Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 1 de noviembre de 2016

Una verdadera alegria...Ademas de haber estudiado con el Filosofia mientras era "novicio" jesuita en la UCAB es uno de mis poetas venezolanos preferidos...¡FELICITACIONES!!!

Rojas Guardia pertenece a la Academia de la Lengua

Armando Rojas Guardia trató el tema de la marginalidad en la literatura venezolana / Foto Manuel Sardá
Armando Rojas Guardia trató el tema de la marginalidad en la literatura venezolana / Foto Manuel Sardá
Ayer se realizó el acto de ingreso en el que el poeta ofreció un discurso sobre la situación del país
Armando Rojas Guardia se incorporó como Individuo de Número de la Academia Venezolana de la Lengua. El acto se realizó ayer en el paraninfo del Palacio de las Academias.
El poeta quiso hablar sobre la situación espiritual del país en su discurso “El centro y la periferia”, en el que afirmó que la literatura venezolana ha desarrollado un discurso de la marginalidad. “Enumeré una serie de obras literarias como Acto cultural de José Ignacio Cabrujas, Asia y el lejano oriente de Isaac Chocrón y otras que hablan desde la periferia. Encarnan el gran drama de la venezolanidad que es nuestra sensación de fracaso, una sensación que permea nuestra psicología colectiva”, indica el autor de El Dios de la intemperie.
Explica que esa situación se debe a dos razones. La primera, que siempre los venezolanos se han sentido en minusvalía ante la magnitud existencial, política y militar que representó la época de la primera República, los años de la independencia. En segundo lugar está la dificultad de Venezuela para entrar a la modernidad. 
“Planteo entonces algunas modalidades existenciales e históricas para que desde la periferia podamos acceder al centro. Entre esas maneras, la más incisiva consiste en recordar los hitos que constituyen la historia de nuestra espiritualidad colectiva. Algunas de las obras que antes mencioné tienen que ser leídas como íconos. Ese proceso para acceder de la periferia al centro tiene que tener sentido de justicia reparadora que nos enseñó Walter Benjamin, una justicia reparadora que deslegitime el discurso de los vencedores para privilegiar el discursos de los oprimidos y sometidos”, asegura el poeta nacido en 1949.
Rojas Guardia fue electo en noviembre de 2015 como individuo de número. Estará en el sillón W, que ocupaba el investigador Carlos Pacheco, fallecido en marzo del año pasado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada