Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Francisco: "Dios perdona a quien obedece a su propia conciencia"

El Papa Francisco

El Papa escribe a "La Republica" y pide "un diálogo abierto y sin preconceptos"

Francisco: "Dios perdona a quien obedece a su propia conciencia"

"La Iglesia, a pesar de su lentitud, errores y pecados, no tiene otro sentido que el dar testimonio de Jesús"

Redacción, 11 de septiembre de 2013 
 Cada uno recibe la verdad y la expresa a partir de si mismo, de su historia, de su cultura y de la situación en dónde vive
Francisco, a su llegada a la iglesia de San Agustín/>

Francisco, a su llegada a la iglesia de San Agustín

  • Francisco
  • Francisco, a su llegada a la iglesia de San Agustín
  • Una foto selfie de Francisco
"Dios perdona a quien obedece a su propia conciencia". Francisco escribió una larga carta, de cuatro páginas, al diario La Reppublica, en respuesta a varios artículos del fundador del diario, Eugenio Scalfari, donde hacía preguntas al Papa como "un no creyente que no busca a Dios".
"Hay que tener en cuenta - y es algo fundamental - que la misericordia de Dios no tiene límites si se le dirige con el corazón sincero y arrepentido, la cuestión para quien no cree en Dios es obedecer a su propia conciencia", responde así Francisco a la pregunta de Scalfari sobre si el Dios de los cristianos perdona a quien no cree.
"Escuchar y obedecer (a la conciencia) -explica Jorge Bergoglio- significa decidir ante lo que se percibe como el bien o como el mal. Y sobre esta decisión se juega la bondad o la maldad de como actuamos".
Sobre el tema de fe y laicidad que le había propuesto Scalfari, el papa Francisco asegura que "ha llegado la hora de un diálogo abierto y sin preconceptos que reabra las puertas para un serio y fecundo encuentro".
El papa argentino responde a otros temas presentado por Scalfari como si "es pecado o un error" creer que no existe "un absoluto" y sobre ello expresa que tampoco para quien cree se puede hablar de "verdad absoluta", pues "la verdad, según la fe cristiana, es el amor de Dios por nosotros en Jesucristo y por tanto la verdad es una relación".
"Cada uno recibe la verdad y la expresa a partir de si mismo, de su historia, de su cultura y de la situación en dónde vive", añade.
Sobre si "con la desaparición del hombre de la tierra, desaparecerá también el "pensamiento capaz de pensar en Dios", Francisco responde que "la grandeza del hombre es poder pensar en Dios", pero que "Dios no depende de nuestro pensamiento" y cuando termine la vida del hombre sobre la tierra "el hombre no terminará de existir y, en un modo que no sabemos, tampoco el universo creado con él".
El papa explica que "sin la Iglesia" nunca habría encontrado a Jesús y agrega que "el inmenso don de la fe está conservado en recipientes de arcilla de nuestra humanidad".
Bergoglio también hace referencia a los "hermanos judíos" a quien asegura "han conservado su fe en Dios y por ello nunca se les estará lo suficientemente agradecidos como Iglesia y como humanidad".
El papa Francisco termina su carta asegurando que "la Iglesia, a pesar de toda su lentitud, las infidelidades, los errores y los pecados que puede haber cometido y que puede todavía cometer a través de aquellos que la componen, no tiene otro sentido que el de vivir y dar testimonio de Jesús".
(RD/Agencias)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada