Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 19 de enero de 2015

Francisco, un Papa acuariano...Siete millones de fieles aclamaron al papa Francisco en Manila Aunque solamente los católicos representen 3% de la población asiática, 80% de los 100 millones de habitantes de Filipinas -antigua colonia española- practican un catolicismo ferviente. Filipinas despide al papa Francisco como una estrella de rock Tomado de EL UNIVERSAL domingo 18 de enero de 2015 Manila.- El papa Francisco cerró este domingo su gira por Asia con una misa bajo la lluvia en Manila, que reunió a un récord de seis millones de personas. Esta semana el pontífice visitó Sri Lanka y Filipinas, en su segundo viaje a Asia en cinco meses, una manera de reconocer la importancia en este continente para la iglesia católica, que está perdiendo adeptos en otros lugares del mundo como Europa o Estados Unidos, señaló AFP. La visita a Filipinas, fue el cuarto viaje oficial de un papa al país, donde los pontífices han sido siempre acogidos con un fervor extraordinario. La gira culminó este domingo con una multitudinaria misa, que superó el último récord, registrado también en Filipinas en 1995 para una misa del papa Juan Pablo II, a la que acudieron cinco millones. "Tenemos siete millones" de personas, anunció el presidente de la Autoridad de Desarrollo de Manila, Francis Tolentino. En su homilía, el Papa evocó al Santo Niño (Jesús), muy venerado en Filipinas. "Que el Santo Niño pueda continuar bendiciendo a Filipinas y apoyando a los cristianos de esta gran nación en su vocación de ser testigos y misionarios de la alegría del Evangelio en Asia y todo el mundo", dijo ante la muchedumbre. "Filipinas es el principal país católico en Asia. Es un don de Dios, una bendición, pero también una vocación. Los filipinos fueron llamados a ser misioneros de la fe en Asia", añadió. Aunque solamente los católicos representen 3% de la población asiática, 80% de los 100 millones de habitantes de Filipinas -antigua colonia española- practican un catolicismo ferviente. En la homilía, el papa también habló contra la "pobreza, la ignorancia y la corrupción", un tema al que ha recurrido con frecuencia durante su visita. Alrededor de 25 millones de filipinos, es decir, un cuarto de la población, vive con 60 centavos al día o menos, según datos oficiales. En un discurso en el palacio presidencial, el pontífice había instado a la clase política a mostrar integridad y a hacer algo para terminar con "las escandalosa inequidades en el país". Devotos Antes de la misa, el papa se reunió con algunos niños de la calle que fueron recogidos por la iglesia católica, como Glyzelle Palomar, una niña de 12 años que preguntó sollozando al papa por qué Dios deja que los niños caigan en la droga y la prostitución. "Es la única que preguntó algo que no tiene respuesta y que no sabía expresar en palabras sino con sollozos", dijo el Papa tras un largo abrazo a la niña. A pesar de la lluvia, miles de personas empezaron a reunirse horas antes de que Francisco, de 78 años, llegara a un parque junto a la bahía de Manila a bordo de un papamóvil en forma de "jeepney", los famosos minibuses filipinos. Vestido con un impermeable amarillo, el papa sonrió y saludó a la muchedumbre y se detuvo varias veces para besar a los bebés que le acercaban. Luego llegó al estrado para una misa de unas dos horas. "Somos devotos del Papa", dijo Bernie Nacario, de 53 años, que vino a Rizal Park, donde se celebró la misa, con su esposa y su dos hijos pequeños. "El Papa es un instrumento del Señor y si consigues comunicarte con él es como hablar con el mismo Dios", explicó Nacario, y aseguró que su dolor artrítico le había desaparecido este domingo "como si Dios me hubiera curado". "Perdón" Para la llegada de Francisco las autoridades filipinas pusieron en marcha un enorme dispositivo de seguridad con cerca de 40.000 soldados y policías desplegados en la zona. "Nos enfrentamos a un mar de fe", dijo Leonardo Espina, el jefe de la policía. La visita del pontífice se ha visto afectada por el mal tiempo, y el sábado tuvo que acortar su visita a la isla de Leyte, donde iba a reunirse con los supervivientes del tifón Haiyan, que en 2013 dejó más 7.350 muertos. "Les pido perdón", dijo el Papa, anunciando que debía marcharse rápidamente. "Me pone triste, de verdad", repitió antes de volver al aeropuerto.

Un tifón obliga al Papa a regresar antes a Manila
A pesar de la amenaza del 'Mekkhala', el Santo Padre quiso bendecir un centro para los pobres. Un avión termina fuera de la pista por el fuerte viento
Por H. Sergio Mora
ROMA, 17 de enero de 2015 (Zenit.org) - El papa Francisco ha anticipado su partida de la ciudad filipina de Tacloban, arrasada por el tifón Haiyan en noviembre de 2013, cuatro horas antes de lo previsto por la amenaza del Mekkhala, un tifón con fuerza dos, que se dirigía a la costa este del país.
"A las 17 el avión volvía a Manila, pero está girando un tifón de segundo grado, y los pilotos del avíon dijeron que tenemos que salir a las 13, tenemos apenas el tiempo para llegar al avión, porque las previsiones dicen que el tiempo empeorará. Les pido disculpas por esto, me da pena, poque tenía escrito algunas cosas para decirles, pero tenemos todos el manto de la Virgen", le dijo el Papa a los fieles congregados.
En la mañana fue la celebración de la misa en el aeropuerto internacional, abarrotada de fieles a pesar de la lluvia y el viento que azota a la ciudad ininterrumpidamente. Después el Santo Padre ha tenido que comer rápidamente con los 30 sobrevivientes del ciclón en la residencia del arzobispo de la cercana localidad de Palo, monseñor John Forrosuelo Du.
El pontífice también ha podido trasladarse velozmente al Pope Francis Center for the Poor (Centro Papa Francisco para los pobres), y aunque no ha llegado a entrar, debido a la falta de tiempo, ha bendecido las instalaciones desde el vehículo panorámico, ha informado el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, padre Federico Lombardi, poco antes de partir hacia Manila.
Además, el Santo Padre ha visitado la Catedral de Palo, donde ha pronunciado un corto e improvisado discurso, ha rezado un Ave María y ha bendecido a los asistentes.
En sus desplazamientos por las calles de Tacloban, el Papa ha sido recibido por miles de ciudadanos que han salido a las calles, ataviados con impermeables amarillos.
En el aeropuerto Daniel Romualdez de Tacloban se registraron unos instantes de temor porque un avión terminó fuera de la pista debido al fuerte viento.
Finalmente, el avión papal despegó hacia Manila donde llegó a la Base Aérea Villamor a las 15 hora local, y se dirigió hacia la nunciatura en papamóvil. Por las calles de Manila miles de personas se congregaron para saludarlo.

Francisco improvisa su homilía en Tacloban, la zona del ciclón
Texto completo. El Santo Padre explica que Jesús reina desde la cruz y no defrauda. Tras la comunión, el Pontí­fice agradece al Señor por no dejarnos huérfanos
Por Redacción
ROMA, 17 de enero de 2015 (Zenit.org) - Este sábado, a las 8,15 locales, el papa Francisco ha dejado Manila para ir, a bordo de un avión de las Philippine Airlines, a la ciudad de Tacloban, capital de la isla de Leyte, que en noviembre de 2013 fue devastada por el tifón Haiyan. A su llegada ha sido recibido por el arzobispo de Palo, Mons. John F. Du, por el Gobernador de Leyte, y los alcaldes de Tacloban y Palo.
A las 10 horas, el Santo Padre ha presidido la misa en una zona adyacente al aeropuerto internacional. Durante la celebración eucarística, después de la proclamación del Evangelio, el Pontífice ha pronunciado la siguiente homilía:
"If you allow me, I prefer today to speak in Spanish. I have a translator, a good translator. May I do that? May I? [aplausos] Thank you very much"(Si me permiten, prefiero hoy hablar en español. Tengo un traductor, un buen traductor. ¿Puedo hacer esto? Puedo? Muchas gracias)
A continuación, el Papa ha proseguido en español:
"En la Primera Lectura escuchamos que se dice que tenemos un Gran Sacerdote, que es capaz de..."
Tras beber un poco de agua, Francisco ha decidio seguir sin leer el texto preparado. Estas han sido sus palabras, pronunciadas en español:
"Jesús es como nosotros. Jesús vivió como nosotros. Es igual a nosotros, en todo, en todo menos en el pecado, porque él no era pecador. Pero para ser más igual a nosotros, se vistió, asumió nuestro pecado. Se hizo pecado. Y eso lo dice Pablo, que lo conocía muy bien.
Y Jesús va delante nuestro siempre. Y cuando nosotros pasamos por alguna cruz, él pasó primero.
Y si hoy todos nosotros nos reunimos aquí, 14 meses después, 14 meses después que pasó el tifón Yolanda, es porque tenemos la seguridad de que no nos vamos a frustrar en la fe. Porque Jesús pasó primero. En su pasión, él asumió todos nuestros dolores.
Y cuando... Permítanme esta confidencia... Cuando yo vi desde Roma esta catástrofe, sentí que tenía que estar aquí [aplausos], y ese día, esos días, decidí hacer el viaje aquí [aplausos].Quise venir para estar con ustedes. 'Un poco tarde', me dirán. Es verdad... Pero estoy. [aplausos] Estoy para decirles que Jesús es el Señor, que Jesús no defrauda. [aplausos]
'Padre', me puede decir uno de ustedes, 'a mí me defraudó, porque perdí mi casa, perdí mi familia, perdí lo que tenía, estoy enfermo...'. Es verdad eso que me decís, y yo respeto tus sentimientos. Pero lo miro, ahí, clavado, y desde ahí no nos defrauda. [aplausos] Él fue consagrado Señor en ese trono, y ahí pasó por todas las calamidades que nosotros tenemos. Jesús es el Señor. Y es Señor desde la cruz, ¡ahí reinó!
Por eso él es capaz de entendernos, como escuchamos en la Primera Lectura. Se hizo en todos igual a nosotros. Por eso tenemos un señor que es capaz de llorar con nosotros, que es capaz de acompañarnos en los momentos más difíciles de la vida.
Tantos de ustedes han perdido todo. Yo no sé qué decirles. Él sí sabe qué decirles. Tantos de ustedes han perdido parte de la familia... Solamente guardo silencio. Los acompaño con mi corazón en silencio. Tantos de ustedes se han preguntado mirando a Cristo '¿por qué, Señor?' Y a cada uno, el Señor responde en el corazón desde su corazón.
Yo no tengo otras palabras que decirles. Miremos a Cristo. Él es el Señor, y él nos comprende, porque pasó por todas las pruebas que nos sobrevienen a nosotros. Y junto a él, en la cruz, estaba la Madre.
Nosotros somos como ese chico que está allí abajo, que en los momentos de dolor, de pena, en los momentos que no entendemos nada, en los momentos que queremos revelarnos... solamente nos viene tirar la mano y agarrarnos de su pollera. Y decirle 'Mamá'. Como un chico, cuando tiene miedo, dice 'mamá'. Es quizás la única palabra que puede expresar lo que sentimos en los momentos oscuros: 'Madre, mamá'.
Hagamos juntos un momento de silencio. Miremos al Señor. Éll puede comprendernos, porque pasó por todas las cosas. Y miremos a nuestra madre, y como el chico que está abajo, agarrémonos de la pollera. Con el corazón, digámosle: 'Madre'. En silencio, hagamos esta oración. Cada uno dígale lo que siente... [silencio]
No estamos solos. Tenemos una madre, tenemos a Jesús, nuestro hermano mayor. No estamos solos.
Y también tenemos muchos hermanos, que en este momento de catástrofe vinieron a ayudarnos. Y también nosotros nos sentimos más hermanos, que nos hemos ayudado unos a otros. Esto es lo único que me sale decirles. Perdónenme si no tengo otras palabras. Pero tengan la seguridad de que Jesús no defrauda. Tengan la seguridad que el amor y la ternura de Nuestra Madre no defrauda.
Y agarrados a Ella como hijos, y con la fuerza que nos da Jesús, nuestro hermano mayor, sigamos adelante. Y como hermanos, caminemonos. Muchas gracias".
Tras la comunión, el Santo Padre ha improvisado también las siguientes palabras:
"Acabamos de celebrar la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Jesús nos precedió en el camino y nos acompaña en cada momento que nos reunimos para orar y celebrar. Gracias Señor, por estar hoy con nosotros. Gracias Señor, por estar hoy con nosotros. Gracias Señor, por compartir nuestro dolor. Gracias Señor, por darnos esperanza. Gracias Señor, por tu gran misericordia. Gracias Señor, porque quisiste ser como uno de nosotros. Gracias Señor, porque siempre estás cercano a nosotros. Aun en los momentos de cruz. Gracias Señor, por darnos la esperanza. Señor, que no nos roben la esperanza. Gracias Señor, porque en el momento más oscuro de tu vida, en la cruz, te acordaste de nosotros y nos dejaste una madre, tu madre. Gracias Señor, por no dejarnos huérfanos".
(Transcripción desde el audio realizada por ZENIT)
© Copyright - Libreria Editrice Vaticana

El Papa a las víctimas del tifón: 'El Señor llora con nosotros'
Sábado 10,00: (Filipinas). A pesar de la incesante lluvia y del fuerte viento, el Santo Padre presidió la misa en una zona adyacente al aeropuerto internacional de Tacloban
Por Iván de Vargas
MADRID, 17 de enero de 2015 (Zenit.org) - El papa Francisco, que se encuentra en Filipinas desde el jueves, ha llegado hoy a Tacloban a bordo de un avión de las Philippine Airlines. Esta ciudad, capital de Leyte, fue devastada por el tifón Haiyan en noviembre de 2013.
A su llegada, a las 9,30 horas locales, ha sido recibido por el arzobispo de Palo, monseñor John F. Du, por el Gobernador de Leyte, y los alcaldes de Tacloban y Palo. A pesar de la incesante lluvia y del fuerte viento, en la pista le esperaban miles de personas.
El Santo Padre se ha trasladado a esta localidad, a 650 kilómetros de Manila, consciente de la amenaza de una tormenta tropical, que se desplaza hacia la zona con vientos de 100 kilómetros por hora y ráfagas de 130. Ya que, el principal objetivo de su visita a la ciudad es consolar a las miles de víctimas del ciclón que ocurrió hace algo más de un año.
A las 10 horas, el Pontífice ha presidido una multitudinaria misa en una zona adyacente al Aeropuerto Daniel Romualdez de Tacloban. La organización ha distribuido entre los fieles impermeables amarillos. El Papa ha recibido uno y lo ha llevado puesto durante la ceremonia religiosa.
Francisco había preparado una homilía, pero ha decidido no pronunciarla para hablar en español y sentirse más cerca de la gente. Así, ha afirmado que "si hoy todos nosotros nos reunimos aquí, 14 meses después que pasó el tifón Yolanda, es porque tenemos la seguridad de que no nos vamos a frustrar en la fe". "Cuando vi desde Roma esta catástrofe, sentí que tenía que estar aquí, y ese día decidí hacer el viaje", ha explicado.
"Estoy para decirles que Jesús es el Señor, que Jesús no defrauda", ha destacado. "Me puede decir uno de ustedes, 'a mí me defraudó, porque perdí mi casa, perdí mi familia, perdí lo que tenía, estoy enfermo...' Es verdad eso que me decís, y yo respeto tus sentimientos. Pero lo miro, ahí, clavado, y desde ahí no nos defrauda", ha reiterado.
"Él fue consagrado Señor en ese trono, y ahí pasó por todas las calamidades que nosotros tenemos", ha proseguido. "Jesús es el Señor. Y es Señor desde la cruz, ¡ahí reinó!". "Por eso él es capaz de entendernos", ha enfatizado. "Se hizo en todos igual a nosotros". "Por eso tenemos un señor que es capaz de llorar con nosotros, que es capaz de acompañarnos en los momentos más difíciles de la vida", ha insistido.
"Tantos de ustedes han perdido todo. Yo no sé qué decirles. Él sí sabe qué decirles. Tantos de ustedes han perdido parte de la familia. Solamente guardo silencio. Los acompaño con mi corazón en silencio. Tantos de ustedes se han preguntado mirando a Cristo '¿por qué, Señor?' Y a cada uno, el Señor responde en el corazón desde su corazón", ha asegurado emocionado.
El Santo Padre ha concluido sus palabras improvisadas invitando a los presentes a mirar al Señor: "Él puede comprendernos, porque pasó por todas las cosas". Y ha pedido también que "miremos a Nuestra Madre". "En los momentos que no entendemos nada, en los momentos que queremos revelarnos... solamente nos viene tirar la mano y agarrarnos de su pollera". "Con el corazón, digámosle Madre", ha indicado.
"No estamos solos. Tenemos una madre, tenemos a Jesús, nuestro hermano mayor. No estamos solos", ha recordado.
Antes de finalizar la Eucaristía, de nuevo en español, el Pontífice ha agradecido al Señor porque siempre está cercano a nosotros: "Gracias Señor, por darnos la esperanza. Señor, que no nos roben la esperanza. Gracias Señor, porque en el momento más oscuro de tu vida, en la cruz, te acordaste de nosotros y nos dejaste una madre, Tu Madre. Gracias Señor, por no dejarnos huérfanos".
Leer la homilía completa aquí.

Un tifón de grado 2 recibe a Francisco en Taclobán (Vídeo)
Pese al tifón, Francisco siguió con las actividades programadas vistiendo un impermeable
Por Redacción
ROMA, 17 de enero de 2015 (Rome Reports) - Para ver el vídeo hacer click aquí

Homilía del Papa con supervivientes del tifón Haiyán: "Quise venir para estar con vosotros" (Vídeo)
El Papa dijo que cuando vio desde Roma lo que había sucedido en Filipinas, sintió que tenía que acudir para visitar a los afectados
Por Redacción
ROMA, 17 de enero de 2015 (Zenit.org) - Para ver el vídeo hacer click aquí.


Así tuvo que marcharse de urgencia Francisco de Taclobán (Vídeo)
Un tifón de grado 2 obligó a adelantar cuatro horas todo su programa en la zona
Por Redacción
ROMA, 17 de enero de 2015 (Rome Reports) - Para ver el vídeo hacer click aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada