Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 23 de febrero de 2014

Frankenstein (título completo: Frankenstein o el moderno Prometeo) es una obra literaria de la escritora inglesa Mary Shelley. Publicado en 1818 sugiriendo de esta manera la principal fuente de su inspiración. Una de las obras favoritas de Byron era la obra teatral de Esquilo, y el propio Percy Shelley escribió sobre el tema. Prometeo también se presenta a veces como el escultor de la humanidad, un titán que, según explicaría esta leyenda, creó al hombre a partir de la arcilla. La novela no es una simple reescritura del mito clásico, ya que, a diferencia del titán, el moderno Prometeo no es castigado por los dioses, sino por su propia creación. En cierto sentido, el de Prometeo es otra elaboración del mito de diferenciación entre la humanidad y la naturaleza, por el conocimiento y la técnica, y el castigo que ello conlleva, y tiene conexiones con la idea bíblica del demonio. La descripción de la criatura realizada por Mary Shelley se nutre directamente del personaje de Satán en el "Paraíso perdido" de John Milton (uno de los hitos en la historia de la literatura británica, muy valorado por los intelectuales de principios del siglo XVIII).

Notitarde 15/02/2014 

Los frankenstein socialistas del siglo XXI

Frankenstein (título completo: Frankenstein o el moderno Prometeo) es una obra literaria de la escritora inglesa Mary Shelley. Publicado en 1818 y enmarcado en la tradición de la novela gótica, el texto explora temas tales como la moral científica, la creación y destrucción de vida y la audacia de la humanidad en su relación con Dios. De ahí, el subtítulo de la obra: el protagonista intenta rivalizar en poder con Dios, como una suerte de Prometeo moderno que arrebata el fuego sagrado de la vida a la divinidad. Es considerado como el primer texto del género ciencia ficción.

 En la mitología griegaPrometeo (en griego antiguo Προμηθεύς, ‘previsión’, ‘prospección’) es el Titán amigo de los mortales, honrado principalmente por robar el fuego de los dioses en el tallo de una cañaheja, darlo a los hombres para su uso y posteriormente ser castigado por Zeus por este motivo.
Edgar Cherubini Lecuna
Luego de años de seducción por "revolucionarios" latinoamericanos como Chávez, Correa y Evo Morales, algunos "idiotas útiles" representativos de la izquierda europea, están descubriendo hoy la cruda realidad, de cómo en nombre de un supuesto "socialismo" se promueve la devastación ambiental y humana, el comercio de los valores éticos y la soberanía a cambio de jugosos contratos, convirtiéndose en vasallos de las mega corporaciones que dominan la economía mundial. Muchas de estas transnacionales no obedecen a Estados, ni parlamentos, ni contralorías, ni están ubicadas en coordenadas geográficas. Todo lo contrario, dominan gobiernos, cortes de justicia y parlamentos a su antojo, en medio de un "se vale todo" salvaje y voraz, donde los "presidentes de los pobres" negocian los recursos de sus países en medio de una rebatiña de corrupción. Con razón, el filósofo francés Bernard-Henri Levy afirma cáusticamente que "algunos gobiernos de izquierda latinoamericanos, además de su fascinación totalitaria, están enfermos de derechismo".
Brasil
Durante el gobierno del "socialista" Lula (2003-2010), paladín del Foro de Sao Paulo y padrino del Socialismo del Siglo XXI, se deforestaron 110.852 Km2 de la selva amazónica, concedidas a las corporaciones madereras, petroleras, mineras y de biocombustibles, sin importarle la destrucción de la mayor reserva de la biosfera del mundo, la desaparición de miles de especies animales y de plantas, así como la extinción de las etnias que allí habitan, que son los reservorios de la sabiduría ancestral de la humanidad.
Según informes de Green Peace, el gobierno brasileño promueve, financia y participa como accionista de las grandes industrias y corporaciones locales y transnacionales que operan en la Amazonia. Además, las leyes presentadas ante Congreso brasileño pretenden conceder derechos de propiedad a los ocupantes ilegales de millares de hectáreas para que puedan ser deforestada "legalmente".
Las organizaciones Trident Ploughshares, la Fundación Right Livelihood Award y la Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam), denunciaron que durante ese período, se registraron 365 asesinatos de líderes ambientales y sociales, víctimas del sicariato de esas corporaciones.

Ecuador
El presidente de Ecuador, dirigiéndose a las comunidades indígenas y a los que se oponen a la explotación petrolera en el Amazonas ecuatoriano, declaró: "Basta de ese infantilismo del no al petróleo, del no a la minería'" (BBC Mundo, 05.12.2012), tratando de convencerlos de las bondades del nuevo proceso de licitación internacional para la explotación petrolera a gran escala en la Amazonía ecuatoriana. Las protestas apuntan a Chevron-Texaco, culpable de haber arrojado durante 60,5 millones de litros de petróleo y 68 mil millones de litros de vertidos tóxicos en el ecosistema amazónico. Actualmente es la región más pobre de Ecuador con altos índices de cáncer y malformaciones congénitas.

Bolivia
En el año 2011, Evo Morales reprimió salvajemente una marcha de indígenas que protestaban la ocupación de sus tierras y del parque nacional Tipnis, reserva de 3.860 kilómetros cuadrados en la cuenca amazónica boliviana, donde viven 14.000 indígenas, habitantes ancestrales de ese territorio. Desde entonces, Morales ha tratado de imponer el proyecto de carretera, planificada, financiada y construida por Brasil con el objetivo de conseguir una salida al océano Pacífico, para exportar al Asia los productos de las mega corporaciones que están devastando la Amazonia brasileña. A la sombra de este proyecto también se encuentran los productores de coca. Desde 1996, Evo Morales preside el Comité de Coordinación de las seis federaciones de productores de coca de Bolivia.
Venezuela
En relación al Amazonas venezolano, el secretismo de los organismos públicos podría estar encubriendo oscuros hechos de reducción, ideologización y aculturación de indígenas, la explotación de minerales estratégicos, la penetración de la narco guerrilla colombiana, así como de ideologías antioccidentales que buscan la progresiva ocupación de ese territorios y de sus riquezas naturales. Los informes de Provea y de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de Amazonas (Coiam), alertan sobre los proyectos extractivos del "Plan Patria 2013-2019", debido a que "muchos de los yacimientos a desarrollar se encuentran en territorios indígenas". Pero como todos los desmanes se cometen legalmente, la Asamblea Nacional está estudiando un proyecto de ley para esa región. Alexander Luzardo (Legalizando los negocios del desarrollismo, Tal Cual, 03.02.2014) denuncia la manipulación dentro de la AN para aprobar una Ley de Fronteras que decretaría la liquidación del sistema de parques nacionales, reservas forestales y de biosfera, al contemplar la promoción de actividades mineras, petroleras, forestales y mineras. El texto de dicha ley "posee una factura desarrollista, propia de los modelos del gorilismo militar brasileño, asociado a una geopolítica expansiva, depredadora del ambiente y enemiga de los pueblos indígenas". Añade también que la minería en Amazonas "hace estragos, entregada a la voracidad del capital chino".
El gobernador del estado, Liborio Guarulla, denunció que "Amazonas está tomado por guerrilleros colombianos, que han construido cuatro aeropuertos y que eso lo saben las Fanb". (El Universal, 10.07.2013). En medio de una lucha de poderes por el control y dominio de esos territorios, las enfermedades diezman a las poblaciones indígenas, donde la tasa de mortalidad infantil ronda por el 40%, antes de cumplir un año de edad.
Las democracias y las mega corporaciones se excluyen mutuamente

Fidel Castro
Mokhiber y Weissman en su libro Corporate Predators, afirman que "las corporaciones multinacionales son más poderosas que las democracias". Cincuenta de las cien más grandes economías del mundo son corporaciones, no son países. Chávez y ahora Maduro, cabezas de un país petrolero sin instituciones reguladoras, se convirtieron de la noche a la mañana en verdaderos zares de los mega negocios. Chávez, desde que asumió el poder, fue un peón de las transnacionales de armas, comprometió las reservas de petróleo de la Faja del Orinoco a corporaciones multinacionales, algunas de estas con antecedentes de desastres ecológicos. Promovidas y protegidas diplomáticamente por las potencias mundiales y como una forma de neocolonialismo, tienen el poder de comprarlo todo y a todos, produciendo "frankensteins" a su servicio, sin importarles la destrucción de la naturaleza, la demolición de las democracias o los derechos humanos de los ciudadanos de los países que explotan junto a sus socios locales.
Frankenstein o el moderno Prometeo
Frankenstein.1831.inside-cover.jpg
Portada de Frankenstein o el moderno Prometeo deMary Shelley.
AutorMary Shelley
GéneroTerrorciencia ficcióngótico
IdiomaInglés
Título originalFrankenstein; or, The Modern Prometheus
EditorialLackington, Hughes, Harding, Mavor & Jones, Gradifco
PaísSuiza
Fecha de publicación1 de enero de 1818
Páginas288

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada