Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 4 de agosto de 2015

El concurso de cuento “Joropo: alma y movimiento de Venezuela” tiene premio ganador dado a Luis Laya, con su cuento La semilla del catire, una narración de la infancia del cultor mirandino Margarito Aristiguieta –fallecido el año pasado-, y el nacimiento de su vocación por el joropo.

El concurso de cuento “Joropo: alma y movimiento de Venezuela” tiene ganador

15 marzo, 2015
luislatya]
Foto: Correo del Orinoco
El concurso de cuento “Joropo: alma y movimiento de Venezuela” tuvo dos objetivos principales: involucrar a los escritores para incentivarlos a escribir sobre el joropo, manifestación tradicional venezolana; y que con los cuentos se sensibilice a los niños y niñas sobre esta cultura nacional. Así explicó Ignacio Barreto, uno de los jurados, junto a Fidel Barbarito y Antonio Trujillo, que este sábado dio los resultados del concurso, organizado por el Centro Nacional del Libro (Cenal).


Prensa MPPC (Marco Teruggi)
El premio ganador fue dado a Luis Laya, con su cuento La semilla del catire, una narración de la infancia del cultor mirandino Margarito Aristiguieta –fallecido el año pasado-, y el nacimiento de su vocación por el joropo.
También fue otorgado un premio honorífico a Perfumado de patria, obra de Aracelis Reyes Herrera, que muestra como un niño se va enamorando de esta tradición histórica. “El joropo es quizás el género tradicional que se ejecuta en prácticamente todo el territorio nacional, es la música nacional, sin con esto menospreciar las otras”, afirmó Barreto.
En la presentación del premio también estuvo presente la presidenta del Cenal, Christian Valles, quien se refirió a la necesidad de avanzar en la descolonización cultural. “¿Cómo nos ubicamos frente a nuestros símbolos y tradiciones, cómo los valoramos y difundimos masivamente?”, explicó, rememorando que el concurso nació en el 2014, decretado como el año del joropo.
“Resaltar en su diversidad al joropo nos mueve a un acto de soberanía”, aseguró Barreto, quien destacó el cambio operado a partir de la revolución bolivariana. “El comandante Chávez, que era un profundo conocedor de la cultura de los llanos, empezó a visibilizar a los grandes exponentes del joropo recio, tradicional”.
La publicación de la obra estará a cargo del Cenal –junto a la ganadora del concurso anterior, cuyo tema fue el cuatro-, para que todos, y en particular los niños y adolescentes, puedan acceder a la historia de “la vida de un niño que cree en su poder creador”, como explicó Laya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada