Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 25 de febrero de 2014

"El disparo que segó la vida de Geraldine no mutiló su dignidad y a partir de hoy ella se convierte en uno de los mártires de Venezuela. Que su sangre sirva para limpiar nuestra nación y para que germine la paz en nuestro país".

Madre de Geraldine Moreno: "Ella era mi luz y lo seguirá siendo"

Tras conocer la noticia del fallecimiento de la estudiante Geraldine Moreno, el sábado en la tarde, funcionarios de la subdelegación Las Acacias del Cicpc acudieron al sector Tazajal de Naguanagua donde se cometió el crimen (la noche del miércoles 19 de febrero), con el objeto de iniciar las investigaciones del caso.

imageRotate
La noche del suceso la víctima estaba jugando fútbol (Cortesía/@Heberlizeth)
EL UNIVERSAL
domingo 23 de febrero de 2014  
Valencia.-  "El disparo que segó la vida de Geraldine no mutiló su dignidad y a partir de hoy ella se convierte en uno de los mártires de Venezuela. Que su sangre sirva para limpiar nuestra nación y para que germine la paz en nuestro país".

Así culminó el Responso que el presbítero Jesús Vásquez realizó en los actos fúnebres de la estudiante y deportista carabobeña de 23 años de edad, Geraldine Moreno, quien falleció como consecuencia de una descarga de perdigones efectuada por un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que le disparó, a quemarropa, en el rostro la noche del pasado 19 de febrero cuando la joven se encontraba cerca de una manifestación frente a su casa en el sector Tazajal del municipio Naguanagua.

Las expresiones de dolor y desconsuelo pululaban en todos los rincones de la Funeraria Quo Vadis de Valencia donde se realizaron las exequias. Familiares, amigos, vecinos, compañeros de estudio y del equipo de fútbol al que pertenecía Geraldine Moreno Orozco colocaron sus ofrendas sucesivamente a lo largo de la mañana.

Su camisa beige del colegio firmada y pintarrajeada por sus compañeros de bachillerato, la camiseta de la oncena Vinotinto, la del equipo donde jugaba fútbol de salón, su revista juvenil favorita, el pabellón Nacional y una gorra tricolor sustituyeron las ofrendas florales sobre el ataúd cerrado.

A pesar de la tristeza manifiesta en los rostros de todos los presentes, la mirada de Rosa María Orozco, madre de la malograda joven, resplandeció durante unos segundos cuando al preguntarle cómo era Geraldine, respondió: "Bella y guerrera, ella era mi luz y lo seguirá siendo".

Anteriormente Rosa Orozco pidió a los jóvenes que sigan en la calle, pero que se cuiden mucho porque Venezuela los necesita a todos.

Pasada la una de la tarde se dispuso la partida del cortejo fúnebre hacia el cementerio Jardines del Recuerdo donde sería el sepelio. Momentos antes  los asistentes guardaron un minuto de silencio y luego entonaron el Himno Nacional junto con los manifestantes que realizaban una cadena humana a lo largo de toda la avenida Bolívar Norte, adyacente a la funeraria, y que comenzaba en la avenida Universidad de Naguanagua.

Causas de la muerte

El informe médico de Geraldine Orozco indica que el disparo le causó fractura de toda el área orbitaria, desprendimiento del globo ocular derecho y la onda expansiva de los perdigones produjo el desprendimiento de la mitad del cerebro lesionándolo totalmente. "Los perdigones estaban dentro de su cerebro, era muy difícil que ella pudiera sobrevivir", indicó Deyanira León, medico intensivista-internista del Hospital Metropolitano del Norte.

La médico refirió que la paciente fue intervenida quirúrgicamente dos veces. La primera para detener la hemorragia y en la segunda el equipo de neurocirugía laboró durante o horas para tratar de reparar los daños;  extrajeron el contenido de un cartucho completo de perdigones.

Atleta de alto rendimiento

Geraldine era alumna del quinto semestre de Citotecnología en la Universidad Arturo Michelena, jugaba futbol desde la categoría infantil y fue miembro de la selección carabobeña de fútbol de salón entre los años 2003 y 2007 y este año iba a representar a su universidad en los clasificatorios de los Juegos Universitarios.

"Era una jugadora de ataque, su posición era lateral ofensivo y líbero. Aguerrida dentro y fuera del campo de juego, nunca daba nada por perdido", coinciden en decir sus compañeras de equipo y su entrenador.

Abierta la investigación

Tras conocer la noticia del fallecimiento de la estudiante, el sábado en la tarde, funcionarios de la subdelegación Las Acacias del Cicpc acudieron al sector Tazajal de Naguanagua donde se cometió el crimen (la noche del miércoles 19 de febrero), con el objeto de iniciar las investigaciones del caso.

Los funcionarios, acompañados por la Fiscal 27 de Carabobo, tomaron declaraciones a testigos, se realizó la planimetría y una reconstrucción del hecho de sangre.

La noche del suceso la víctima estaba jugando fútbol en las áreas verdes de las Residencias Bayona Country I  donde habitaba, cuando un piquete de la GNB llegó a la calle para reprimir a un grupo de manifestantes.


 
MARIANELA RODRIGUEZ / ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada