Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 26 de octubre de 2012

Para el periodista y escritor Alberto Salcedo Ramos, el género de la crónica propone una visión del autor para entender los hechos de la actualidad desde una perspectiva subjetiva y personal


Salcedo Ramos en la Filuc 2012: En la crónica se responden las preguntas a la realidad (26 - 10 - 2012)

viernes, 26 de octubre del 2012 a las 08:00

Salcedo Ramos

En la crónica se responden

 las preguntas a la realidad TAGS:

 Prensa Filuc.- Para el periodista y escritor Alberto Salcedo Ramos,  el género de la crónica propone una visión del autor para entender  los hechos de la actualidad desde una perspectiva subjetiva y personal.
Asegura que al utilizar herramientas como la narración e interpretación,  el género le hace preguntas a la realidad.
“Escogí este género porque desde niño quería contar historias y me parece que la crónica me lo permite. Es periodismo y literatura al mismo tiempo y alguien lo definió como `literatura urgente`. Me gusta porque me permite escribir como los escritores e investigar como los reporteros”.
La crónica es un género que se ha anclado en la revista y en el libro, en los periódicos se ve menos, pero en algunos existe. Salcedo Ramos considera que los diarios inventaron un nuevo tipo de lector, el que no lee nada y para ellos es que están trabajando con el uso de imágenes, infografías y muy poco texto.
Reconoce que entre lunes y viernes eso puede estar bien, porque la gente está trabajando o en sus estudios o con responsabilidades, y lo más probable es que cuenten con poco tiempo para leer; pero los fines de semanas podrían presentar mejores textos donde haya investigación, incluyendo crónicas.
Hasta la fecha, este escritor colombiano, de hablar fluido y con buena dosis de humor, ha publicado 5 libros. Aunque hizo un esfuerzo por identificar cuál de sus textos es el preferido, al final desistió frente a tal complicación, al señalar que los dos contienen piezas importantes. “No puedo escoger”.
Salcedo Ramos  mantuvo la atención y el interés de los asistentes al taller Cómo contar historias de no ficción. Método de trabajo de un cronista, que se desarrolló en el marco de la Feria Internacional del Libro en su 13º edición.
“Investigar bien, contar una historia de relevancia social y hacerlo de una manera amena, son fundamentales para elaborar una buena crónica. Contar historias es algo que no compagina con el aburrimiento, si algo sugiero, es que huyan al aburrimiento como si fuera el mismo demonio, y esto se hace teniendo gracia, chispa, contando la historia con ritmo y encanto”.
 TAGS:

El lugar del lector desde la mirada del editor

(Prensa Filuc).- “Tras el lector se esconde un crítico honesto siempre, no es solo un cliente. La clave para ser un buen editor es saber escucharlos, deberse a ellos y al mundo”, así lo expresó Manuel Borrás en el foro denominado “El lugar del lector: desde la mirada del editor”, en el que estuvo junto a Maribel Espinoza y Ulises Milla, ambos del mundo de la edición.
Borrás explicó que su trabajo como editor está basado en pensar en el interés del lector, al que denomina como la unidad de destino. Como profesional del libro, respeta casi de forma sagrada la figura de éste y desde su perspectiva lo ve como un reto.
“Cuando el editor empieza a leer un libro que le llega, no puede pensar en el lector al que le va a destinar eso, pero cuando lo termina, si le ha gustado, automáticamente empieza a pensar en él, por eso su lugar está en el lugar del lector, se es editor porque se ha sido antes lector”, indicó.
Una frase muy contundente para el público, fue el momento cuando reveló que su respeto por los lectores nace del respeto que tiene hacia los autores, pues ellos son la mente de todo, la creación de la obra.
El editor manifestó su satisfacción por la estadía en el país y la experiencia vivida en esta 13ª edición de la Feria Internacional del Libro de la UC. “Me encantó ver el fluir de gente tan joven que se acerca a un libro, que pregunta y lo compra, todo eso me parece muy emocionante y hasta estimulante”.
La editora Maribel Espinoza conversó desde su experiencia laboral en distintas revistas y editoriales tanto nacionales como internacionales; para ella su trabajo se basa en los lectores, en presentar un buen material final que no les canse la vista ni se aburran, la idea principal es que el lector se apropie de lo que adquiere en sus manos.
Ha tenido la oportunidad de trabajar con distintos tipos de lectores y eso le ha permitido conocerlos y entablar diálogos, además de ponerse en su lugar. Coincidió en este aspecto con Borrás.
Espinoza comentó “el editor mira con un ojo al escritor y con el otro al público”. Sin autor no hay obra, sin lector no se concreta y sin un soporte económico no se puede realizar, agregó.
Por su parte, el editor Ulises Milla habló sobre el lector desde el punto de vista de las nuevas tecnologías y las redes como el internet. Catalogó a esa figura como un gran misterio por inclinarse hacia la lectura como proceso químico que ocurre en el cerebro y que en lo personal le fascina.
 ¿La forma lineal de leer está cambiando?, se planteó Milla luego de compartir un fragmento del libro “Superficiales ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes?, basado en la experiencia que su autor tuvo después de haber leído durante varios años textos de internet. Este alega que el conocimiento adquirido en esa época no fue satisfactorio al igual que la capacidad para razonar sobre esos libros.
Finalmente se resumió como “un lector disciplinado por el oficio que tengo, pero si siento, que por momentos cuando paso largos ratos frente al computador, absorbiendo información de aquí y de allá, finalmente lo que queda es nada”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada