Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 18 de abril de 2016

El Papa en Santa Marta: quien escucha a los adivinos no sigue a Jesús Reconocemos la voz de Jesús en las bienaventuranzas, en las obras de misericordia y cuando nos enseña a decir ‘Padre’

18 ABRIL 2016

El Papa en Santa Marta
El Papa En Santa Marta (Copyright, Osservatore Romano).
(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- Si escuchamos la voz del Buen Pastor y lo seguimos, no equivocaremos el camino. Lo indicó el papa Francisco en la misa matutina de este lunes en la casa Santa Marta, porque dijo, Jesús es la única puerta que nos hace entrar en el recinto de la vida eterna.
Partiendo del evangelio del día, el Santo Padre ha señalado que Jesús nos advierte que “quien no entra en el redil por la puerta es un ladrón y un asaltante”; Cristo es la puerta, no hay otra.
“Jesús –continuó el Papa– siempre hablaba a la gente con imágenes simples, porque todas estas personas sabían lo que era la vida de un pastor. Y ellos entendieron que “solo se puede entrar en el redil de las ovejas a través de la puerta”. En cambio aquellos que quieren entrar por otra parte, son delincuentes.
“Así de claro habla el Señor: no se puede entrar a la vida eterna por otra parte que no sea la puerta, es decir, Jesús”. Precisó el Papa que Jesús es la puerta de nuestra vida cotidiana y no sólo de la vida eterna. E invitó a preguntarnos cuando optamos: “¿Esta decisión, por ejemplo la tomo en nombre de Jesús, por la puerta de Jesús, o en palabras simples, la tomo de contrabando?”.
Jesús, por lo tanto explica qué el camino. El pastor conoce a sus ovejas y las conduce afuera. Y el camino, indicó el Papa, es justamente este: “Seguir a Jesús” en “el camino de la vida de todos los días”.
–‘Pero padre — diría alguien– las cosas son difíciles, no veo claro qué hacer. Me dijeron que había un vidente, un adivino y fui allí, y la adivina me mostró las cartas’.
Si uno hace esto, aseguró el Papa, no sigue a Jesús. Seguimos a otro que nos indica un camino diverso. Jesús nos advirtió: “Vendrán otros que van a decir que el camino del Mesías es este… ¡No, le hagan caso! ¡Yo soy el camino! dice Jesús, porque él es la puerta y también el camino. Si seguimos a Jesús no nos equivocaremos”.
Francisco se detuvo para hablar sobre la voz del Buen Pastor. “Las ovejas le siguen, porque conocen su voz”. ¿Pero cómo sabemos cuál es la voz de Jesús? dijo el Pontífice, para defendernos de la “voz de los que no son de Jesús?
La receta es simple: la voz de Jesús se encuentra en las bienaventuranzas. ¡Alguien que indica un camino contrario a las bienaventuranzas es una persona que entra por la ventana: no es Jesús!
¿Es posible concer la voz de Jesús? Sí, cuando se habla de las obras de misericordia. Por ejemplo, en el capítulo 25 de Mateo: “Si una persona te dice lo que Jesús dice, es la voz de Jesús. Y “es posible conocer la voz de Jesús cuando nos enseña a decir Padre, es decir, cuando nos enseña a rezar el Padre nuestro”.
Reconocemos su voz en las bienaventuranzas, en las obras de misericordia y cuando nos enseña a decir ‘Padre’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada