Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 18 de abril de 2016

El poder del deseo está activado, del verdadero deseo, no de los caprichos; aquello donde está tu foco de atención, tu corazón, tu convicción, tu propósito de vida.

SÁBADO, 16 DE ABRIL DE 2016

Esta Luna Llena activa tu verdadero deseo

Tomado del blog "Termómetro Zodiacal" de Pedro Gonzñalez Silva
Escorpio es el signo de los deseos, y Tauro también. El primero apunta a lo que quiere con pasión, con intensidad emocional, y el segundo lo hace en forma más práctica, con los pies en la tierra, y cargado de mucha paciencia y persistencia.

Cuando se produce una conexión entre estos dos signos, el poder del deseo llega a su máxima expresión, porque se unen la pasión, el empuje emocional, con una inamovible fuerza de voluntad. Eso ocurre en esta próxima Luna Llena, porque nuestro satélite estará en Escorpio, recibiendo el influjo solar desde Tauro.

La pasional Luna en Escorpio, llena el ambiente de obsesiones (que si bien se hacen necesarias para que lo que queramos sea auténtico, sentido, y estemos dispuestos a luchar por ello), pueden llevarnos a grandes errores porque nuestra mente se nubla y nos llevaría a actuar ciegamente, sobre todo si el desespero emocional se hace presente.

El Sol en Tauro sirve como un cable a tierra al conectarse con la Luna y llevarla a su fase llena; pues canaliza la pasión, permite mantener el foco sin desbordarnos ciegamente, nos dota de una gran paciencia donde el “querer” hacer las cosas nos lleva a la práctica por encima de cualquier obstáculo, sin perder el sentido común.

Esta Luna Llena ocurre  días después de ingresar el Sol a Tauro. Nuestro astro rey entra al signo del toro el 19 de abril a las 11:01 de la mañana, hora de Venezuela (15:31 GMT), dando a este tiempo primaveral de inicios, mayor solidez.  Y en la madrugada del 22 de abril, 12:55 de la mañana, hora de Venezuela (05:25 GMT), se produce la fase de plenilunio, con el Sol desde Tauro iluminando a la Luna en Escorpio.

Ambos signos, Tauro y Escorpio, son “fijos”, y por tanto bajo su influjo, hay más obstinación, empeño y voluntad; con esta influencia lo que se desea es porque de verdad se quiere, y no habrá nada que modifique ese deseo, como no sea la propia experiencia individual de cada uno de nosotros en sus propias vivencias.

En este ciclo, y bajo esta Luna Llena, lo que empecemos, lo que deseemos, nuestros propósitos, tienen mucha más fuerza para llegar a hechos concretos y realizaciones; cualquier derrota que se nos atraviese, sólo será un estímulo para seguir adelante aún con mayor empeño y persistencia, porque el deseo, nuestro propósito, nuestro ideal, será un motor que no se apague hasta llegar a su destino.

El poder del deseo está activado, del verdadero deseo, no de los caprichos; aquello donde está tu foco de atención, tu corazón, tu convicción, tu propósito de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada