Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 14 de agosto de 2015

El nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Guillermo Manosalva, afirma que el fortalecimiento del municipio Valencia se logrará con la participación sincera del sector privado y de la sociedad civil organizada pues, de lo contrario, será una falacia. Por esta razón promete que la institución estará consustanciada con la ciudad para su expansión económica y su desarrollo.

El Carabobeño 09 agosto 2015

Desarrollo de Valencia depende del sector privado y sociedad

Guillermo Manosalva, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia. (Foto Ángel Chacón)
Guillermo Manosalva no consigue otra propuesta mejor ante la ineficiencia demostrada con el Metro, la recolección de basura y la mala calidad del agua
Alfredo Fermín
El nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, Guillermo Manosalva, afirma que el fortalecimiento del municipio Valencia se logrará con la participación sincera del sector privado y de la sociedad civil organizada pues, de lo contrario, será una falacia. Por esta razón promete que la institución estará consustanciada con la ciudad para su expansión económica y su desarrollo. 
“Estamos convencidos de que, solo así, vamos a poder salir de la rémora en la que estamos sumergidos, producto de tanta ignominia, ineficacia e ineficiencia puesta en evidencia en casos como el Metro de Valencia, la recolección, clasificación y disposición final de residuos sólidos, la vialidad estancada y la mala calidad del agua”, expuso Manosalva resumiendo las propuestas que hizo en la toma de posesión del cargo, efectuada en el Teatro Municipal. 
El ingeniero considera que la Cámara de Comercio de Valencia debe continuar siendo una institución capaz de crear el ambiente favorable para que los negocios puedan prosperar y desarrollarse, alineados con la academia, con un modelo económico social y de mercado que fomente el interés local, regional, nacional e internacional. De esta manera se rescatarían y profundizarían los potencialidades de producción y comercialización de bienes y servicios por parte de sus afiliados y emprendedores. 
Manosalva explicó que la Cámara de Comercio está llamada por su naturaleza, historia y ordenamiento estatutario, a continuar siendo un referente social e institucional.  “Dejamos claro que no somos una trinchera de guerra, ni un nido de conspiración política para la destrucción. Somos una plataforma  de paz, abierta a la creatividad, a la pro actividad y al emprendimiento”.
¿Cómo cumplir con  esos objetivos en tiempos tan politizados ?
-Nos acercaremos más a la cultura empresarial del mundo globalizado, a los esquemas de gestión empresarial y comercial, a la adecuación de la vida económica, social y cultural. 
Seguiremos promoviendo la libre empresa, representando los legítimos intereses de los afiliados y los de Valencia. Facilitaremos la vinculación de oportunidades de negocios en el país y en el ámbito internacional para  brindar asistencia y servicios empresariales especializados. 
¿Tiene planes para mantener las relaciones con organismos gubernamentales?
-La Cámara analizará, propiciará y  promoverá debates que sean necesarios, que nos permitan proponer, desde Valencia a la sociedad venezolana, un programa concreto de temas que nos conduzcan a salir de la situación  económica que padecemos.
¿Qué propondrán?
-El reordenamiento del presupuesto nacional, con la  reducción del gasto corriente, para orientarlo al gasto de inversión productiva en infraestructura para la salud, la educación, la movilidad y servicios públicos deficientes.
Hay que reorientar los pagos de los pasivos laborales que adeuda el Estado a los empleados públicos a través de novedosos esquemas de pago, por ejemplo, el bono vivienda-promotor. 
Tenemos que dar impulso decidido al turismo para convertirlo en uno de los sectores prioritarios del desarrollo económico sustentable y laboral. Se necesita un programa de democratización del capital de las empresas públicas, a través del mercado de valores, donde los venezolanos puedan participar como accionistas. 
Hay que evaluar un programa de recompra y de restructuración de bonos con vencimiento próximo, aprovechando el descuento importante que aplica el mercado. El producto del ahorro a impulsar se destinaría a gastos de inversión. 
Para el desarrollo local  ¿qué ofrece la junta directiva que usted preside?
-La Cámara de Comercio va a  contribuir  y cooperar en planes de desarrollo local llevados a cabo por  autoridades municipales, regionales y nacionales . 
Actuaremos como portavoces de la comunidad empresarial, comercial, profesional y urbana con acciones concretas, dirigidas a la conclusión definitiva del Metro de Valencia, al  mejoramiento de la movilidad, al rescate y defensa del patrimonio histórico, cultural y económico  del casco central valenciano, donde nació la ciudad. Todo ésto para restablecer la identidad que siempre ha caracterizado a la capital de este estado. 
Una de las metas es continuar trabajando para llevar a feliz término el estudio, presentado a la Alcaldía de Valencia, como Plan Municipal de Desarrollo. 
¿Cuáles son los objetivos de ese plan?
-El  principal objetivo de este  plan de acción es lograr el bienestar de la economía de las parroquias locales, para proyectar a Valencia que está desmejorada por un modelo económico infortunado, que ha naufragado. Nuestro norte es ir al encuentro de una ciudad moderna y actualizada, tecnológica y competitiva. 
¿Cómo hará la Cámara de Comercio para cumplir este plan?
-La Cámara trabajara con Fedecámaras y con Consecomercio para dirigir el desarrollo industrial, comercial y de los servicios. Estimularemos el surgimiento de nuevos empresarios y emprendedores con la firme colaboración de los medios de comunicación social y la academia. 
Nuestro objetivo es proporcionar mayores oportunidades educativas para el empresario, el comerciante, su personal, en alianzas estratégicas, programas técnicos, innovaciones tecnológicas y marketing de negocios. 
¿Cuál es su propuesta para el mejoramiento de los servicios públicos, en los cuales se invierte la mayor parte del presupuesto municipal?
-Una buena porción del presupuesto de funcionamiento de la ciudad se compone de los ingresos por impuestos de actividades económicas, impuesto inmobiliario y del situado constitucional. Estas fuentes de ingresos debieran contribuir, significativamente, a pagar los servicios de la policía municipal, los bomberos, el mantenimiento, ornato de las calles, avenidas, la recolección de desechos sólidos, el entretenimiento y otros servicios. Esto dejó de hacerse eficientemente hace tiempo por la desidia política y de los ciudadanos, que se han dejado llevar de la mano de un estado paternalista, despilfarrador y mal administrador. Esto hay que revertirlo. 
¿Cómo?
-En respuesta a esta mala praxis, debemos concretar un acuerdo con la ciudad,  involucrando a entes financieros nacionales e internacionales y con las autoridades políticas. La Cámara de Comercio está en la mejor disposición de suscribir ese acuerdo, como un plan para el  desarrollo económico y se compromete a llevarlo a cabo hasta alcanzar resultados que pudieran hablar por sí solos. 
Pudiéramos comenzar proporcionando la información sistematizada de nuestras ventajas a los residentes locales y a las personas que visitan la ciudad. 
La Cámara, históricamente, ha empleado su influencia y eficacia institucional para unir fuerzas con las distintas autoridades sobre asuntos  locales y regionales que vayan dirigidos al fortalecimiento del desarrollo del estado Carabobo. Es un esfuerzo que privara en nuestra gestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada