Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 19 de mayo de 2013

Cuando el Sol activa un signo, esa energía se manifiesta en el ambiente para todos e influencia al colectivo. En el caso de Géminis, el tiempo es propicio para vivenciar las dualidades de la vida y aprender a reconciliar las aparentes contradicciones a las que nos enfrentamos.


SÁBADO, 18 DE MAYO DE 2013

Géminis: El Todo frente a la aparente dualidad…

Tomado del blog "Termómetro Zodiacal" de Pedro González Silva
El lunes 20 de mayo, a las 04:41 de la tarde, hora venezolana (21:11 GMT), el Sol entra a Géminis, un signo que marca el final de la primavera, sirve de transición hacia el verano en la latitud norte, y es por tanto un período de cambios que nos lleva a ser más flexibles en nuestras actitudes, más abiertos a las transformaciones, más dispuestos a relacionarnos con las demás personas a través de una comunicación efectiva, y nos da ánimo para emprender diversas tareas a la vez.

Cuando el Sol activa un signo, esa energía se manifiesta en el ambiente para todos e influencia al colectivo. En el caso de Géminis, el tiempo es propicio para vivenciar las dualidades de la vida y aprender a reconciliar las aparentes contradicciones a las que nos enfrentamos.

Una de las leyes del universo es la de dualidad y eso nos lleva a entender que todo en apariencia tiene su opuesto: el frío tiene al calor, el amor al odio, la guerra a la paz; sin embargo, la enseñanza superior que nos han legado grandes maestros como Buda, es que por encima de las dualidades hay un todo, una energía única que lo alberga todo y que los opuestos  son lo mismo pero con diferentes grados de vibración.

Un gran escritor, Hermann Hesse, ha tocado con gran brillo este tema, en obras tales como “Demian” y “Sidharta”, donde nos hace ver las bondades de lo aparentemente malo, y el lado negativo de lo aparentemente bueno, para concluir que no hay nada “bueno” ni “malo”, sino un Todo, que simplemente es.

Estas reflexiones bien pueden encontrar un tiempo propicio para ser vivenciadas, con la energía geminiana activada, independientemente de bajo cual signo hayamos nacido.

Géminis tiene que ver con los procesos del pensamiento, ya que está regido por el planeta Mercurio, el astro de los procesos mentales. Su simbolismo puede asociarse a la figura bíblica de Adán y Eva, los gemelos que Dios creó del mismo barro. La figura masculina representa el proceso consciente del pensamiento, y la figura femenina, el subconsciente, y justamente aquí tenemos un ejemplo de la dualidad; en realidad la mente, la conciencia, es una sola, pero podemos distinguirla por sus funciones, entre autoconciencia y subconsciencia.

Y aquí llegamos a una de las principales enseñanzas que nos da Géminis: lo que nuestra mente autoconsciente piensa, el subconsciente lo graba y lo reproduce, de tal forma que todo lo que nos ocurre, bueno o malo, es producto de nuestros pensamientos.

Bajo la energía del Sol en Géminis habrá un eclipse de Luna en Sagitario, el signo opuesto, marcando un proceso de transformación en nuestros procesos mentales; aquí también entra en juego la dualidad. Géminis rige la mente concreta (lo que se aprende) y Sagitario la mente abstracta (lo que creamos), pero ambos forman una totalidad, que tiene que ver con los procesos mentales. El eclipse ocurrirá el viernes 24 de mayo a las 11:41 de la noche, hora venezolana (sábado 25 de mayo, 04:11 GMT).

Este eclipse se produce junto a la Luna Llena de la Humanidad, pues en este tiempo se celebra el festival de la buena voluntad, para propiciar el orden y la armonía. Al ocurrir un eclipse, estas energías se intensifican y mueven a grandes procesos de evolución en el plano mental, ideológico y creativo.
Los maestros espirituales celebran en tiempos de Géminis la Festividad de la Humanidad, en honor a los grandes soñadores que con su poder de visión causaron en la Tierra grandes cambios favorables al ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada