Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 4 de octubre de 2016

Un comentario sobre "Desde Alla" de Lorenzo VIgas, hijo del valenciano recordado artista plastico Oswaldo Vigas

Desde allá ALGUNAS IDEAS PSICOANALÍTICAS, por Paolo Polito

El viejo no soporta el cambio en la relación y lo entrega a la policía como una medida extrema de defensa de su aislamiento afectivo por angustia al contacto.
El doctor Paolo Polito, médico psiquiatra y miembro de la Asociación Venezolana de Psicoanálisis (Asovep), fue uno de los panelistas del Cine Encuentro organizado por Cines Unidos, Trasnocho Cultural e Ideas de Babel el sábado 17 de septiembre. Compartimos con ustedes el texto que presentó en esa ocasión.
Comenzaré por presentar a los protagonistas:
Armando: el viejo. Hombre sobre los 50 años. Perverso psicoanalíticamente hablando: su sexualidad tiene un guion único. Se trata de una pedofilia homosexual con voyerismo. Suponemos, así nos presenta el personaje el film, que su escenario sexual habitual es el primero, con el chico del autobús. Armando paga para que un hombre joven haga estrictamente lo que él quiere (aquí se ve la pulsión de apoderamiento y el control subsiguiente, en la que el papel de la musculatura lo ejerce el dinero: “poderoso caballero es Don Dinero”). El joven tiene que darle la espalda, quitarse la franela y mostrar las nalgas, pero por encima del ano, de manera tal que las nalgas se despojan de lo anal y sean unas nalgas pechos (este es un detalle de una gran perspicacia psicológica). Entonces él se masturba y solo así llega al orgasmo. Con Elder este escenario cambia y es allí donde comienza la película.
Elementos a tomar en cuenta para la comprensión psicoanalítica:
  1. Armando es protesista y si bien en el film se ve que trabaja con prótesis dentales totales, las prótesis y  los dientes son objetos parciales orales canibalísticos, así como son objetos parciales las nalgas-pechos; él tiene una sexualidad parcial, es decir, no se relaciona con una persona en su totalidad sino con partes de ella (esta característica es propia de los primeros seis meses de vida y se ve en personas inmaduras).
  2. El elemento de control es importante, con la pulsión de apoderamiento ejercida por el dinero.
  3. El aislamiento afectivo es importantísimo, él es frio afectivamente (los puntos 2 y 3 se relacionan con una fijación a la etapa  anal junto con lo ordenado y  meticuloso que es).
  4. Es autoagresivo, su actividad sexual con jóvenes de clase social baja, necesitados de dinero y afecto, como lo hacía Pier Paolo Passolini, quien murió asesinado por uno de estos jóvenes. Es una actividad de alto riesgo, es suicida. Sin embargo, le permite proyectar su propia necesidad en ellos, así como le permite actuar, pero de manera activa, el trauma sexual que la película sugiere que él sufrió como niño en forma pasiva a manos del padre.
  5. Podríamos hablar, junto con la paidofilia, de filicidio, como nos lo muestra la cinta en su desarrollo. Su hermana adopta un niño para criarlo y cuidarlo y enseguida se vincula afectivamente con el bebé. Armando adopta un niño para que se someta a él, pero no está preparado para el desarrollo de un vínculo afectivo. Esto forma parte de la perversión: aparenta ser correcto, meticuloso, ordenado, lo cura, lo hace comer en su mesa las recetas de su madre, parece ser un reconstructor, un reparador, cuando en realidad termina siendo un destructor.
Es importante aclarar que Armando es un perverso desde punto de vista psicoanalítico, pero esto nada tiene que ver con el hecho de que él sea homosexual. Es perverso por su sexualidad rígida fijada a un guión único y por su estructura mental que incluye la escisión del yo y el uso de la renegación.
Elder: es un joven delincuente como muchos, hijo de una madre joven que lo prefiere delincuente antes que marico y un padre que asesina fácilmente, por lo que está inexistente, preso, ‘encanao’ (mató a un niño, a un compañero de su hijo). Un padre que lo maltrataba con fines pedagógicos desde pequeño, al menos así lo presenta Elder: para que desde pequeño sepa como es la vida, golpe y más golpe. Este joven, educado para ser activo, para vivir en la acción, no se somete inicialmente al control de Armando cuando cree que este quiere penetrarlo. Al contrario, toma él el control golpeándolo y robándole el dinero, la cartera y un bibelot. Elder es agresivo e impulsivo, eso le da prestigio en el grupo de pares que lo busca para llevar a cabo sus fechorías donde él se destaca por su agresión, que los otros deben controlar. Es un pillo que si se mete en la casa de cualquiera de los presentes, desearíamos verlo muerto porque es capaz de todo, pero, en la sala de cine despierta la simpatía de la audiencia por empatía. Porque es buenmozo, simpático, pillo y dentro de su inafectividad, va desarrollando afectos primitivos aunque de expresión inadecuada. Se va apegando a Armando como un animalito, como cuando uno recoge un perro callejero y lo comienza a alimentar y le da cobijo, el perro da la vida por su dueño. Elder se identifica con lo que él considera que es lo marico de Armando, porque comienza a amar, en transferencia, al padre en Armando, quien lo cura y ampara, haciéndole vislumbrar y anhelar la posibilidad de un tipo de relación paterna de cuidado y protección.
En este contexto, si Armando odia al padre y desea su muerte, Elder, por lealtad se encarga de matarlo, por puro amor primitivo.
Veamos ahora la secuencia del film:
  1. Armando que controla y somete a los chicos con dinero, pierde el control, que asume Elder con su musculatura, defendiéndose impulsivamente de la agresión homosexual de Armando.
  2. Armando intenta retomar el control con más dinero y Elder lo va tomando, haciéndose dependiente de ese dinero para lograr tener un carro.
  3. Elder es golpeado por los hermanos de la novia y queda entre la vida y la muerte. Armando lo busca y lo cuida en su casa. Elder sufre un cambio: pasa de ser un malandro a ser el hijo castrado de Armando.
  4. Regresa el padre de Armando y este se molesta con su hermana por aconsejarle olvidarse del padre como lo hace ella. “Después de lo que nos hizo”, dice Armando afectado, sugiriendo que el padre abusó sexualmente de ambos. Ella toma un bebé en adopción. En cambio, Armando adopta a Elder. Pero es una adopción perversa, como esas personas que adoptan un perro de la calle y al llegar las vacaciones no saben como cuidar el vínculo afectivo promovido por  ellos mismos y botan al pobre perro en la carretera, como si no existiese ningún tipo de afecto entre ellos. Así él adopta a Elder, lo lleva inconscientemente  a asesinar al padre y después lo entrega a la policía.
  5. Por su parte, Elder ha sufrido un proceso de humanización: cambia su cara de perro (cara inexpresiva), adquiere modales, está agradecido, expresa sus emociones. Pero aun el malandro en él lo lleva a robar. Armando se siente traicionado, Elder lo llama de nuevo viejo marico, y Armando se inflige una herida para probar su hombría por auto agresión.
  6. Elder cambia más aún. Regresa, se disculpa, lo abraza y lo cura como antes lo hizo Armando con él.
  7. Al recibir, Elder puede dar. Esto es lo que hace pensar como posible la rehabilitación o cura de un delincuente. Pero así como se cura para la clase media, está perdido en su medio social, donde ya carece de las defensas que lo hacen apto para sobrevivir. A medida que Elder acepta a Armando como padre él se hace más débil. Así es entonces rechazado por su madre y sus compinches, en la fiesta donde ya nadie lo reconoce como el Elder de antes.
  8. Por amor primitivo, Elder mata al padre de Armando y esa noche tienen sexo, pero a la manera de Elder, como él lo tuvo con su novia, ventralmente. Allí, Armando es el que se somete después de haber rechazado a Elder en varias oportunidades.
Hipótesis acerca de la denuncia: en la mente de Armando, como perverso, dividida por el proceso de escisión del yo y usando el mecanismo de la renegación, su acto perverso inicial no es homosexual. Es una afirmación de su virilidad poder someter a otro hombre por medio del dinero. Él no se siente un ‘viejo marico’. Pero, en la relación sexual con Elder, al estilo de Elder, con caricias y besos que Armando rechaza, Armando sí se siente un viejo marico y no lo tolera (para este personaje ser marico parece significar tener sentimientos de amor, además, quizás no tolera verse identificado con el padre abusador), así como no tolera el afecto del muchacho, con el que no sabe qué hacer. Al día siguiente se acabó la adopción, ya no hay comida, Armando aterrorizado ante las manifestaciones afectivas espontaneas del joven se cierra, se estriñe y no tiene más nada que dar; Elder, al contrario, abierto al afecto, va a buscar pan, alimento para seguir compartiendo afecto. El viejo no soporta el cambio en la relación y lo entrega a la policía como una medida extrema de defensa de su aislamiento afectivo por angustia al contacto.
paolopolitodisabato@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada