pendiente que venimos a desarrollar y a concluir en esta vida; y cuando lo hacemos, estamos provocando en nosotros, el mayor proceso sanador y de purificación que nos encamina hacia un nuevo escalón en nuestra evolución espiritual.

En este Plenilunio, el ascendente en Libra nos llama a reflexionar sobre la forma de abordar nuestras relaciones humanas, de pareja, sociedades, amistades, intercambios en general, procesos de reconciliación y negociación.

Venus, regente del ascendente, transita en ese momento por Escorpio, y genera energías contradictorias, donde las cualidades de equilibrio de este astro se reducen para entrar en una etapa de mucha intensidad de sentimientos, donde la clave es destruir viejos apegos para provocar un renacer afectivo.

Saturno estará junto a Venus, controlando su ímpetu, disciplinando la intensidad para dirigirla a un foco, de manera que el proceso transformador se produzca hacia lo interno y que nos dé temple y estrategia para canalizarlo en forma práctica y con perseverancia. También el Nodo Norte estará con Venus y Saturno, indicando que se trata de un aprendizaje predestinado, un avance de nuestra misión en esta etapa de vida.

La Luna Llena es el tiempo de mayor plenitud e iluminación; el Sol se enfrenta a la Luna, es decir, en ese momento ambos cuerpos celestes están uno frente a otro, y en el caso de nuestro satélite, es cuando recibe de manera más directa los rayos del astro rey.

En Luna Llena el momento es propicio para lograr un equilibrio entre nuestro mundo consciente e inconsciente. Es un buen momento para meditar y lograr que nos vengan ideas que nos enrumben hacia una mayor evolución psíquica y espiritual, es precisamente, un proceso sanador.
Meditar no es lo mismo que visualizar; aquí no se trata de ver la imagen de lo que deseamos, aquí se trata de entregar nuestra mente a Dios, al universo, dejar que fluya el vacío para que llegue la iluminación. Con la meditación alcanzamos una luz en el camino, de manera natural nos llegan las respuestas y tenemos mayor claridad mental, lo que favorece respuestas que nos lleven a la evolución de nuestro karma personal.

Además de eso, meditar favorece enormemente nuestra salud: rejuvenece, da paz y equilibrio tanto físico como mental, nos desintoxica psíquica y físicamente, y nos da más claridad en nuestros pensamientos.

Es importante tomar los momentos que nos da el cosmos, para modificar hábitos y actitudes desfavorables. Uno de estos momentos es la Luna Llena, que como dijimos, nos ayuda a propiciar el equilibrio entre nuestro mundo consciente e inconsciente, es decir, entre nuestros propósitos de vida y nuestras emociones y hábitos. Y esto lo podemos lograr a través de la meditación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada