Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Monseñor Reinaldo Del Prette invita a responder el llamado del Papa Francisco a una Iglesia más madre, más participativa, más acogedora y de todos los hombres, sin exclusión

Desayuno en la Redacción
Notitarde 28/12/2013
Monseñor Reinaldo Del Prette invita a responder el llamado del Papa Francisco a una Iglesia más madre, más participativa, más acogedora y de todos los hombres, sin exclusión

Los cristianos deben vivir el lenguaje de Jesús para convertirse en sus discípulos misioneros


Silmari Rivas Rubin/Daniela A. Chirinos A.
Valencia, diciembre 28.- Monseñor Reinaldo Del Prette, arzobispo de Valencia, invita a los cristianos a vivir las bienaventuranzas, la humildad, la sencillez, la fe, el amor a Dios y el amor al prójimo, para responder el llamado del Papa Francisco a ser discípulos misioneros de Jesucristo. 
Durante el presente Desayuno en la Redacción, Del Prette insistió en la necesidad de que la Iglesia busque al hombre y no esperar que venga. Desde la Arquidiócesis de Valencia -afirmó- se ha impulsado la conformación de pequeñas comunidades en los diversos sectores, con el objetivo de formar misioneros y poner al católico a leer la Biblia, como lo plantea el Sumo Pontífice en su última exhortación apostólica: "Evangelii Gaudium" (La Alegría del Evangelio).
"Y a  partir de este enero vamos a comenzar a profundizar en ese mensaje del Papa, para verdaderamente engranar todas las estructuras eclesiales (sacerdotes, religiosos, laicos) en la línea de una Iglesia más madre, más participativa, más acogedora y de todos los hombres, sin exclusión".
Monseñor fue recibido en esta casa editorial por Laurentzi Odriozola Echegaray, director del periódico; Margarita Jiménez Márquez, miembro de la junta directiva; los periodistas Francisco Briceño, Daniela Chirinos y Silmari Rivas Rubin, quien suscribe este trabajo; y el reportero gráfico Jorge Cera.
El Arzobispo de Valencia narró que cuando Jorge Mario Bergoglio era cardenal, dictó una conferencia en la V Asamblea del Episcopado Latinoamericano, que se llevó a cabo en Brasil, en el pueblo de Aparecida, en 2007; además, fue el presidente del comité redactor de las conclusiones de ese encuentro, siendo la más importante que "tenemos que renovar la Iglesia latinoamericana, darle un impulso misionero y para eso cada cristiano tiene que ser un discípulo de Jesús, que pueda transmitir la verdad del evangelio a nuestros hermanos". 
Dijo que Bergoglio, ahora Papa Francisco, llega al Vaticano con esa antecedencia de Aparecida y no ha variado nada, esas conclusiones son las que han marcado y están presentes en su última exhortación apostólica: La Alegría del Evangelio. "Él mismo lo dice, éste es el programa para la Iglesia. Ahí nos indica cómo debe ser la  Iglesia católica". 
La Iglesia -aseveró Monseñor- no es organización no gubernamental (ONG), donde se prestan unos servicios, donde se tienen unos horarios, donde el cura tiene horario de oficina. Ésa no es la Iglesia de Jesucristo, ni remotamente la que Él quiso, no es la Iglesia de los apóstoles. "Tenemos que buscar una Iglesia para afuera y el Papa utilizó esta frase: `Jesucristo está llamando a la puerta de la Iglesia y nosotros se las abrimos, no para que Él entre, no,  Él ya está; sino para aceptar su invitación a salir de la Iglesia´".
Sobre eso, Del Prette insistió: "Nosotros tenemos que salir, la Iglesia tiene que buscar al hombre y no esperar que venga. No necesitamos una Iglesia centrada en sí misma, encerrada, autorreferencial, como dice el propio Papa".
Ahora -dijo- primero tenemos que convertirnos nosotros, aceptar a Jesucristo como salvador, aceptar el Evangelio y tratar de conformar nuestras vidas con la vida de Jesús que está en el Evangelio. Esto implica -indicó- vivir las bienaventuranzas, la humildad, la sencillez, la fe, el amor a Dios, el amor al prójimo.
Igualmente, aseveró que los católicos tienen que beber en la fuente de vida, que es la palabra de Dios. "Si no leemos la Biblia no estamos bien, nos quedamos en cosas superficiales que nada tienen que ver con la verdadera fe cristiana y católica, nos quedamos en cuestiones muy formales, muy externas". No se es discípulo de Dios -sentenció- cuando se va solo a misa y en ocasiones, eso es tener la Iglesia como una donadora de cosas, de unos servicios. 
Los venezolanos deben recuperar su gentilicio
Sobre el mensaje de Año Nuevo del Papa Francisco, que ya lo adelantó, Del Prette considera que el fuerte en la búsqueda de la paz del Sumo Pontífice es la fraternidad: "El Papa dice que todos nosotros deseamos una vida plena y dentro de esa vida plena que deseamos y anhelamos está también algo intrínseco: La fraternidad, el querer que nos reciban y nosotros recibir a los hombres". Pero -indicó Del Prette-, para eso se necesita motivar, descubrir, tratar de conocer ese anhelo, amarlo y vivirlo. "Ésos son los pasos para realmente entrar a un espíritu de fraternidad", acotó.
El Arzobispo cree que este mensaje del Papa golpeará a los venezolanos un poco fuerte: "Yo creo que el país necesita cada día más ese espíritu, que brota de la esencia del cristianismo, de amar a Dios y amar al prójimo como a nosotros mismos". 
Venezuela necesita -señaló- encarecidamente recuperar lo que era parte de su gentilicio. "Antes se decía que el venezolano era llano, que nos entendíamos en nuestras tontas diferencias, que eran más las cosas que nos unían que las que nos separaban".
Por cierto, Monseñor confesó haber visto con buenos ojos el encuentro que sostuvo el presidente Nicolás Maduro con los alcaldes de oposición y que le pareció excelente: "Yo creo que ése es el clima, si es un diálogo franco y sincero, que debe siempre estar presente en todo momento".
Manifestó que en este 2014 tiene que prevalecer el verdadero diálogo entre los venezolanos, "donde la tolerancia sea el primer escalón, como lo sostenía José María Escrivá de Balanguer". Este sacerdote decía -citó Monseñor- para que el diálogo descubra la verdad y vaya tras la verdad, nadie tiene la verdad.
Acotó que para descubrir la verdad en un diálogo hay que oír al otro y tener la capacidad de apertura de la mente y del corazón en la escucha de los argumentos del otro sobre un aspecto determinando.
Monseñor espera que ese diálogo del Presidente con los alcaldes no se quede en un simple encuentro, sino que realmente se profundice y haya la amplitud de mente y corazón para escucharse y tomar las decisiones que el país requiere, de manera unitaria y en consenso, porque el 2014 será un año difícil. "Yo creo que nuestro país no se puede gobernar con eficiencia con una sola visión. Es necesaria la fraternidad y un diálogo sincero", dijo, al mismo tiempo citó una frase del Evangelio: "`Un reino dividido no funciona´".
A propósito, el Arzobispo de Valencia manifestó nuevamente su desacuerdo con la centralización de la plaza de toros Monumental, del Parque Recreacional Sur y del Teatro Municipal de Valencia. "Volvemos al centralismo con esto. Al nuevo Alcalde le quitaron la administración de tres bienes de la ciudad a pocas horas de resultar electo".
Orígenes de la celebración del nacimiento de Jesús 
Durante esta tradicional cita en Notitarde, Monseñor se refirió también al nacimiento de Jesús, sobre lo cual recordó que todavía no está claro por qué se comenzó a celebrar el 25 de diciembre. 
Con relación a ello hay varias tesis, pero a Del Prette le parece más interesante la que sostiene que la fiesta surgió en el siglo III cuando los romanos comenzaron a adorar el Sol y su importancia, el 21 de diciembre, en el solsticio de verano, para eliminar una celebración pagana.
Lo que está claro -comentó- es que la primera fiesta que celebraron los cristianos católicos fue la resurrección del Señor, no su nacimiento, desde el siglo I. Después, en el siglo III, comenzó la festividad del nacimiento del hijo de Dios, precisamente, como la Fiesta del Sol de Justicia, para borrar la celebración pagana.  "El Hijo de Dios nace en Belén y Él es el Sol de Justicia".
No obstante -agregó- hay contradicciones sobre esta hipótesis, porque los cristianos que eran perseguidos no podían hacer celebración alguna para eliminar ninguna otra festividad. Quienes desestiman esta posición -continuó- se inclinan hacia los nueve meses de gestación, tomando en cuenta el 25 de marzo, Día de la Anunciación del Señor, esto fue lo que prevaleció.  
Pero -dijo Del Prette- sea cual sea la hipótesis, ya desde el siglo IV la Iglesia católica celebra el nacimiento del Hijo de Dios en esta fecha y esta festividad, aclaró, no tiene nada que ver con el Año Nuevo.
Sin embargo -siguió-, el primero de enero ha adquirido un matiz fuerte en los últimos años y actualmente es obligatorio ir a misa en este día, como precepto; pero anteriormente la Iglesia no tenía este día como algo especial. "Es para dar un sentido religioso a ese comienzo y entonces se celebra la festividad de María Madre de Dios, con el propósito de poner el año bajo la presencia maternal de la Santísima Virgen, para que sea nuestra ayuda, nuestro consuelo y fortaleza".  
Vivir la llegada del Hijo de Dios
Monseñor sostuvo que la fiesta de la Navidad es para vivir la llegada del Hijo de Dios, con alegría y esperanza. "Las notas constitutivas de la Navidad son la alegría y la esperanza", recalcó. Eso -añadió- es lo que brota de la meditación que hacemos ante el pesebre. 
Recordó el mensaje del cardenal Jorge Urosa Savino sobre esta fecha, según el cual los días de Navidad están acompañados de fiestas en las que cambia la gastronomía  y hay mucha comilona, pero que los cristianos no pueden vivirlos solamente de esa manera, porque se trataría de un paganismo y no se hablaría del centro de la fe, sino que se dedicarían exclusivamente a los placeres de la vida.
Del Prette, asimismo, trajo a colación parte de su homilía de Nochebuena: "Yo dije en la Catedral que el lenguaje de Dios es increíble (…) porque ese Niño que vemos en el pesebre es el mismo que nos dijo: Hay que amar a Dios, hay que amar al prójimo".
Asimismo, invitó a la feligresía a vivir las bienaventuranzas. "Bienaventurados los pobres en el espíritu, los limpios de corazón, los mansos y humildes, los que trabajan por la paz, los que trabajan por la justicia, los que sean perseguidos por causa del nombre de Dios, todos ellos heredarán el reino".
Monseñor afirmó que ese mismo Jesús del pesebre fue el que nos dijo: "`Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí aunque esté muerto vivirá, el que está vivo y cree en mí no morirá jamás´".  Este mismo Jesús -siguió- es el que nos enseña a través de cuentos, parábolas, que Dios es un padre para mí, que Dios me ama, perdona y es eterna su misericordia y su perdón. Este Jesús, que nos enseña todo esto, muere como un malhechor en la cruz y resucita, es el mismo que ahora es niño, no encuentra lugar en posada y debe ser recostado en un pesebre.
Del Prette destacó, en ese sentido, que el leguaje de Dios es de humildad, sencillez, simplicidad. "Nada que tenga que ver con soberbia, orgullo, vanidad, guarda relación con el mensaje de Jesús".
Monseñor citó al teólogo alemán Karl Rahner, quien sostuvo que la palabra de Dios se encarnó en su hijo Jesús. "`Ése es el sí de Dios a la humanidad y los hombres deben conducirse por el amor que él predicó´".
Explicó que Dios habló a la humanidad desde el Génesis, pero su última palabra, la definitiva, para que no quedara duda de qué espera del hombre y cómo trata al hombre, fue el nacimiento de su hijo para decir "`ésta es la vida que debemos llevar´". "Solamente podemos vivir en comunión con Dios siguiendo a la palabra viva, que es la encarnación del verbo, que es su hijo, Jesucristo, el Maestro". 
El Arzobispo de Valencia comentó que el cardenal Carlos María Martini hizo una reflexión hermosa sobre Pedro, el apóstol, sobre quien se dice que nunca entendió la persona de Jesús y por eso lo negó tres veces el Viernes Santo. 
Al respecto, acotó que el cardenal Martini, quien fue arzobispo emérito de Milán, rector de la Universidad Gregoriana de Roma y del Instituto Bíblico de Comento, aseguró que Pedro no era ningún cobarde, sus expresiones no eran de cobarde, sino que no terminó de entender a Jesús y por qué se dejó crucificar. 
Pedro vino a comprender -continuó Monseñor- a raíz de la resurrección del Hijo de Dios, entendió que se trataba de un caminar en la paz, la justicia y el amor, que no solo va a transformar el mundo, sino que traspasa lo mundano.  
"La Infancia de Jesús"
Del Prette califica como "una maravilla" el libro "La Infancia de Jesús", escrito por el Papa Benedicto XVI y recomienda su lectura. A propósito, destacó que todas las encíclicas de Benedicto XVI son leíbles y entendibles para cualquiera. Su primera carta "Deus caritas est" (Dios es amor) todo el mundo la entiende, a pesar que utilizó términos griegos. 
Monseñor atribuye esta claridad a la profundidad del alemán. Alemania -dijo- es un país de mucho pensamiento y de mucha profundidad, siempre ha sido así. Además -agregó- el Papa Benedicto XVI, aparte de ser profundo, fue profesor toda su vida, tenía un entrenamiento pedagógico. "Todo eso rindió frutos: Todas sus exposiciones doctrinales, en sus encíclicas y homilías, se podían seguir perfectamente. 
Por el contrario -comentó-  el Papa Juan Pablo II tenía un cariño especial, pero sus homilías había que releerlas para poderlas entender, por la complejidad del pensamiento polaco. "Yo tenía que leer varias veces las encíclicas de Juan Pablo para ver si las había comprendido bien".
Dijo que algunas de las cartas del Papa Juan Pablo II fueron claras, pero justamente las escritas por Joseph Ratzinger (después Benedicto XVI), quien fue su teólogo. Entre una algunas, Monseñor citó la "Veritatis splendor" (Esplendor de la Verdad). "Ésa es una magnífica encíclica de Juan Pablo II y la escribió Ratzinger". 
Trajo a colación la observación que hizo Joseph Ratzinger a las traducciones del libro de Lucas (2:14) "Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad". Refirió que, según el Papa, la mejor interpretación de esa cita bíblica es: "Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra en quien Dios encuentra satisfacción por su conducta". Las anteriores -comentó Monseñor- no le gustaron, por discriminatorias.
Sobre el Papa Francisco, aprovechó y comentó que es mucho más pedagógico y en eso tiene que ver además que su origen es latino. También destacó que ha demostrado tener una gran fortaleza de alma, espíritu y físicamente. 
Vivir este 2014 con esperanza  y alegría 
Para finalizar, Del Prette llamó a los venezolanos a vivir este 2014 con alegría y esperanza, a pesar de que aparentemente será un año difícil desde el punto de vista económico, por la necesidad de tomar medidas fuertes en este ámbito. "El cristiano, por fe, tiene que ser un hombre alegre y confiado", dijo. Eso también -añadió- es optimismo. El cristiano igualmente es optimista, pero no se trata de un optimismo ilusorio, sino real. A esa misma conducta nos llama el mismo Papa a través de su mensaje del primero de enero.
Programa de becas para seminaristas
En sus comienzos, la Iglesia católica no tenía el 1 de enero como fecha especial. Sin embargo, hoy se toma ese día como ocasión obligatoria para ir a misa, en la que se celebra a "María Madre de la Iglesia", esto con el fin  de darle un sentido religioso al inicio del año y ofrecerlo a la presencia maternal de la Santísima Virgen, para que nos dé la fortaleza necesaria para enfrentar los retos de los días venideros. 
Así lo explicó Monseñor Reinaldo Del Prette, Arzobispo de Valencia, para quien el 2014 será un año importante, de retos, así que se dispuso a iniciarlo con buen pie y encomendado a la protección de la Madre de Dios. 
Antes, celebra que el 2013 haya sido un año favorable para las ordenaciones sacerdotales y diaconales, pues según índices estadísticos que maneja la diócesis, este año registraron un 75% de perseverancia, es decir, solo tres seminaristas desertaron. 
En total, cuentan con 106 estudiantes, de los cuales 33 son de la Diócesis de Valencia, los demás provienen de 15 diócesis del país.
De manera que, teniendo en cuenta lo anterior, sobre todo la preocupación de garantizar la educación de los seminaristas -que actualmente alcanza los 20 mil bolívares anuales- Monseñor Del Prette, se planteó desarrollar un programa en beneficio del Seminario Mayor Arquidiocesano Nuestra Señora del Socorro.  
Se trata de una serie de visitas a las grandes industrias, comercios e instituciones que comenzarán en enero próximo, para  conseguir apoyo económico para el Seminario, específicamente, que la empresa beque a un estudiante, y en contraprestación ofrecen un ciclo de tres encuentros sobre valores, orientados a los trabajadores. 
Ésta es una iniciativa que apuesta a la buena voluntad de la directiva del conglomerado empresarial de la región, la cual cuenta con la participación de Ramona Febres, profesora de la Cátedra de Valores de la Universidad de Carabobo, y un equipo de seminaristas de tercer y cuarto año, quienes se encargarán de dictar el ciclo de encuentros.
Por otro lado, recordó que el Papa Francisco declaró el 2014 como año de la lucha contra el hambre, lo cual será tema central de la Campaña Compartir, de la que está a cargo Caritas Internacional, y a la que todos los episcopados y diócesis del mundo deberán abocarse.
En Venezuela, Monseñor Baltazar Porras está al frente de esta institución, y esperan que en la reunión de la Asamblea Anual Episcopal, marcará la pauta sobre cómo acoger esta campaña que inicia el miércoles de Ceniza.
"Dice el Papa Francisco que hay que tomar consciencia verdadera sobre el hambre en el mundo, hay que hablar más sobre este tema, porque todos sabemos que los recursos para que esto acabe existen, no es algo quimérico, no es mentira. Todos los países con su producción pueden acabar con este flagelo", comenta el Arzobispo de Valencia.
Además, anunció el relanzamiento de la página web de la Arquidiócesis de Valencia. 

1 comentario: