Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 18 de abril de 2012

Dedicado a la cultura valenciana


El término "cultura" desaparecerá como lo conocemos: Vargas Llosa
EFE en Madrid | Cultura
2012-04-16 | Hora de creación: 23:30:26| Ultima modificación: 23:30:26

Mario Vargas Llosa suele decir lo que piensa, aunque sus opiniones levanten ampollas, y polémica suscitará sin duda su nuevo ensayo, La civilización del espectáculo, una dura radiografía de la actualidad en la que critica la banalización de la cultura, la política y el periodismo.

En este libro, publicado por Alfaguara, el escritor peruano pronostica la desaparición de la cultura, “en el sentido que tradicionalmente se ha dado a este vocablo”, y constata “el eclipse” del intelectual en la sociedad actual.

“El intelectual sólo interesa si sigue el juego de moda y se vuelve un bufón”, escribe Vargas Llosa en su nuevo ensayo, un libro valiente y lúcido con el que denuncia la excesiva importancia que se le da al entretenimiento y a la diversión en nuestro mundo.

Querer divertirse “es legítimo”, afirma este gran novelista, Premio Nobel de Literatura, pero convertirlo en un valor supremo tiene sus consecuencias: “la banalización de la cultura, la generalización de la frivolidad, y en el campo de la información, que prolifere el periodismo irresponsable de la chismografía y el escándalo”.

Ese afán de diversión influye en la literatura y hace que la que triunfe sea la “light”, y tiene también como consecuencia que la crítica literaria, tan necesaria para arrojar luz en el confuso panorama cultural, tenga una influencia cada vez menor.

El escritor también critica el gran espacio que se le dedica a la moda y a la cocina en las secciones de cultura.

Los “chefs” y los modistos tienen ahora “el protagonismo que antes tenían los científicos, los compositores y los filósofos”, señala Vargas Llosa en su ensayo, el primer libro que escribe después de ganar el Premio Nobel.

En esta cultura “de oropel” imperante, “las estrellas de la televisión y los grandes futbolistas ejercen la influencia que antes tenían los profesores, los pensadores y (antes todavía) los teólogos”, añade el autor de novelas tan esenciales como La casa verde, Conversación en la Catedral o La fiesta del Chivo.

Los políticos no salen bien parados en el sombrío panorama que dibuja Vargas Llosa en su libro.

“El desprestigio de la política en nuestros días no conoce fronteras, debido en parte a que “el nivel intelectual, profesional y sin duda también moral de la clase política ha decaído”, afirma Vargas Llosa, quien también llama la atención en su libro sobre la escasa influencia que ejercen los intelectuales en la sociedad actual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada