Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Vicente Lecuna Salboch, “Primer historiador bolivariano de América”

El Carabobeño 11 septiembre 2013

Eumenes Fuguet Borregales (*) || Historia y Tradición

Vicente Lecuna Salboch, “Primer historiador bolivariano de América”
eumenes7@gmail.com
@eumenesfuguet
El 14 de septiembre de 1870, nace en Caracas Vicente Lecuna, hijo de Ramón Lecuna Sucre y de Carmen Salboch Escobar, por motivos políticos la familia se traslada a Cuba por siete años. Al regresar realiza en Caracas sus estudios elementales; ingresa en la UCV en 1884, de donde egresa con el título de ingeniero civil en 1889. Se desempeña con aciertos en la construcción del Ferrocarril Central entre Caracas y los Valles del Tuy y en el Gran Ferrocarril Alemán, de Caracas a Puerto Cabello.
De una visión futurista, tenía en sus planes la construcción de una red hacia los llanos; diseña y dirige los trabajos del mercado principal de Caracas, en 1895. Absorbido por la política del momento, se involucra en el movimiento armado conocido como Revolución de Queipa en 1898, a las órdenes de José Manuel Hernández, mejor conocido como “el mocho” por haber perdido dos dedos de la mano derecha en un combate. Lecuna es encarcelado por poco tiempo. En Caracas se dedicó a la venta de la madera aserrada en Puerto Cabello.
Contrae matrimonio con Elena Escobar Llamozas, en 1905, con quien procrea cuatro hijos. Lecuna asume la dirección de la Escuela de Artes y Oficios entre 1911 y 1920; le correspondió crear las Cátedras de Ciencias Físicas y Matemáticas. Estudioso de la vida y obra de nuestros emancipadores, es designado en 1915 para organizar el Archivo del Libertador, comisión que realiza con interés, conocimientos y vocación, logrando presentar diez volúmenes para 1930, año centenario de la muerte del Padre de la Patria, igualmente organizó y clasificó diez mil documentos del Libertador.
Lecuna destaca como eficiente administrador, al recibir en 1914, en grave situación financiera el Banco de Venezuela; lo estabiliza y convierte en el instituto bancario más solvente del país. Por esa exitosa gestión fue reelegido durante 39 años. En 1917, tras ardua labor compila “Los Papeles de Bolívar” y preparó un Atlas de Venezuela. El 17 de junio de 1918 se incorpora como Individuo de Número de la Academia la Historia, presentando una tesis sobre acciones emancipadoras del Libertador en 1817.
Presidió esa Docta Corporación entre 1931 y 1933. En 1918 fue diputado por el estado Lara en la Cámara del Senado durante tres años. Visualizando un mayor ingreso fiscal al país, publicó un Proyecto de Ley de Hidrocarburos, reservando a la nación la explotación en el Delta del Orinoco y en las bocas de los ríos navegables. Entre 1819 y 1928 ejerció la presidencia de la Cámara de Comercio de Caracas. Otra actividad de alto sentido histórico fue la restauración de la Casa Natal del Libertador, concluida en 1919 y reinaugurada en 1921, año centenario del triunfo de Carabobo.
Lecuna es designado custodio ad honórem de esa memorable edificación, esmerándose en su mantenimiento hasta sus últimos días. En 1922 toma parte en la reactivación del Colegio de Ingenieros de Venezuela que luego preside desde 1930 hasta 1931. En 1924, centenario de la Batalla de Ayacucho, publicó su obra en dos tomos, referentes a la creación de Bolivia; con un resumen de las guerras de Bolívar, extraordinaria obra que le permitió recibir ese año, el doctorado Honoris Causa por parte de la Universidad de San Marcos de Lima.
Con motivo del centenario de la muerte de Bolívar, Lecuna editó en diez tomos la Colección de Cartas del Libertador; también se ocupó de recopilar y organizar el archivo del Gral. Sucre y de José Rafael Revenga. Fue recibido en 1933 como Individuo de Número de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales. Cuando el presidente, el general Eleazar López Contreras activó en 1938 la Sociedad Bolivariana como una organización de carácter internacional, Lecuna trabajó en la elaboración de los reglamentos de la digna institución divulgadora de la vida y obra del gran caraqueño, venezolano y americano.
El Primer Congreso de Sociedades Bolivarianas reunido en Quito en 1947, le otorgó el título de “Primer historiador bolivariano de América”. En 1947 se publican los dos volúmenes de Simón Bolívar y en 1950 los tres volúmenes de la Crónica razonada de las guerras de Bolívar, valiosas obras de consulta permanente; ese año el Concejo Municipal de Caracas lo declaró ciudadano eminente. Fallece en Caracas el 20 de febrero de 1954, el ilustre paisano defensor de Bolívar con la verdad, tenía concluidos varios libros que fueron publicados luego por la Fundación que lleva su preclaro nombre, entre ellos: La Revolución de Queipa, Bolívar y el Arte Militar y Catálogo de Errores y Calumnias en la Historia de Bolívar.
(*) Gral. de Bgda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada