Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 20 de febrero de 2014

Mediante un comunicado oficial, el arzobispo de Valencia, Reinaldo Del Prette Lissot, hizo un llamado a la Fiscalía del Ministerio Público, para que realice una exhaustiva investigación acerca de los sucesos ocurridos durante la marcha del martes 18 de febrero en la avenida Cedeño, que dejó como saldo la muerte de la estudiante Génesis Carmona, de 22 años, y varios heridos por impactos de bala.

Notitarde 19/02/2014 
Y denuncias de torturas a jóvenes por GN

Arzobispo pide a Fiscalía investigar sucesos en marcha en la Av. Cedeño

Marlene Piña Acosta
Valencia, febrero 19 - Mediante un comunicado oficial, el arzobispo de Valencia, Reinaldo Del Prette Lissot, hizo un llamado a la Fiscalía del Ministerio Público, para que realice una exhaustiva investigación acerca de los sucesos ocurridos durante la marcha del martes 18 de febrero en la avenida Cedeño, que dejó como saldo la muerte de la estudiante Génesis Carmona, de 22 años, y varios heridos por impactos de bala. 
En el escrito, el prelado igualmente exhortó a la Fiscalía para que se aboque a conocer las denuncias de varios padres de familia que han asegurado  torturas, ultrajes y vejaciones a sus hijos por parte de miembros de la Guardia Nacional, durante su reclusión en las instalaciones castrenses.
A continuación el comunicado oficial, suscrito por el arzobispo de Valencia, Reinaldo Del  Prette Lissot.
"A la Arquidiócesis de Valencia, se han presentado varios padres de familia, denunciando torturas, ultrajes y vejaciones que sufrieron sus hijos por parte de miembros de la Guardia Nacional, durante su reclusión en las instalaciones castrenses. Asimismo, me manifiestan su estado de indefensión, al no poder recurrir a la Fiscalía a poner la denuncia, ni obtener de ésta la orden para que un médico forense realice la debida experticia médica, ni tampoco poder trasladarlos a centros de salud, por tener arresto domiciliario".
"Hago un llamado a la Fiscalía del Ministerio Público, para que se aboque a conocer dichas denuncias y no queden sin sanción estos hechos que, de ser confirmados, denigran de una institución como la Fuerza Armada que está para el servicio de los ciudadanos, y quienes perderían toda confianza en ella".
"Así mismo, hago el mismo llamado a la Fiscalía para que realice una exhaustiva investigación de los sucesos del día 18 (de febrero). Es inconcebible que en una manifestación pacífica, asistan personas vestidas de civil armada y disparando a mansalva sobre los manifestantes, cuando los únicos que detentan legalmente las armas de la República son los funcionarios de seguridad, que deben estar debidamente uniformados para su identificación, y proteger las manifestaciones de los ciudadanos. A ellos les corresponde como deber neutralizar a toda persona vestida de civil que haga uso de un arma dentro de una manifestación pacífica, si no actúan así se hacen cómplices de esos delitos".


¡Basta de enfrentarnos los venezolanos! No somos enemigos para dirimir nuestras diferencias con la guerra, pues de continuar por esta ruta entraremos en una guerra civil, y en ella nadie gana, no existen ni vencedores, ni vencidos. Todos perdemos. Los venezolanos somos hermanos":
"Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque Dios los llamará hijos suyos" (Mt 5,9).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada