Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 10 de abril de 2016

Júpiter/Saturno retrógrados “sacuden” al mundo

DOMINGO, 10 DE ABRIL DE 2016

Júpiter/Saturno retrógrados “sacuden” al mundo

Tomado del blog "Termómetro Zodiacal" de Pedro González Silva
Júpiter y Saturno, astros cuyas energías son contrastantes y a la vez complementarias, están en estos momentos en su fase de retrogradación en el zodíaco. Son planetas de energías contrastantes, pues mientras Júpiter es expansivo, Saturno es restrictivo; Júpiter tiende a lo etéreo o abstracto, y Saturno a lo concreto, a lo físico.

Pero a la vez, son complementarios, porque Júpiter es el principio de las ideas, y Saturno es el que concreta esas ideas; Júpiter es el espíritu de las leyes, y Saturno es el que plasma y aplica esas leyes; Júpiter crea ideologías, Saturno las lleva a la práctica; Júpiter concibe modelos de sociedad (países, Estados) y Saturno les da forma tangible.

En estos momentos y durante varios meses, Saturno y Júpiter mantienen un contacto de tensión, de discordancia, un ángulo de 90 grados que en astrología se denomina “cuadratura”. Hacer leyes bajo esta energía resulta complicado, pues se generan trabas y distorsiones entre la intención del legislador, y la aplicación de la ley por parte de las autoridades.

En tiempos en que hay una cuadratura entre Saturno y Júpiter, están más propensas las colectividades a vivir un ciclo de crisis institucional, en donde los modelos existentes empiezan a agotarse, a derrumbarse, a buscar nuevas alternativas, y es por tanto un período en que empiezan a producirse cambios, o por lo menos síntomas de futuros cambios, en un ambiente generalmente lleno de “tira y encoge” entre lo “viejo” y lo “nuevo”.

Estos cambios se van dando en sistemas políticos, ideologías, estructuras institucionales. Las ideas que empiezan a surgir, van cada vez más en contra de lo que ocurre en la práctica. Basta repasar las noticias de estos últimos tiempos a nivel mundial, y podemos notar cómo en diversos lugares de nuestro planeta, se están produciendo estos síntomas.

Y junto a esta “cuadratura” que se sostendrá durante varios meses, está en estos momentos el movimiento de retroceso de ambos astros de manera simultánea, aunque Júpiter avanzará primero, a partir del 9 de mayo, y Saturno después, a partir del 13 de agosto.

En la fase de retroceso, los procesos de cambios entran en un período de cierta lentitud, pero cuyo efecto es destructivo para las viejas estructuras; en realidad, esta combinación planetaria está “sacudiendo” al mundo, aunque sus habitantes tarden en darse cuenta.

Es tiempo en que se gestan nuevas ideas que si bien encuentran freno ante lo ya establecido, van calando poco a poco, mientras las estructuras se van derrumbando por sí mismas; es un período de cierta parálisis, pero realmente no es estático, sino que se va generando un proceso de desmoronamiento.

Una vez Júpiter empieza a avanzar, la generación de nuevas ideas y modelos va tomando un cause más dinámico y se empieza a sentir el “espíritu” de una renovación que se siente cada vez más cerca, y al avanzar Saturno, se concreta.

Será interesante observar, hacia el 24 y 25 de agosto, la aceleración de este proceso astral que está en desarrollo, cuando Saturno esté en conjunción con el planeta Marte, ya que en otras ocasiones, la unión de estos dos astros, ha provocado situaciones que aceleran los cambios que vienen en marcha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada