Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 30 de octubre de 2016

(INFORME ESPECIAL) -Retorno de Saturno: Refundación de Venezuela. Saturno se asocia en lo político, al ordenamiento legal e institucional de los países, por eso, su ciclo de casi 30 años va acompasado a los sucesos y cambios que vive cada nación en sus estructuras políticas, sociales y gubernamentales.

SÁBADO, 29 DE OCTUBRE DE 2016


Retorno de Saturno: Refundación de Venezuela

Tomado del blog "Termometro Zodiacal" de Pedro Gonzalez Silva.
(INFORME ESPECIAL) - Saturno se asocia en lo político, al ordenamiento 
legal e institucional de los países, por eso, su ciclo de casi 30 años va 
acompasado a los sucesos y cambios que vive cada nación en sus 
estructuras políticas, sociales y gubernamentales.

Venezuela nació como nación libre, con la intención de ser un Estado 
soberano, de acuerdo a su Declaración de Independencia, el 5 de 
julio de 1811, momento en el cual Saturno estaba a 21 grados de Sagitario.

Curiosamente, Saturno estaba retrógrado, lo que quiere decir que era 
la segunda vez, en ese ciclo, que pasaba por el grado 21 de Sagitario. 
¿Y cuándo fue la primera vez? El 15 de enero del mismo año 1811, y 
poco después, el 2 de marzo, se instaló el primer Congreso de Venezuela, 
el mismo que el 5 de julio proclamó la Independencia.

El 5 de julio de 1811 Saturno retrocedía, así que al avanzar de nuevo, 
volvió a pasar por el grado 21 de Sagitario, el 13 de octubre del mismo 
año, y poco después de eso, el 21 de diciembre, fue aprobada 
nuestra primera Constitución Nacional.

Adelantemos el tiempo muchos años después. Venezuela a principios de 
1958, vive bajo la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, en un ambiente 
donde se siente que está cerca el final de ese régimen. Saturno transita 
por Sagitario, y el 23 de enero, se encuentra a 21 grados de ese signo, 
precisamente el mismo día en que cae la dictadura y Pérez Jiménez huye 
del país.

El 23 de enero Saturno avanzaba, luego retrocedió y el 20 de junio del 
58 volvió a pasar a los 21 grados de Sagitario en medio de un proceso 
de transición hacia la democracia que duró un año. Saturno vuelve a 
avanzar y pasa por el grado 21 de Sagitario el 23 de octubre, y a los pocos 
días, los principales líderes y partidos de nuestro país, firmaron, el 31 
de octubre, el Pacto de Punto Fijo, bajo cuyos parámetros funcionó 
la democracia venezolana por espacio de 40 años.

Los retornos de Saturno no siempre traen eventos tan contundentes; 
todo depende del contexto que estemos viviendo, sin embargo, su efecto 
no pasa sin que nada ocurra. En el año 1987, Saturno pasó una sola vez 
por el grado 21 de Sagitario; eso fue el primero de diciembre. 
El bipartidismo AD-Copei estaba fuerte, y no había indicios 
de cambios institucionales de importancia en el sistema político 
venezolano, aun cuando, subterráneamente ya estaban en marcha 
conspiraciones en el sector militar.

Sin embargo, dos hechos políticos sacudieron instituciones de mucha 
importancia, como son los partidos políticos, en específico, a las 
dos grandes organizaciones que sostenían el sistema bipartidista.

El 11 de octubre, Carlos Andrés Pérez se impone como candidato 
presidencial de Acción Democrática, por encima del abanderado 
que apoya la maquinaria partidista y el gobierno (Octavio Lepage). 
A futuro, y una vez electo CAP presidente, las consecuencias 
fueron un gobierno que funcionó al margen de su propio partido, 
y luego de los intentos fallidos de golpe, fue su propia tolda, AD, 
la que abrió el camino para su enjuiciamiento y destitución de 
la presidencia, incluso, de su expulsión de esta organización política. 
Nótese como un aspecto planetario no sólo causa efectos inmediatos, 

Resultado de imagen para luna nueva en escorpio 2016
sino a futuro. Hilos kármicos, hilos del destino.

Y bien, volviendo a 1987, el otro evento que ocurrió en el marco 
del retorno de Saturno, fue, la derrota del fundador de Copei, su 
“máximo líder”, ex presidente y aspirante a la reelección, Rafael 
Caldera, a manos de su pupilo, Eduardo Fernández, electo candidato 
de Copei, el 20 de noviembre del 87.

Este hecho, aparte de significar un sacudón político en el seno de esa 
organización y fuera de ella también, trajo consecuencias 
inimaginables en aquel momento: Caldera primero pasa a la “reserva” 
en su partido, y años después, se deslinda de la línea política de su 
tolda y pronuncia un discurso de cierta justificación al intento de 
golpe del año 92 que lo lleva al tope de popularidad, se lanza 
de candidato presidencial sin su partido (del cual es expulsado) 
con apoyo de organizaciones de izquierda, gana las elecciones, y 
al poco tiempo libera a Hugo Chávez, preso por el intento golpista 
del 4 de febrero del 92. Son evidentes todas las consecuencias que 
trajo la derrota de Caldera en su partido, en el año 87…

Ahora lleguemos al presente. Estamos a fines del 2016 y Saturno 
transita por Sagitario. Pronto hará su retorno al grado 21 de este 
signo. La fecha en que ocurrirá este primer retorno es 
sorprendente, muy significativa. Ocurrirá el 5 de enero de 2017, 
justo a un año de haber sido instalada la nueva Asamblea Nacional 
electa el 6 de diciembre de 2015. Eso indica que el inicio de sesiones 
parlamentarias para el próximo año, será muy especial, estará 
marcado por una energía fundacional.

Y ese espíritu fundacional, o de refundación de la República, estará 
activo todo el año 2017, por cuanto Saturno retrocederá y volverá 
a pasar por el grado 21 de Sagitario el 25 de julio, y luego avanzará
 y tocará por última vez ese grado 21, el 24 de septiembre.

Antes de esperar cualquier típico comentario, al estilo de “ay, o sea 
que ahora es que falta para el cambio”, les indico que el cambio ya 
está ocurriendo, y no se refiere solamente a un  presidente, a un 
gobierno, sino a todo un andamiaje institucional, legal, estructural, 
es todo un proceso de refundación a fondo. Saturno es Cronos, el Dios 
del Tiempo; todo llega a su momento, ni un día antes, ni un día después.

CICLO JÚPITER/SATURNO

Es interesante además, analizar este retorno de Saturno, en su relación 
con Júpiter, porque mientras el primero marca la estructura legal, 
el segundo se refiere al espíritu o filosofía de la ley, y la relación de 
ambos se asocia a los ciclos fundacionales de estados, instituciones, 
constituciones, tanto en lo práctico como ideológico.

Llama la atención que al momento de la Declaración de Independencia, 
5 de julio de 1811, el ciclo Júpiter/Saturno iba por la mitad; es 
decir, Júpiter en oposición a Saturno, lo que indica que nuestro 
nacimiento como nación fue un grito de rebeldía que como 
sabemos no pudo concretarse de inmediato, ya que tuvimos que 
pasar por una guerra, y justamente la concreción de ese grito de libertad, 
ocurrió el 24 de junio de 1821, en la Batalla de Carabobo, bajo la 
conjunción de Júpiter y Saturno en Aries.

En 1958 cayó la dictadura de Pérez Jiménez, pero la concreción de 
nuestro nuevo modelo institucional ocurrió el 23 de enero de 1961, 
cuando entró en vigencia la nueva Constitución, bajo la conjunción 
de Júpiter y Saturno en Capricornio.

El 15 de diciembre de 1999, tras una Constituyente, el pueblo 
aprueba nuestra nueva Constitución en un referéndum; como mandato 
de esa nueva carta magna, se convoca a una elección general de 
relegitimación de poderes, que da inicio al primer período constitucional 
bajo los parámetros de esa carta magna. Esa elección, realizada el 
30 de julio de 2000, ocurrió bajo la conjunción de Júpiter y Saturno 
en Tauro.

El próximo 5 de enero de 2017, cuando Saturno esté a 21 
grados de Sagitario, marcando su retorno en la carta astral de 
Venezuela, este astro se encontrará en sextil exacto (ángulo 
o distancia de 60 grados) con Júpiter a 21 grados de Libra, 
lo que marca un interesante aspecto que abre paso a una 
transición política; los sextiles son favorables para que 
haya comunicación, acuerdos, para que fluyan los cambios que 
estén planteados;  en este caso, ya que se trata un sextil que está 
al final de un ciclo, no marca un principio, sino una transición, una 
reconstrucción o reestructuración.

Desde el punto de vista astrológico, el proceso de transición 
que lleve a un relanzamiento del país con un nuevo modelo 
(este aspecto es de tendencia mundial, pero estamos analizando el 
caso venezolano) es a finales de 2020 e inicios de 2021.

En ese futuro no tan lejano, ocurrirá además un hecho bien 
interesante,
 yo diría de maravillosa sincronía celeste, y es la entrada, casi 
simultánea, de Júpiter y Saturno a Acuario. Ambos estarán el 15 
de diciembre de 2020 en conjunción, en el último grado de 
Capricornio, y el 20, estarán ambos a cero grados de Acuario, 
es decir, que recibiremos el año nuevo 2021, con este fabuloso 
aspecto astrológico, que abre un nuevo gran ciclo en nuestro país, 
un nuevo sistema plenamente instaurado, luego de una transición 
hacia ese nuevo modelo.

Y no podemos dejar de lado el efecto mundial de esta gran 
configuración astrológica, que evidentemente, abre una etapa, 
muy marcada e intensa, para que se manifiesten los efectos de 
la Nueva Era de Acuario, porque Júpiter y Saturno marcan las nuevas 
estructuras, que de un modo u otro estarán naciendo e 
instaurándose a nivel mundial, bajo las energías del signo de 
Acuario, lo que nos conectará en forma más práctica, tangible y 
cotidiana, con los nuevos paradigmas que traerá el ciclo acuariano, 
que apenas está en sus inicios. Esa energía nos invita a tener visión 
de futuro, y no quedarnos varados solamente en lo inmediatista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada