Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 21 de febrero de 2014

Estos tiempos dejaron de ser los de antes, cuando había dictaduras a la venezolana donde hasta los carceleros tenían valores. Ahora los esbirros son o están entrenados por cubanos comunistas con maestros de la Stazi alemana y la KGB rusa. Eso no es cualquier pendejada

TIC's y Derechos Humanos

LUNES, 17 DE FEBRERO DE 2014

Entrega o Resistencia




Por Luis Manuel Aguana

No puedo dejar de referirme a la decisión de Leopoldo López de entregarse a la “justicia” del régimen aduciendo el conocido argumento de que no tiene nada que temer porque no ha cometido ningún delito. Y es verdad, ni Leopoldo, ni los estudiantes presos ni todos los venezolanos que hemos salido a las calles a protestar este estado de cosas hemos cometido ningún delito. Tampoco Iván Simonovis ni todos los perseguidos por el régimen han cometido ningún delito.

Pero antes que nada y antes de que parezca que esta es una decisión personal, nada puede ser más lejano de la realidad. La decisión que toma Leopoldo de entregarse NO ES EN NINGUN CASO PERSONAL. ¿Y por qué? Porque en las decisiones que toman los liderazgos están involucradas muchas personas AUNQUE LOS LIDERES NO LO DESEEN ASI.

Cuando un líder decide un camino a tomar los que le siguen asumen una conducta. Es por eso tan delicado eso de ser líder. Si Churchill les hubiese dicho a los ingleses que esperaran por los americanos o les hubiera mentido acerca de la gravedad de lo que se les venía encima, en Inglaterra se hablara alemán. Les dijo que tenían que morir con las botas puestas pero que él estaría al frente no pudiéndoles ofrecer más que “sangre, sudor y lágrimas”. El primero que tiene que entender la vaina es el líder.

Hemos dicho infinidad de veces que este NO ES UN GOBIERNO VENEZOLANO. Ya el régimen está lo suficientemente infiltrado en todos los órdenes por la dictadura cubana que perfectamente pueden meter a Leopoldo en un saco y llevárselo a una mazmorra en La Habana, sin que se les ague el ojo. Y si Leopoldo cree que eso no es así entonces no ha entendido la magnitud del problema que enfrentamos los venezolanos.

Por otro lado, ¿cuál sería la primera consecuencia de quebrar a una de las principales figuras de una resistencia frontal al régimen? Quebrar la moral de la gente en las calles. El régimen le dio a Leopoldo el chance de irse fuera del país. Lo querían lejos para con su propaganda desacreditarlo. Vean solo las declaraciones de Diosdado indicando que se había ido a Colombia burlándose de la supuesta cobardía del líder de las protestas. Al ver que no se fue voluntariamente, libraron una orden de captura, buscándolo por debajo de las piedras.

Leopoldo dijo que no se iría y llamo cobarde al Ilegitimo y eso intensificó su búsqueda, allanaron la casa de sus padres. Ahora andan diciendo que “la derecha” lo busca para matarlo con lo que “sería bueno que se entregara”. Todo esto en el marco de una brutal represión a los estudiantes pacíficos en las calles.

Si Leopoldo se entrega al régimen títere de la Cuba Continental no solo le inculparán por los muertos que ellos mismos provocaron- que sería lo menos que harán-, sino que lo tomarán de escarmiento, como hicieron con Simonovis, para cualquier otro líder de la oposición en la calle que se atreva a alzar su voz en contra de lo que ya tienen montado para nosotros, alargando esta guerra de baja intensidad que han desatado en contra de los venezolanos, solo que con la diferencia de que ya no contaremos con él ni su liderazgo.

Y todos hacen mucha falta. Con Leopoldo fuera, muchos de los noveles liderazgos de extracción estudiantil que le siguen en formación se quedarán descabezados y sin guía. Esa es la meta del régimen de sacarlo del camino. Luego le seguirán Maria Corina Machado, que al régimen le tiene montada una sesión de la Asamblea Nacional para despojarla de su inmunidad parlamentaria. Solo quedará Capriles, al que no lo han tocado ni con el pétalo de una rosa porque les resulta una oposición muy conveniente ya que le desagrada eso de “protestar en las calles”. Y los de la MUD ni cuentan en esta historia de resistencia civil.

Yo no me quiero meter en la parte personal de Leopoldo porque esa si es su decisión familiar pero debo muy seriamente decirle a esa familia que debe verse en el espejo de Bony Simonovis y sus hijos. Tal vez los cálculos que hayan hecho es que el régimen durará muy poco. Es posible, no lo sé porque no soy vidente. Pero lo que sí sé es que eso solo pasará con gente como Leopoldo moviendo las piezas de una resistencia libre.

Una de las cosas que un régimen perverso como este tiene claro es que lo primero que hay que hacer es quebrar es la moral y las ganas de luchar de la gente. Pensaron erróneamente que el pueblo venezolano estaba dominado y no levantaría cabeza. Pero los jóvenes en las calles de toda Venezuela, una vez más, le hicieron caer en su error.

Ahora van por los líderes jóvenes y al primero que deben descabezar es a Leopoldo López y quebrarlo. Y este no les puede llevar su propia cabeza en bandeja de plata porque si lo hace le estaría simbólicamente ofreciendo al régimen la cabeza del resto de los muchachos. Es por eso que esa decisión dejo de ser personal sino de los símbolos de todo un país que no se quiere dejar sojuzgar.

Muchos me dirán, bueno y entonces ¿qué hacer? Hay un hashtag que me gustó muchísimo en twitter: #LeopoldoEstaEnMiCasa, indicando que cualquiera en Venezuela con una conexión a Internet puede darle refugio a Leopoldo en su casa cada día y prestarle su teléfono o conexión para llamar a su familia o enviar videos o audios con mensajes de resistencia a este noble pueblo que ha puesto el pellejo para que esto termine. Tenemos que tener la moral bien en alto y la gente en pie de lucha, eso es lo que marca la diferencia y estos esbirros lo saben muy bien. Por eso de la importancia de tener a Leopoldo en un calabozo y tal vez él mismo no está cayendo en cuenta de eso.

Estos tiempos dejaron de ser los de antes, cuando había dictaduras a la venezolana donde hasta los carceleros tenían valores. Ahora los esbirros son o están entrenados por cubanos comunistas con maestros de la Stazi alemana y la KGB rusa. Eso no es cualquier pendejada. Prefieren dejar morir a un preso sin la más mínima consideración de los Derechos Humanos aun sabiendo que pueden ser llevados a los tribunales de justicia internacional. Pero no son más vivos que nosotros y eso requiere que seamos los venezolanos libres quienes marquemos el paso, no siendo los pendejos comeflor que ellos esperan que seamos.

Caracas, 17 de Febrero de 2014

Twitter:@laguana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada