Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Esta entrada coordina muy bien su mensaje con las predicciones de Wiccano...Conclusión: estamos en manos del Padre y en la Tierra se están produciendo cambios indetenibles...


Gracias María Cristina Cáffaro y Susana Peralta
Audio de la Canalización en vivo de Kryon por Lee Carroll
Autoestima Del Alma Vieja
Totowa, Nueva Jersey – 9 de junio de 2013



Saludos, queridos, YO SOY Kryon del Servicio Magnético.

De nuevo mi socio se hace a un lado, un proceso al que ahora está acostumbrado, pero dos décadas atrás era algo que nunca hubiera aceptado. Preguntarás, como Ser Humano, cuál es la diferencia entre entonces y ahora. Es el cerebro, es la psiquis. Y el intelecto. Y la parte donde él reconoce lo que está bien y lo que está mal, y la parte donde están los “se hace” y “no se hace”. La respuesta, si la quieres, es que todo se centra alrededor de la esencia. Se acaba de mencionar. Te dejas caer dentro de lo que se llama el núcleo duro y la esencia, y ¿qué sucede?  ¿Cómo lo describirías? Es el centro de la verdad, es la esencia de lo que eres, donde se conocen todas las cosas.

Algunos lo llaman el niño interior. Representa la inocencia, la ingenuidad, por así decirlo, del niño que va a un lugar donde no hay preocupaciones, donde todo se le da hecho. Simplemente no hay miedo. Allí es donde se toman las decisiones. Pero llegar allí lleva un largo tiempo. ¿Qué sucedió en el pasado en tu Akasha? ¿Cómo pintar el cuadro?  El cuadro que le pinta a menudo al alma vieja incluso evitará que descienda a su esencia. Sabe intuitivamente que si va a la esencia de su ser puede ser peligroso. (Kryon se ríe). Pero allí es donde está la verdad. Lo que hace es crear a muchos Seres Humanos que son almas viejas que extenderán su mano y nunca irán allí.  De modo que esta es una breve canalización sobre ese tema. Sobre lo que podrías hacer, alma vieja. Tal vez podrías ser un catalizador para cambiar el juego. Vuelve a pintar el cuadro.

El primer paso para reclamar tu autoestima es dejarte caer en tu centro, porque esa es la esencia de la verdad del alma. Lo sabe todo. Allí es donde te relajarás en los brazos de Dios. Y el alma vieja ha estado allí muchas veces. Allí vas cuando estás en problemas. Allí vas cuando – tal vez – estás enfrentando a la muerte, cuando otros han decidido que te la mereces a causa de lo que crees. Es lo único que puedes hacer para no sentir el dolor. Ahora sabes por qué algunos no quieren ir allí. Estarás seguro en los brazos de Dios. Las almas viejas le tienen miedo. Aún aquellos que se sientan en las sillas no están del todo allí. Porque esto representa el tema esencial, el miedo seminal a la iluminación. Quiero decirles, queridos,  que como estuve con ustedes cada vez, sé por lo que han pasado. ¡Lo veo tan claramente! No puedo culparlos ni un poquito, por ser tan reticentes a ir allí, por querer detenerse y mirar y decir: “¿Lo dices de veras? ¿Debería ir allí? ¿Qué pasará si voy allí?” De modo que tú tienes que ser el que cambie el juego, convenciéndote a ti mismo de que esta vez algo cambió. Esto ayudará a algunos de los que les gusta visualizar y a otros a empezar una nueva creencia.

Entonces comencemos por la esperanza. Todos ustedes comprenden qué es la esperanza. Es algo que ven, algo que están ayudando a crear. El alma vieja es realmente buena para manifestar. Ustedes manifiestan a través de energías que crean sincronicidad para sí mismos y para otros. De modo que, dondequiera que vayan, la mayoría de ustedes está acostumbrada a crear una energía que es la Esperanza. Y ese es el catalizador para el próximo paso, que se convierte en creencia. Estos son vocablos que involucran definiciones de la consciencia, sujetas a variaciones y a controversia. Todas conducen al alma vieja a un mismo lugar: a la puerta hacia la esencia. Si golpeas la puerta, ¿qué sucederá esta vez?

Quiero pintarte un cuadro: así es como lo vemos. Quiero que observes el sendero de tu vida. Quiero que lo veas como lo vemos nosotros. Quiero que veas ese camino que, cuando miras atrás, no tiene fin. El camino por el que viniste, el que recorriste con cuidado durante miles de años.

El atributo del alma vieja es que has despertado hace largo tiempo a las verdades de tu divinidad. Puede que no hayan sido las verdades completas, algunos simplemente despertaron a su capacidad de manifestar. Algunos despertaron a la verdad espiritual que los condujo al liderazgo, al sacerdocio, a ser un anciano de la tribu, el chamán o chamana. ¿Cuál? Cualquiera sea el nombre que quisieron ponerte. Y más que a menudo, el próximo paso era el aislamiento. El curandero siempre vive en las afueras de la aldea. Te visitan cuando te necesitan, y luego te dejan solo porque eres un poquito raro.

Y para algunos de ustedes, esto sigue siendo así. Ese es el camino, hasta donde se puede ver. Vida tras vida se llenó con una cuestión primordial: sobrevivir a la iluminación. En muchas vidas despertaste sólo para bloquearlo rápidamente. Lo haces cierto número de veces y se convierte en tu memoria akáshica, y no hay evolución. No evolucionar, no involucrarse, se vuelve una manera de vivir. Pero en esta vida eso ha cambiado, querido, porque la energía empezó a cambiar. Aquí estás, sentado en la silla otra vez, preguntándote si estará bien o no.

Quiero que imagines este camino: es oscuro. Imagina esto: que este camino por el que viniste, el que estás mirando... ¡Vuélvete, míralo!  Visualiza esto conmigo: tuviste que andar por el medio del camino porque desde los costados se extienden manos que quieren tocarte. Algunas quieren lo que tienes; otras quieren deshacerse de ti.  De modo que fuiste por el medio de este camino y tuviste que hacer toda clase de cosas para sobrevivir. El camino no es muy ancho, tampoco.  Así lo vemos nosotros. Sobrevivir a la iluminación.  Desde el punto de vista de esa vida, el punto de vista corpóreo, algunos lo hicieron, una y otra vez. Pero regresaron. Desde el punto de vista esotérico sobrevivieron todos, porque están aquí sentados. Lo que sobrevivió fue la esencia. Y en la esencia están todas las cosas buenas.  Y ahora están frente a la puerta, otra vez.

Pero ahora quiero que se den vuelta metafóricamente y dejen de mirar hacia atrás para mirar hacia adelante. De repente hay una bifurcación en el camino, está inmediatamente frente a ustedes. Podríamos decir que hay carteles que apuntan hacia la izquierda y hacia la derecha; el que señala a la izquierda dice: “Lo Mismo de Antes”. El que apunta a la derecha dice: “El Amor de Dios.”

Quiero que eches un vistazo al de la derecha: es nuevo.  Sí, es reciente. Construido hace poco, hermoso. Más ancho. ¡Más ancho que cualquier otro camino que hayas transitado! Mira las oportunidades aquí. Más aún, quiero que veas las manos que se extienden hacia ti. Son diferentes. El camino está bien iluminado y las manos que se extienden tienen nombres. Los nombres son: amistad, sincronicidad, éxito, sanación, nueva forma.  Ninguna de ellas es peligrosa. Oportunidad. Paz en la Tierra. Y es real.

Esta es la respuesta a cómo puede el alma vieja repintar su cuadro, reescribir esa parte de sí misma que tiene miedo de avanzar. Tienes que ver la esperanza en la bifurcación del camino. Ya no va a ser como era, ya nadie te persigue. De hecho, querida alma vieja, habrá una mayor receptividad, no hacia lo que tú crees, sino a quién eres. A medida que camines por el nuevo camino y veas a Dios en todos los que te rodean, cuando empieces a actuar de otro modo, a reaccionar de otro modo, las personas querrán lo que tú tienes, porque estás en paz.

La energía del 2013 tiene que ver con las almas viejas. Esta energía pronto empezará a venir al planeta y va a ser la energía del movimiento y el cambio.  Adivina quién pasó por ella y está listo para ella y se encuentra iluminado y en paz a causa de ella: eres TÚ, en el camino nuevo. Un alma vieja que ya no tiene miedo, un alma vieja que comprende el cambio que está ante nosotros. Digo nosotros, porque nosotros estamos con ustedes en todas las cosas. De modo que el alma vieja se transforma en algo más que el sanador, el canalizador, el lector, el consejero; el alma vieja se convierte en el ejemplo. Reunirás alrededor a aquellos a los que nunca tendrás que darles un libro de Kryon; nunca les tendrás que decir en qué crees; lo pueden ver.  Te imitarán. Porque a medida que imiten lo que eres y lo que haces, también descubrirán la esencia. Se podría decir que eso era de esperar.

De modo que aquí están las instrucciones. ¿Estás considerando el lado oscuro en el que solías estar? ¿Sí? ¿Tienes miedo de que te puedan capturar todas las cosas que te rodean, o que sean malas para ti, o que no las puedas entender? ¿O simplemente quieres ir por el camino de la izquierda, Lo Mismo de Antes? ¿O quieres dejar todo eso?

Cuando tomes el lado de la derecha y la luz empiece a iluminar el camino, las sincronicidades te llevarán a lugares que se van a convertir en soluciones para algunas de las cosas en las que piensas y no en la prolongación de los problemas. Es hora de resolver el dilema de tu alma. ¿Cuánto tiempo pasas preocupándote por las cosas? ¿Cuántas personas crees que querrán estar cerca de un aprensivo?  ¿A cuántas personas atraerás si todo lo que ofreces son malas noticias?

Querido, creo que comprendes lo que estoy diciendo. Dejarse caer dentro de la esencia es lo que hicieron los Maestros. Uso el ejemplo otra vez ¿cuál es tu Maestro favorito? Hubo muchos caminando por este planeta y se les podía ver el júbilo de Dios en los ojos, sin importar qué pudiera sucederles. Día tras día. Y tú querías estar cerca de ellos. Los que cuentan su historia dicen que los animales los seguían, que las flores mismas se inclinaban en su dirección cuando pasaban, porque ellos estaban en su esencia. Y tú querías seguirlos y estar cerca de ellos, porque no tenían intenciones ocultas. Todo lo que querían era que te sintieras amado y en paz.  Por eso llaman a esto el niño interior, porque es la energía de la madre. Eso es la energía de Gaia. ¡Es la energía de Dios!

Entonces, alma vieja, ¿cuál camino eliges?  Quiero que te vayas de este salón pensando en eso. Porque cuando tomas el sendero de la derecha, aclaras el cuadro. Todas las cosas espantosas, horribles y oscuras que te sucedieron hasta ahora para impedirte despertar del todo, se van. Porque esta energía nunca las apoyará.  Es la esperanza. Es la esencia. Es el nuevo Humano, en el cuerpo de un  alma vieja.

Y así es.

            Kryon

Título en inglés: Old Soul Self Worth
Traducción: María Cristina Cáffaro
Edición: Susana Peralta
Sitio autorizado de Kryon por Lee Carroll www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada