Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 11 de agosto de 2015

En entada anterior leímos como Antonio Ecarri se define dirigente de AD del cual dice: "Hoy me referiré a las tareas que despliega por el país uno de esos equipos: el que coordina Miguel Henrique Otero, Proyecto Progreso, en el cual participo activamente en representación de AD. En una entrega anterior me referí a las actividades realizadas por este equipo en Mérida" O sea es adeco cuando inicia su vida en la Fundación "Arturo Uslar Pietri"....Inicia su gestión como Presidente de la Fundación "Arturo Uslar Pietri, sorprendiendo a la intelectualidad caraqueña pues nadie sabe cómo llegó a ser Presidente saltando por encima de amigos verdaderos del Dr. Uslar Pietri, dando pie a que se suscite un apasionante enfrentamiento que desenmascaró a nuestro joven emergente desde Valencia, que pretendió burlarse de los compromisos adquiridos con miembros del jurado elegidos desde la Fundación Arturo Uslar Pietri entre los cuales se encontraba el conocido hombre de letras Roberto Lovera De Sola quien no se queda callado ante carta emitida por Antonio Ecarri Angola negándoles el pago de sus emolumentos por trabajos realizados como intelectuales convocados por dicha Fundación...



Antonio Ecarri Angola

Roberto Lovera De Sola
Caracas: Julio 27,2011
Concejal
Antonio Ecarri
Alcaldía de Chacao
Ciudad

Mi estimado Antonio:

La presente es para poner mi renuncia ante ti de seguir trabajando a favor de la
organización del premio literario que te propones realizar. Después de nuestra
conversación, después de la forma airada en que me hablaste, a gritos, me es
imposible seguir. Me queda la íntima alegría que actué ante ti con educación al
escuchar lo que de forma intemperante me dijiste.
Máxime, lo que me es mas grave: tu oposición abierta a pagar a los intelectuales
que iban a ser jurados por la labor que cumplirían. Ser jurado es un trabajo y todo
trabajador merece un pago por lo hecho, es de hecho reconocido en nuestras leyes.
Ser jurado de un concurso, tener que leer, evaluarlos, formarse un juicio crítico sobre
cada uno de los libros presentados es un trabajo, una labor que requiere una
formación previa. Creo si tú pensaras contratar a un ingeniero, a un economista,
a un abogado, pensarías en pagarle por su trabajo pero ello, según tu, no debe
ser hecho a los intelectuales. Por qué consideras que los escritores somos
ciudadanos de segunda categoría, no lo entiendo. Debo decirte que los escritores
debemos pagar en el automercado, en la farmacia, el teléfono, la electricidad, el
condominio, el colegio de nuestro niños. Por ello debemos recibir un pago por
nuestras labores, el trabajo es lo único que honra al ser humano. Trabajar para
la Alcaldía siendo jurado de un concurso literario merecía un pago como todo trabajo.
Pero ante tu radical oposición yo debo renunciar porque no puedo pedir a ninguno
de mis compañeros trabajar gratis para la Alcaldía, una Alcaldía rica como es la
de Chacao.
Yo debo tomar esta decisión para ser fiel a mi mismo: cuando en 1984 creé el
Premio Literario Fundarte además de lo que se pagaba a los autores por la presea
recibida y el costo de la edición del libro galardonado, se pagó siempre a los
jurados por su trabajo. Y además lo hago por tradición familiar: mi mamá, la
escritora Irma De Sola Ricardo, como presidenta de la Asociación de Escritores
Venezolanos logró que el Concejo Municipal de Caracas, ahora Alcaldía de
Caracas, pagará a los jurados del Premio Municipal cada vez que este fuera
convocado. Este ejemplo cundió pues pronto lo mismo hizo el Conac. Se logró
que el trabajo de los intelectuales fuera visto como se debía. Así debe ser. Y como
tu oposición a hacerlo es frontal no puedes contar ni conmigo ni con ninguno de
los miembros del jurado que había personalmente escogido para el evento. Ellos,
como gente de letras, merecen respeto.
Y debo hacerlo además porque he sido siempre un defensor como crítico literario,
como columnista cultural, de la condición del intelectual entre nosotros, siempre
expoliada en nuestro medio. Y no tengo miedo al hacerlo, prefiero la autenticidad,
la soledad, la pobreza incluso, inculcaba por nuestro señor don Quijote a los
escritores cuando escribió “Alcanzar algunos ser eminente en letras le cuesta
tiempo, vigilias, hambre, desnudez, váguidos de cabeza, indigestiones de estomago”.
Y porque además, como dijo mi inolvidable maestro don Ramón Díaz Sánchez
(1903-1968), soy como él de aquellos que detestan “la demagogia sin disimulos ni
ocultaciones; prefiero la soledad a la compañía de los bellacos que fingen rendir
culto al espíritu para dar satisfacción a sus vientres. En una palabra: conservar
el valor de ser antipático”.
Tal el sentido de estas palabras, escritas para defender la condición de los
intelectuales y escritores, protestar sobre el derecho conculcado por ti a recibir
un pago por su trabajo, señalar que los miembros de la comunidad de los que
piensan y escriben tiene un valor dentro de nuestra sociedad.

Roberto Lovera De-Sola.

Seguna carta al Concejal Antonio Ecarri en respuesta a 

la enviada a Roberto Lovera Lovera ante su protesta 

expresada en primera carta, publicadas

Concejal

Antonio Ecarri

Alcaldía de Chacao

Caracas.



Mi estimado Antonio:



Contesto la carta que recibí la noche del pasado domingo, no lo he hecho hasta hoy porque la respuesta la sometí a larga reflexión dada la importancia de su asunto. Debo por comenzar dejando claro que en todo momento, a lo largo de mi carrera de escritor y trabajador cultural, que ya dura cuarenta y siete años, treinta de ellos laborando en los organismos culturales del Estado, siempre he tenido como norte el respeto por la condición de los trabajadores intelectuales y la lucha por el reconocimiento de sus derechos. Ello explica por qué decidí renunciar a seguir laborando en la organización de la premio de literatura que me propusiste coordinar, cosa en la que estuve de acuerdo en hacer pero en el cual no podía continuar al ver conculcados los derechos de los escritores, privándolos del legítimo derecho de recibir un pago por su trabajo, el cual está claramente aceptado por las leyes nacionales.

Todo el conflicto estriba en que al redactar la Ordenanza 005-07(Agosto 24,2007), que tengo a la vista, la comisión del cabildo que la redactó y los concejales que más tarde la aprobaron, entre los que te contabas tu en aquel momento, no tuvieron previamente el asesoramiento necesario por parte de un experto conocedor de las normas por las cuales se rige el mundo cultural y las teorías en las cuales se sustenta la acción cultural, concepciones conocidas y practicadas desde que el gran escritor francés André Malraux(1901-1976) las expuso como Ministro de Cultura(1958-1969) del presidente Charles De Gaulle(1890-1970) lo cual hizo que se convirtieran en prácticas internacionales, asuntos que han sido muy bien estudiados y conocidos en Venezuela a través de la tesis de grado en Artes de la licenciada Maruja Pérez Martín: La animación cultural(Caracas: Fundarte,1993. 143 p.), obra que se publicó bajo mi cuidado. Allí está expuesta toda la teoría de las políticas culturales del Estado, como estimulador de la acción en este campo, de la práctica cultural, de la animación cultural, fundamento de toda acción cultural, de esas ideas han surgido lo que hoy se denomina los Estudios Culturales.

Cualquier animador cultural que hubiera leído el borrador de la Ordenanza, antes de ser discutida por los miembros de la comisión que la elaboró y aprobada por los miembros de la municipalidad a la que perteneces, les hubiera señalado sus aporías, es decir que ella contenía su inviabilidad. Les hubiera indicado que para la organización de un premio había que preparar un presupuesto que debía proveer los fondos que debía incluir el pago a los ganadores, la cantidad necesaria para la edición de las obras ganadoras, el pago a los jurados que iban a discernir el premio y proveer todos los gastos necesarios para la logística que el evento requería: apoyo de la prensa para hacer conocer y divulgar el evento hasta los gastos que hubieran requerido las reuniones del jurado. En el caso de un premio literario el jurado es esencial porque es él quien da validez plena al premio al escoger al ganador y a aquellos dos escritores(as) que reciban las menciones que siempre se otorgan. Haber redactado una Ordenanza que solo tomada en cuenta los pagos a los ganadores y la edición de la obra(u obras) premiadas fue un error que solo el desconocimiento de las formas de orquestación de toda política cultural requiere para poder cumplir con su misión.

Era, desde luego un error, pretender nombrar a un jurado y no pagarle por su trabajo cuando todo trabajador según la Constitución y las leyes de Venezuela debe ser recibir un pago por su trabajo. Y porque como te señalaba en mi carta de renuncia la labor cultural es un trabajo y todo trabajador debe recibir su emolumento para la labor cumplida. En este sentido es muy posible que la Ordenanza 005-07 sea incluso anticonstitucional pues no reconoce el derecho a todo trabajador, y los intelectuales lo son, a recibir un pago por su trabajo. Te digo esto basándome en las citas que a continuación hago de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, nuestra Constitución(1999) y a Ley Orgánica del Trabajo. Es evidente que si los derechos humanos son progresivos de acuerdo al principio constitucional que leerás, y dentro del propósito de la Constitución y de la Ley Orgánica del Trabajo el individuo está amparado por este derecho humano social, la Ordenanza siendo de menor rango legislativo evidentemente contradice el espíritu, propósito y razón de la Constitución y de la ley especial que rige la materia como es la Ley orgánica del Trabajo.

Debo indicarte primero que el derecho al trabajo y el hecho de percibir un salario para la labor cumplida es un derecho humano reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos(Diciembre 10,1948), de la cual es signataria Venezuela desde su promulgación. En ella se lee claramente en su artículo 23:



“1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo; 2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual; 3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social;4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses”.



Este es el punto de partida de mi argumentación, al pedir que el jurado que trabaje en el premio debe recibir un pago por su trabajo estoy defendiendo la práctica de un derecho humano que toda autoridad municipal está obligada a cumplir. Y, desde luego, no me estoy refiriendo solamente a que yo reciba un pago por mi trabajo, no estoy personalizando el hecho, el asunto es mucho más amplio y toca a toda la comunidad intelectual expoliada por la ordenanza 005-07.

Las normas legales en que me baso para expresarte lo que digo, además de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, son en la legislación venezolana las siguientes:

La Constitución, que es la ley madre, dice claramente en su artículo 19:



“El Estado garantizará a toda persona, conforme al principio de progresividad y sin discriminación alguna, el goce y el ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos. Su respeto y garantía son obligatorios para los órganos del Poder Público en conformidad con la Constitución, los tratados sobre derechos humanos suscritos y ratificados por la República y las leyes que los desarrollen”.



Y en su artículo 89 dice:



“El trabajo es un hecho social y gozará de la protección del Estado. La ley dispondrá lo necesario para mejorar las condiciones materiales, morales e intelectuales de los trabajadores y trabajadoras. Para el cumplimiento de esta obligación del Estado se establecen los siguientes principios: 1) Ninguna ley podrá establecer disposiciones que alteren la intangibilidad y progresividad de los derechos y beneficios laborales. En las relaciones laborales prevalece la realidad sobre las normas o apariencias; 2) Los derechos laborales son irrenunciables. Es nula toda acción, acuerdo o convenio que implique renuncia o menoscabo de estos derechos. Solo es posible la transición y convenimiento al término de la relación laboral, de conformidad con los requisitos que establezca la ley;3) Cuando hubiere dudas acerca de la aplicación o concurrencia de varias normas, o en la interpretación de una determinada norma, se aplicará la más favorable al trabajador o trabajadora. La norma adoptada se aplicará en su integridad; 4) Toda medida o acto del patrono contrario a esta Constitución es nulo y no genera efecto alguno; 5) Se prohíbe todo tipo de discriminación por razones de política, edad, raza, sexo o credo o cualquier otra condición; 6) Se prohíbe el trabajo de adolescentes en labores que puedan afectar su desarrollo integral. El Estado los protegerá contra cualquier explotación económica y social”.



A la vez la Ley Orgánica del Trabajo señala:



“Artículo 2.- El Estado protegerá y enaltecerá el trabajo, amparará la dignidad de la persona humana del trabajador y dictará normas para el mejor cumplimiento de su función como factor de desarrollo, bajo la inspiración de la justicia social y de la equidad; Artículo 3.- En ningún caso serán renunciables las normas y disposiciones que favorezcan a los trabajadores;

Artículo 39.- Se entiende por trabajador la persona natural que realiza una labor de cualquier clase, por cuenta ajena y bajo la dependencia de otra. La prestación de sus servicios debe ser remunerada”.



Ahora bien, si no habían los fondos para pagar al jurado por su trabajo, que es la tarea más larga y ardua para la realización de un concurso, labor que requiere mucho tiempo y desde luego una preparación literaria bien sazonada, de hecho las personas que yo había escogido para hacerlo tenían todos esas condiciones, era imposible proceder a la realización del evento.

En cuanto a lo que dices que de haber pagado hubieras incurrido en un delito contra la Ley Contra la Corrupción(Abril 7,2003), en sus artículos 56, 61,63 y que incluso, así lo dices, hasta yo mismo hubiera cometido un delito, no puede haber hecho más falaz porque en ningún momento la decisión de pagar en contra la ley se realizó y en ningún momento yo hubiera propiciado un acto de esa naturaleza. Y de hecho si se usaba la Ordenanza 005-07 el jurado no podía cobrar nada y si se le hubiera pagado quien hubiera hecho un acto de corrupción serías tu no yo, porque solamente con darme cuenta que se infligiría la ley, ante la sola posibilidad, hubiera renunciado. Y, desde luego, renuncié antes, al ver que debería hacer, junto con los compañeros del jurado un trabajo gratis lo que es además de injusto ilegal porque las leyes obligan a todo contratante de un trabajo a pagar por su labor a quien llama a trabajar.

Pero el punto esencial no es ese.

El punto es que la Ordenanza aprobada por los concejales estuvo mal formulada, debía señalar que se iba a pagar a los jurados por su trabajo, pero como la habían redactado de la forma que lo hicieron, sin asesoramiento alguno de persona conocedora de la práctica cultural, es que tu señalas que se podría pensar en un supuesto delito que nadie pensaba cometer. De allí que la primera alternativa, la lógica, la que han sugerido los abogados intelectuales que han participado en el cruce de ideas que propicié vía Internet, gente connotada como Alexis Márquez Rodríguez, notable crítico literario y abogado, Marisela Guevara, abogado litigante y antigua Juez Penal o Rodrigo Lares Bassa, destacado hombre de leyes, a lo que se unieron otros promotores culturales como la cineasta Melena Roncayolo a los que me sumo: lo que había que hacer era presentar ante el Cabildo del cual formas partes una reforma a la Ordenanza para incluir el pago a los jurados. Y, desde luego, si eso no se hacía así el premio literario no se podría realizar porque todo trabajador, repito, debe ser remunerado por su labor. Y crear un evento como el premio y obligar a los jurados a trabajar gratis sería incumplir las normas tanto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la Constitución como de la Ley Orgánica del Trabajo.

En cuanto a lo que dices de mi en tu carta no es cierto de ninguna manera. Yo, sí es verdad, participé, el año 2009, en el Consejo Consultivo del Premio Iberoamericano Arturo Uslar Pietri pero en ningún momento cobré emolumento alguno porque los miembros de ese Consejo, formado por admirados maestros míos incluso, lo que hicimos fue dar nuestro aval moral a la realización de ese evento. Si a algunos de ellos se les pagó, cosa que desconozco, eso nunca se hizo conmigo. Fue por ello que José Tomás Angola, el coordinador, en un gesto generoso, me pidió fuera yo quien presentara el libro premiado el día que se entregó el premio al ganador. Quienes cobraron por su trabajo, y era lo lógico, fueron los miembros del jurado que discernió el premio, figuras internacionales casi todos, quienes recibieron los boletos de avión, pago deHOTELES, viáticos y cobraron por su trabajo como era lo lógico. Es una lástima que en este caso la memoria te haya sido infiel, cosa que le sucede a quienes no llevan una memoria diaria de su hacer, una agenda o un diario.

Debo señalarte que cuando te envié mi carta de renuncia la semana pasada decidí hacerla pública por los caminos virtuales porque estaba convencido que el único destino que le esperaba si solo te era entregada a ti era ser archivada, lo digo porque conozco bien cuales son los hábitos de nuestros políticos. Y por ello la hice pública ante la comunidad cultural por haber tratado en mi renuncia un grave hecho que atañía a todos, pasan en este momento de sesenta los mensajes y comentarios recibidos, varios de ellos venidos de plumas escritores venezolanos residentes en Europa y en países como Colombia. Lo hice porque sabía que estaba tratando un asunto que todos preocupa, que en tu renuencia a pagar al jurado por su trabajo para el premio y en la molestia evidente que sentí tenías, cuando me llamaste, por el solo hecho de haber hecho el planteamiento de la necesidad de pagar a los jurados ante uno de tus asistentes, y entre otras cosas por la forma destemplada en que me hablaste, sin pensar ni siquiera que soy una persona mayor que tu, con muchas canas en la cabeza, que merecía respeto. Podías discrepar pero no tratarme de la forma como lo hiciste. Por ello comprendí que todo esto debía dilucidarse públicamente porque formaba parte de los intereses de los trabajadores culturales, expoliados por la comisión concibió la trunca Ordenanza de marras y por los concejales que la aprobaron, la cual incluida el pago a los ganadores, presupuesto para la edición del libro premiado pero ningún emolumento para los miembros del jurado que sería sobre cuyas espaldas descansaría la mayor responsabilidad del evento a organizarse.

Y, desde luego, de ninguna manera puedo participar en un eventos donde los legítimos derechos de todo trabajador están conculcados y haya sido herida de la forma que lo has hecho la dignidad de los intelectuales, de la gente de letras, al estimulo de cuyas actividades y al análisis de sus obras he dedicado mi vida.

Esta carta, como la anterior, será dirigida a ti, enviada su copia al alcalde Emilio Graterón, como hice con la anterior y simultáneamente distribuida a través de mi propia red para que sea conocida y discutida, como ha sido con la primera, por la comunidad intelectual porque todo lo expuesto en ella atañe a todos nosotros, sus miembros.

Para cerrar debo hacerlo con palabras del maestro Arturo Uslar Pietri(1906-2001) sobre los intelectuales venezolanos cuando escribió:”No es fácil definir al trabajador intelectual…Casi toda la obra de creación artística y literaria ha tenido como punto de partida una afirmación individual ante el mundo establecido de los demás hombres. La historia de las artes y las letras es una historia de rebeliones, disensiones y rupturas individuales. Han sido, a lo largo de los tiempos, la mala conciencia de la sociedad, los que han tratado de ver más allá de las apariencias, o han denunciado las convenciones establecidas y que se han puesto a actuar como si todo estuviera por hacerse…[Jean Arthur]Rumbaud…designaba a sus semejantes como ‘el gran maldito’ o ‘el horrible trabajador’…No sólo no es fácil concebir de los ‘horribles trabajadores’, sino que, además, no hay que olvidar que son frágiles y sensibles seres que dependen de cierto clima moral e intelectual, que alterado pudiera desnaturalizarlos o matarlos. No es especie domesticable…Y, sin embargo, son la más preciosa e irreemplazable porción de la sociedad. Son los intérpretes, los descifradores de los oscuros signos, lo que intuyen, anticipan o advinan las ocultas realidades, los que hallan y revelan, los que traducen o alertan. Sin ello la humanidad estaría ciega y muda. No tendríamos los hombres ni intérpretes, ni mensajeros, ni testigos…No hay intérpretes que sustituyan a los intelectuales y los artistas para hacernos entender el mundo. Quedaríamos mudos si no los tuviéramos a ellos como testigos y mensajeros. Son nuestra lengua y nuestro prestigio. Sin ellos seremos factoría o vasto campamento petrolero, no una nación histórica”(Vista desde un punto. Caracas: Monte Ávila Editores,1971,p.265-267).

Recibe mis saludos:



Roberto Lovera De-Sola.



PD: Te anexo mi estudio “La pregunta por la cultura” documento que fue presentado por mí el 28 de Febrero de 2011, en la sede del partido “Podemos”, en la sesión constitutiva del grupo cultural de la Mesa de la Unidad Democrática.

.

RESPUESTAS RECIBIDAS EN APOYO A ROBERTO LOVERA DE SOLA DE
INSIGNES INTELECTUALES VENEZOLANOS:

29-7-2011


1)Desde Bogotá
Querido Roberto: no me extraña en lo mas mínimo. Si te contara.
Rafael Arraiz Lucca, poeta, editor, profesor.


2)!Excelente! Roberto. Los que nos dedicamos al trabajo intelectual también merecemos respeto y consideración. Gracias por tu argumentación.
Mirela Quero, investigadora histórica.


3)Muy buena esta argumentación a favor de los intelectuales. Siempre ha existido la intolerancia y la marginación hacia los hombres de letras, así que es más que justo y necesario que expresaras esta valiosa opinión que comparto.
Saludos, Ana María Velazquez, poeta, narradora.


4)Con estupefacción recibo tu correo, no conozco los detalles, pero comparto tu criterio acerca del trabajo de los escritores, al igual que tú y Doña Irma, a quien recuerdo con cariño, cuando me ha tocado ejercer funciones directivas siempre he sostenido que el saber no sólo pesa y ocupa lugar, también cuesta. Sé acabó el tiempo de los intelectuales que viven del aire y de las ideas.
Me extraña lo de Antonio a quien mucho aprecio, ha debido ser un arranque de esos que los humanos padecemos, ojala sirva tu correo para que gallardamente el amigo Antonio lo piense mejor, y todo discurra como debe ser entre gente tolerante.Un abrazo, como siempre, Enrique Viloria Vera, poeta, ensayista, profesor.


5)Bien dicho Roberto. Getulio Tirado, ingeniero, gran lector.


6)Igual que Getulio. Bien dicho.
Elisa Arraiz Lucca, novelista


7)Querido Roberto, aún sin saber los detalles de lo que ocurrió pero que se puede inferir por tu carta al fulano Ecarri, te envío un gran abrazo de solidaridad con todo mi cariño y mi admiración por tu firmeza en la defensa de los valores en los que has creído toda la vida. Ojala todos los intelectuales venezolanos tuvieran esa misma honestidad y esa valentía para enfrentar a los burócratas...........¡otro gallo cantaría!
Nuevamente recibe mi completa adhesión, Elizabeth Guerrero, pianista.


8)Apreciado amigo:
Lo que te ha ocurrido refleja la descomposición que está viviendo el país, aunque sorprende la actitud de Ecarri.
Lo he conocido y tratado. Creo que es un joven político valenciano que está haciendo una estupenda labor en la Casa Uslar Pietri y en la Alcaldía.
Es posible que el éxito que ha tenido en Caracas se le haya subido a la cabeza, pero también es posible que, tal como tú aseveras, tenga una pobre opinión sobre los intelectuales de este país.
Estimo que lo que le dices refleja la sinceridad que te caracteriza, pero sobre todo valor y dignidad.
Ojala Ecarri te presente las excusas que te mereces y que las cosas regresen al lugar de donde no deben haber salido nunca.
Sería muy bueno para el país y para el mundo de las letras.
Es válida la oportunidad para reiterarte mi aprecio.
Amigo, Carlos Alarico Gómez, periodista, historiador, profesor.

9)Roberto: Muchas gracias. Acabo de leer una carta tuya a un tal Antonio ...creo...Ecarri...a quien no conozco.....en relación a la renuncia que has hecho pública frente a un trato injusto, indigno y grosero a tu persona por pedir simplemente que te compensen tu trabajo de lector en un concurso de escritores. Veo que hay gente insensible, nada inteligente y atropelladora. Y peor que no reconozcan quien eres tu en las letras venezolanas. Cómo si ello se improvisara. Te felicito por ser tan puntual en la defensa de tus mejores y legítimos derechos, Heraclio Atencio Bello, presidente de la Fundación Venezuela Positiva.


10)Estoy contigo Roberto José.
Leandro Area, internacionalista y poeta.

Incluyó este poema de Eugenio Montejo en su respuesta: “
Manoa
No vi a Manoa,/ no hallé sus torres en el aire,/ningún indicio de sus piedras./Seguí el cortejo de sombras ilusorias/que dibujan sus mapas./Crucé el río de los tigres/y el hervor del silencio en los pantanos./Nada vi parecido a Manoa/ni a su leyenda./Anduve absorto detrás del arco iris/que se curva hacia el sur y no se alcanza./Manoa no estaba allí, quedaba a leguas de esos mundos,/-siempre más lejos./Ya fatigado de buscarla me detengo,/¿qué me importa el hallazgo de sus torres?/Manoa no fue cantada como Troya/ni cayó en sitio/ni grabó sus paredes con hexámetros./Manoa no es un lugar/sino un sentimiento./A veces en un rostro, un paisaje, una calle/su sol de pronto resplandece./Toda mujer que amamos se vuelve Manoa/sin darnos cuenta./Manoa es la otra luz del horizonte,/quien sueña puede divisarla, va en camino,/pero quien ama ya llegó, ya vive en ella(de Trópico absoluto,1982).




11)Apreciados todos:
No puedo estar más de acuerdo con Roberto, Ana Teresa y otros corresponsales. El remedio para esa absurda concepción de que no debe pagarse (o debe pagarse apenas gastos) el trabajo del intelectual, se combate no aceptando trabajar de gratis. Tal vez no estaría mal hacer llegar este mensaje al señor Ecarri con nuestras firmas.
Afectuosos saludos a todos,
Carlos Pacheco, profesor, crítico literario

Comentario a Carlos Pacheco: Mi queridísimo Carlos: tienes razón en lo que dices. Solo que yo fui sorprendido en mi buena fe, nunca pensé trabajar sin cobrar. Pero cuando llegamos al punto todo estalló. Sentí en conciencia que debía dejar constancia escrita de la protesta en mi nombre y en nombre de los cuatro otros jurados que había escogido. Era lógico que no podíamos trabajar sin cobrar. Saludos muchos a para ti y Luz Marina: RJ

12)No se de que premio hablas, pero es muy sorprendente lo ocurrido. He programado distintas cosas con la Fundación Chacao y jamás se ha planteado que los escritores no cobren por su trabajo, por el contrario, se estiman honorarios para ello. Entiendo que esto es la alcaldía y no la fundación, pero igualmente el Sr. Ecarri debería alinearse con los procedimientos de la fundación cultural de la alcaldía.
En fin, en estas cosas los escritores debemos ser solidarios y cuando vengan a proponernos un trabajo gratis, decir simplemente que no
Saludos cordiales, Ana Teresa Torres, novelista, psicoanalista.

13)Apreciado Roberto,
Recibe mi absoluta solidaridad con tu elegante y bien educada carta de renuncia. Un cordial abrazo,
Armando Scannone, gastrónomo, autor de libros de cocina.

14)Roberto deploro profundamente lo que te ocurrió con Antonio Ecarri y la verdad me sorprende mucho su actitud ya que lo tengo como hombre decente. Demás está decirte que suscribo íntegramente el texto del correo que le enviaste y deseo que esa escaramuza se solvente. No dudo que así será. Te quiero, yo. Marisela Godoy, abobada, Juez Penal.

15) Querido Roberto, ya que se canceló la reunión de hoy, procedo a opinarte sobre tu escrito al Sr. Ecarri. Me deja perpleja que el señor en cuestión se "altere" porque deba cancelar honorarios por un trabajo que mandó a realizar. ¿Qué ley avalará el uso gratuito del tiempo y conocimientos de los escritores? Asesorías, opiniones, diagnósticos de un experto: se pagan. Ni dudar si la misma exige días de trabajo. Además... qué enorme responsabilidad conlleva ser jurado. Qué difícil posición esta de escoger (escoger, elegir una persona o cosa de entre varias para un fin determinado)
Recibe todo mi respaldo, amigo querido,
Thais Erminy, dramaturga, publicista.

16)Lamento mucho el mal rato, además por supuesto de lo injusto e irrazonable de la situación. Un abrazo, Marina Windevoxhel, editora de la página virtual: www.arteenlared.com

17)Hola Roberto así habrá sido de grande el maltrato que has hecho un acto público de indignación. Bien por eso
Dobrud González.
Respuesta: Sí, no pude dormir esa noche, pero pensé en los compañeros también expoliados por el Concejal, rj

18)Apreciado Roberto,
Creo que tienes un punto importante y estoy segura de que Antonio Ecarri lo va a reconsiderar. El trabajo intelectual demanda y debe ser remunerado, como bien señalas.
Yo conozco bien a Antonio y lo tengo en alta estima, como hombre inteligente, ponderado y consciente. Si te habló a gritos debe haber tenido un mal día. Todos lo tenemos. Un abrazo, Carolina Jaimes Branger

19)Muy querido Roberto, pareciese que el irrespeto al trabajo intelectual continúa siendo parte de nuestra cotidianidad...Es tiempo siempre de rectificar, y si no fuere el caso de quien tengo la opinión de ser un político entregado a su causa, deseo pensar que es una excepción que lamento. Recibe mi apoyo y solidaridad. Malena Roncayolo, cineasta.

20)Mi muy estimado don Roberto,
Impresionado quedo al leer su renuncia, por supuesto, no por usted que más bien merece honra por todo el esfuerzo y compromiso que ha representado y representa para el mundo cultural venezolano. Su lucha y causal es justa, y debe apoyarse; porque es de claridad meridiana incuestionable y en lo que respecta a usted porque es impulsada por la noble inspiración del ejemplo familiar. Es un elemento de lo que llamo nobleza recíproca “(…) creemos, que el padre no es quien ennoblece al hijo sino viceversa; pero hilando más fino podríamos hablar de la “nobleza recíproca” en donde, por un lado, el padre se hace noble por sus actos y el hijo, por el otro, quien sólo recibe una nobleza “espejada”, debe verdaderamente ganársela con sus actos para así ennoblecerse y, entonces, proyectar y enaltecer a sus antecesores.” (Rodrigo Lares Bassa, Ortega y Gasset: nobleza y pueblo joven, EL UNIVERSAL, 11/01/2006).
Ser intelectual, en absoluto, es menos que otro profesional; quizá sí, es más sacrificado que muchos: porque se exprime a sí mismo. Y ello hay que honrarlo. “La pluma es lengua del alma decía Miguel de Cervantes, y para poder reflejarla tenemos el instrumento del intelecto. Es así como pensamos en que se concibe la buena escritura, la cual conlleva consigo la penitencia del peregrinaje por ese arduo y extraño camino donde gravita la creatividad del escritor quien, en su trajinar, no hace más que exprimir su ser para materializarlo en tinta. (…) Creemos así sensato matizar en lo que atañe al arte de escribir, porque lo anterior lo referimos al escritor y no al escribidor. Porque escritor es aquél que impone su personalidad y pensamientos ante las melladuras de la vida; es aquél que es capaz de sacar de sí su órdago para defender su opinión. Es aquél que tiene a la literatura como su mazo personal.” (Rodrigo Lares Bassa, Escritor e Intelecto, EL UNIVERSAL, 20/08/2007).
Comparto totalmente tu opinión y posición, el saber implica muchos sacrificios personales que después alumbran a muchos con su buen tino y ello nunca debe ser regalado, primero, porque así no se aprecia sus receptores no aprecian el esfuerzo y, segundo, porque el intelectual también es un ser humano de necesidades y anhelos. Estoy seguro que este impase se solucionará para bien y que justamente la intelectualidad logrará la rectificación. Tengo del señor Ecarri, al igual como han dicho otros intelectuales amigos, que es un político entregado a su causa por lo que deseamos pensar que es una excepción que se lamenta.
“Un intelectual es una persona cuya mente se mira a sí misma.” Albert Camus
Un fuerte abrazo,
Rodrigo E. Lares Bassa


21)Insólito que en 2011 un Concejal sea tan ajeno a las responsabilidades de los intelectuales y los irrespete desconociendo sus derechos, soy solidaria contigo y apoyo tus gestiones, cuenta conmigo para cualquier pronunciamiento. Saludos y afecto, Ivonne Rivas, promotora cultural.


22)Me parece lo justo, te apoyo. Elsa Montes

23) Estimada Sra. Carolina Jaimes Branger:
La saludo muy cordialmente en la ocasión de darle las gracias por su E-mail y solidarizarme con la postura digna y clara que ha tenido Roberto en relación a la justa remuneración que deben recibir los jurados.
He sido compañera de trabajo de Roberto en la Biblioteca Nacional y hemos compartido Amistad y combatividad con estas posturas tan arbitrarias que sostiene el común de las personas sobre lo gratuito que creen, debe ser la actividad intelectual
Pienso que Roberto está sentando un buen precedente y está siendo didáctico con su escrito.
Los Bibliotecólogos es otro de los gremios que ha recibido con más frecuencia un trato descriminatorio parecido. Siempre comento que se nos aborda por teléfono, en una fiesta, en todas partes y se nos solicita información profesional, listas de obras, criterios y a nadie se le ocurre pensar que debe ser una actividad remunerada.
Esas mismas personas son incapaces de solicitar le a un Abogado sus servicios, sin pensar que no le deben remunerar.
En el caso de ser jurado, la actividad intelectual es intensa, debes dedicarle tu valioso tiempo a leer miles de originales y poner toda su cultura, formación, criterio, gustos y sugerencias ante tan digna actividad.
No conozco al señor Ecarri, pero siempre es bueno que los jóvenes tengan acceso a información y matices tan importante para el desarrollo armonioso de las cosas. Seguro que lo entenderá así y ojalá pueda elegantemente rectificar
Reciba un cordial saludo,
Atentamente:
María Elena Bermúdez Carpio
Bibliotecóloga


24)Querido Roberto:
Estoy totalmente contigo, y te expreso mi rotunda solidaridad. Te agradezco que me hayas enviado este mensaje. Puedes contar conmigo para lo que pueda hacerse, más allá de tu viril protesta.
No conozco a Ecarri sino por los medios de comunicación, pero me acojo a lo que sobre él te dice Carolina Jaimes Branger, que es persona de mi más absoluta confianza.
Un afectuoso abrazo, Alexis Márquez Rodríguez, crítico literarioi.

25) Te admiro mucho y quiero aún más…Mónica Montanés, dramaturga, la autora más montada en toda la historia del teatro venezolano por su pieza E aplauso va por dentro, más de 3000 representaciones.

26) Josefina Weidner
Querido Roberto: Como caraqueña que conoce el movimiento cultural valenciano porque vivo en esta ciudad carabobeña desde 1974 cuando salí de Caracas siendo empleada de la Biblioteca Nacional, institución ala que entré de tu mano el 1 de agosto de 1970, por ser tu alumna y amiga, en calidad de Investigadora bibliográfica que también tú me enseñaste a amar en las aulas del Internado "San José de Tarbes" (El Paraíso) y nutriste en los años de mis estudios de Letras en la UCAB y así ha sido hasta el presente, te doy el más encarecido abrazo por sentar este precedente pues vivÍ en carne propia, y tú lo sabes porque prologaste mi libro catártico "Hoy es mañana" presentado y bautizado en la Fundación “Francisco Herrera Luque” en Altamira, la acción de esta generación de jóvenes valencianos, carentes del más lejano vestigio de nobleza y cultura, tanto que han llegado a ordenar que se desmonten cuadros de artistas famosos como Fabiola Sequera, de exposiciones privadas, sólo porque a ellos les da la gana hacer alardes de poder y cercanía con las autoridades de turno, esperando en el fondo Gobernaciones regionales o Alcaldías de prestigio sin tener los méritos necesarios, sino su capacidad de arribismo despiadado, su despotismo como presencié en un restaurante local de prestigio, a quien diriges tu carta, irse sin pagar después de saciarse él y sus escoltas, aduciendo a gritos que lo servido no había sido de su agrado. Humillando de manera increíble a la gerente del lugar y dueña, joven mujer para más señas...Si eso es ser un forjador de la cultura del país y representante de una región como la carabobeña, podemos entender por qué el país ha llegado a los bajos niveles que hemos tocado. Tu y todos los que te apoyamos nos formamos en el ideal de otra Venezuela, y nunca hemos defraudado ese sueño. Con mi más cariñoso abrazo. Tu amiga de tantos años y luchas Josefina Weidner
Valencia, 30 de julio 2011
Amado Roberto: Ya publiqué todo en mi blog y lo reenviaré a la Revista CONSTRUARTE que es la que sufrió el vejamen en el Palacio de los Iturriza, teniendo que cerrar la exposición por la grosería de Rafael Rodríguez Coronel, adjunto al Alcalde Naguanagua, quien atribuyéndose el papel del Gobernador del Estado maltrató por teléfono a los directivos de la revista y sus promotores PRIVADOS. Ese Rafael es hermano de Lunes e Ilich Rodríguez Coronel, el primero Director de la Galería de la Universidad de Carabobo "Braulio Salazar" y el otro supuesto investigador, museógrafo y docente sin título, nada más ser hemanos de los primeros que a través de sus acciones como dirigentes estudiantiles de esos que conocemos que no estudian sino cumplen órdenes de determinado partido político o gestión rectoral, graduándose sin estudiar, y asÍ hacen carrera por apellido (el Ecarri es hijo del Presidente de AD en Carabobo quien no me preguntes cómo escribió la Biografía de Miguel Peña para la Colección de El Nacional cuando no se le conoce obra y sabes que fui Bibliógrafa del Estado aunque me echaron la broma pareja hasta el final, historia que conoces) o por inhumanita arribista que les permite hacer cualquier cosa como la que también conoces se hizo con mi investigación de años sobre las Artes del Fuego, ahora publicada en dos libros que oferta la GalerÍa Universitaria como únicos en el país (te anexo la promoción que se hace en su página web) cuando el material hemero-bibliográfico era mío, y el que personas como Lamis Feldmann, Premio Nacional de las Artes del Fuego en la especialidad de esmaltes y Alexis de la Sierra en Orfebrería, y Rosa Falena no Premio Nacional pero si fundadora de la especialidad esmaltística y ganadora de otros premios de dicho Salón, me prestaron y no se qué uso le dieron ni cómo los citaron, pues después que entregué mi trabajo a mano, como sabes, me invalidaron “metodológicamente"” el libro, y no me dieron oportunidad de cerrar el proceso de su elaboración, porque como sabes ese año fue de ordenamiento del material y un primer intento de libro, luego vendría el final y la verdadera metodología a seguir. Bueno se apropiaron de ese inmenso esfuerzo y como yo era empleada de FUNDAPATRIA, dependencia de la Gobernación de Carabobo, y estaba en Comisión de Servicio, no pude discutir lo que se hizo porque ahí mismo la institución fue cerrada por el nuevo Gobernador que entró ese mismo año y cerró FUNDAPATRIA sin chistar.
Hoy no se qué decirte de ese despojo sino que es un estilo valenciano de actuar de esa generación nefasta, pues me enteré de los libros por exceder a su web site y no por la honradez que debieron tener en comunicarme su publicación. ¿Queremos salvar a Venezuela de las garras del “mal” si la oposición tiene gentes de ese mismo calibre y procedencia? Gracias Roberto por sentar un precedente después de tantas humillaciones y despojos que hemos sido víctimas los investigadores e intelectuales que honramos nuestra profesión y aunque suene cursi nuestro juramento de servicio al país siendo fieles a nuestros valores y principios, así nos haya costado la salud. Un gran abrazo y un beso, tu amiga de más de 40 años. Josefina Weidner de Fierro.
27) Roberto, estoy en Bariloche, llego la semana que viene, quisiera hablar contigo sobre este desgraciado incidente, hay que dejar las cosas claras, el chocolate espeso y los puntos sobre las íes. Un abrazo: Anita Phelps.


29) Al Alcalde de Chacao

Mi estimado Emilio: quiero hacerte conocer la carta que por razones de conciencia me vi obligado a remitir al concejal Antonio Ecarri, esta se explica por si misma. Van también las 27 adhesiones que he recibido de parte de la comunidad intelectual como consecuencia de ella. Deseo conozcas esto. Mis gracias adelantadas a ti. Te lo mando porque esto sucedió en la Alcaldía a tu cargo.
Y por favor dale a la querida Samantha un gran abrazo de mi parte.
Amigo:
Roberto Lovera De-Sola.

RESPUESTA CONCEJAL ECARRI



Antonio Ecarri
Caracas, 29 de julio de 2011

Estimado profesor Lovera,
Lamento mucho que haya Ud. interpretado como exclusiva y personal responsabilidad mía la imposibilidad en que me encuentro, en mi condición de Concejal del Municipio Chacao, para gestionar gastos no contemplados en la Ordenanza del Premio Municipal de Literatura Arturo Úslar Pietri, instrumento por el que estoy obligado a regirme.
Reconozco la dignidad profesional de quienes terminen siendo los miembros de los distintos jurados del Premio, pero no está en mis manos acordar honorarios por esos servicios, dado que no están ellos previstos en la ordenanza mencionada.
Adicionalmente, también estoy restringido por disposiciones expresas de la Ley contra la Corrupción, que configuran como delitos punibles conductas como aquella en la que hubiera incurrido de acceder a su solicitud. Para su conocimiento, transcribo de seguidas tres de los artículos de la referida ley:
Artículo 56. El funcionario público que ilegalmente diere a los fondos o rentas a su cargo, una aplicación diferente a la presupuestada o destinada, aun en beneficio público, será penado con prisión de tres meses a tres años, según la gravedad del delito.

Artículo 61. El funcionario público que por algún acto de sus funciones reciba para sí mismo o para otro, retribuciones u otra utilidad que no se le deban o cuya promesa acepte, será penado con prisión de uno (1) a cuatro (4) años y multa de hasta el cincuenta por ciento (50%) de lo recibido o prometido. Con la misma pena será castigado quien diere o prometiere el dinero, retribuciones u otra utilidad indicados en este artículo.
Artículo 63. Cualquiera que, sin conseguir su objeto, se empeñe en persuadir o inducir a cualquier funcionario público a que cometa alguno de los delitos previstos en los artículos 61 y 62 de esta Ley, será castigado, cuando la inducción sea con el objeto de que el funcionario incurra en el delito previsto en el artículo 61, con prisión de seis (6) meses a dos (2) años; y si fuere con el fin de que incurra en el señalado en el artículo 62, con las penas allí establecidas, reducidas a la mitad.
La lectura del último artículo citado indica que Ud. mismo hubiera podido incurrir en comportamiento penado por la Ley contra la Corrupción, por lo que mi negativa, que Ud. ha criticado, ha tenido como uno de sus efectos la protección de su propia persona.
Ahora debemos dar inicio a la segunda edición del Premio Municipal de Literatura Arturo Úslar Pietri para el género "cuentos". Su finalidad es, precisamente, "otorgar el reconocimiento a los escritores, venezolanos o no, residenciados en el país, que deseen desarrollar su carrera literaria, así como fomentar el descubrimiento de nuevos talentos, promoviendo así los valores del pensamiento humanístico universal". (Artículo 2 de la Ordenanza promulgada el 24 de agosto de 2007).
Para la primera edición de este premio destinado a reconocer y fomentar el talento de niños escritores, organizada exitosamente dentro de lo establecido por la misma ordenanza, pudimos contar con la colaboración entusiasta de los miembros del jurado designado en esa oportunidad, quienes cumplieron un gran papel en el logro de los objetivos del galardón.
Estoy absolutamente convencido de que el trabajo intelectual debe ser justamente remunerado, como en múltiples ocasiones lo he manifestado y puesto en práctica cada vez que no hubo impedimento. Creo posible que recuerde Ud. bien el Premio Iberoamericano de Literatura Arturo Úslar Pietri, conferido por la Fundación Casa Arturo Úslar Pietri, la cual me honro en presidir ejecutivamente. Los jurados de ese premio, entre los que Ud. se encontraba, recibieron una remuneración en metálico porque entonces así lo estipulaba su reglamento. Traigo esto a su memoria porque no es el caso de que yo sea opuesto al reconocimiento de los servicios profesionales de los intelectuales; todo lo contrario, y así lo demuestra la misma concepción del Premio Municipal, cuya distinción en metálico está destinada justamente al fomento de la carrera del escritor.
Espero que estas consideraciones le permitan entender cabalmente el sentido del Premio Municipal de Literatura Arturo Úslar Pietri, y tal vez le lleven a reconsiderar la posibilidad de cooperar con su finalidad. Estoy seguro de que no ha habido de su parte la más mínima mala intención, sino desconocimiento de lo establecido en la norma jurídica aunque, como Ud. sabe: "La ignorancia de la ley no excusa de su cumplimiento".
Muy respetuosamente,

Antonio Ecarri Angola


1-8-2011


30) Carmen Luisa querida: yo no levanté mi palabra de protesta por mi sino por la comunidad intelectual expoliada en sus legítimos derechos por el concejal Escarrá. Todo trabajador debe ganar por el trabajo hecho. Yo tenía más de un año asesorando al Concejal y a sus asistentes en todo esto, sin duda me llamó por mi experiencia en el medio, siempre presumí de su buena fe que como se trataba de un trabajo sería un trabajo pagado. Pero cuando le expuse que era necesario trazar un presupuesto para pagar a los jurados del concurso, entre los que estaba yo y le dije que pensaba que yo debía cobrar un poco más dado que desde hacía un año trabajaba en eso, cada vez que me pedían mi asesoría les ofrecía mi tiempo y conocimientos, en este momento estalló de la forma que lo hizo. Se convirtió así en un hecho que tenía que ver con toda la comunidad intelectual. Por ello dejé constancia pública en una carta que le remití, y leíste, y como se trataba de un hecho que a todos atañía la hice pública. Además comprendí que si se la hubiera remitido solo a Ecarri la habría mandado a archivar y allí todo habría concluido. Había que dar un ejemplo, hacerlo conocer a todos. Por ello lo divulgué vía Internet y lo mandé a los medios. Quise sentar un procedente de respeto a escritores y a los trabajadores intelectuales en general, nuestra comunidad lo entendió así como lo haces tu, la solidaridad de todos ha sido muy grande. Gracias mil. Saludos a Luis: RJ

31)
Irmaisabel
Otra cosa: yo si le pedí que debía pagarme 5000 Bs.F. Tenía más de un año asesorándolo cada vez que me llamaba él, o sus asistentes en nombre de él. Y siempre les ofrecí mi tiempo y asesoría. Yo siempre pensé que como se trataba de un trabajo sería remunerado pues me había llamado por mi experiencia y formación en todo lo cultural, que él desconoce en sus prácticas. Eso fue. Pero todo estalló no porque yo hubiera pedido un pago, lo que era legítimo, sino cuando plantee a uno de sus asistentes la necesidad de tener un presupuesto para pagar a los jurados, que yo mismo había escogido. Era un trabajo, todo trabajador debe cobrar por su trabajo, lo dice la Constitución y la ley del Trabajo. Que él use eso contra mi no me importa pues yo estaba haciendo un trabajo, pese al desorden de su oficina: cada vez llamaban los asesoraba, no volvían a llamar por meses, reaparecían, les decía como se debían hacer, cada paso, desaparecían. Eso fue. Al producirse esto quise sentar un precedente, si la renuncia solo le hubiera ido a él la hubiera mandado archivar. Había que sentar un precedente. El apoyo de la comunidad intelectual a mi ha sido inmenso, anoche ya habían más de 30 mensajes de apoyo, y la carta fue colgada por una dramaturga amiga en facebook...eso es. Al comenzar a trabajar en la nueva respuesta te voy a consultar algo jurídico que implica. En ningún momento, como él dice, yo pensé hacer un acto de corrupción ni hacérselo cometer a él. Lo que debía hacer era rectificar la ordenanza, yo le había explicado a su asistente que se debería hacer...todo trabajo debe ser pagado, al concurso al menos hubieran llegado 20 libros: ¿cuanto tiempo hubiera requerido a cada jurado para leerlos y hacerse un criterio para llegar entre todos a premiar el mejor y dar dos menciones, como siempre se hace?. Y eso que dice que la Casa Uslar Pietri me pagó por ser miembro del comité consultivo del premio Internacional Uslar Pïetri en el 2009 es falso. En ese caso los escritores que estuvimos en ese comité solo dimos nuestro apoyo moral a la iniciativa. A quienes pagaron, todos traídos del exterior, fue a los jurados, como debía ser, pasajes de avión, viáticos y pagos en dólares. Fue por mi presencia allí en el procesoi del premio que cuando se presentó la novela premiada, ya publicada, José Tomás Angola me pidió que fuera yo quien la presentara, eso fue en la Coorporación Andina de Fomento.RJ

32) Entiendo mejor el asunto, sobre todo desde la perspectiva legal, creo que se trata de un malentendido entre colegas que no debe continuar. Ante la aclaratoria justificada de Antonio, lo que se impone es ver si se puede entonces colaborar o no con el proyecto, como un acto de solidaridad, si no pues todo el mundo en santa paz que buena falta nos hace a todos.
Nos complacería mucho que este asunto se resuelva satisfactoriamente en bien de la unidad de miras.
Por cierto Antonio te reitero el respaldo de la UNIMET como acordado,
Amigo, Enrique Viloria Vera

33) Buenas Tardes profesor Ecarri. Ciertamente hemos recibido copia de un correo que Roberto Lovera De-Sola le enviara a Ud. y aun grupo de personas de su afecto, entre quienes me encuentro. El mismo día, viernes 29 de Julio a las 5 y 30 aproximadamente dí mi respuesta a Roberto y a las demás personas en los términos que a continuación le copio y cuyo texto ratifico en todas sus partes "Roberto deploro profundamente lo que te ocurrió con Antonio Ecarri y la verdad me sorprende mucho su actitud ya que lo tengo como un hombre decente. Demás está decirte que suscribo íntegramente el texto del correo que le enviaste y deseo que esta escaramuza se solvente: No dudo que asì será. Te quiero, yo”. No entro en consideraciones jurídicas sobre el asunto que les compete. Le reenvío a continuación copia del corre-respuesta que le envié a Roberto y el cual le copié textualmente y de donde se infiere mis expresiones hacia Ud. frente a mi amigo y su muy nutrido grupo de remitidos. En el correo en mención se deja fehacientemente comprobadas mis expresiones así como la fecha de emisión. En lo personal no tengo hacia Ud. ninguna razón para pensar lo contrario a lo expuesto en el mismo. En primer lugar, porque no lo conozco. En segundo lugar, porque tenemos en común personas que lo aprecian y causas que me hacen tener hacia su persona estima. Quiero dejar zanjado este enojoso asunto. Atentamente. Marisela Godoy.

34)Apreciados amigos y colegas, a pesar de que no me incumbe directamente la cuestión planteada en esta diatriba, no obstante y más allá de las supuestas “consideraciones legales” y jurídicas que esgrime el Concejal en cuestión relativas a los honorarios para este importante premio, es absolutamente lamentable, mezquino e injusto este pírrico argumento enunciado por quien fuese electo gracias a la voluntad popular. De paso, el mismo expone, solapadamente, una especie de desprecio por el oficio y por la gestión cultural misma, la cual, al parecer, no tiene suficientes méritos para que la misma implique gestionar pagos y otros legítimos derechos. Además, se le cuela al concejal la posibilidad de que aquellos que reciban tales pagos, muy honestamente ganados, puedan ser considerados de “corruptos”. Si de corrupciones vamos a debatir, pues habría que indagar en las cuentas y gastos públicos de dicha alcaldía. De modo que me solidarizo con la postura muy digna de Roberto Lovera De-Sola y expreso mi protesta ante ese débil y falso argumento manifestado por el concejal. La cultura se respeta y este respeto pasa, sin duda, por aceptar que los artistas e intelectuales tienen los mismos derechos económicos de cualquier profesional. Saludos a todos. Juan Carlos Santaella.

35) Elisa Arraiz, desde Córcega, Europa
Querido Roberto,
Acabo de recibir la contestación que te envía el concejal Ecarri en referencia a tu renuncia, la cual te agradezco mucho nos hayas enviado y sin copia oculta. Estas cosas se deben ventilar así, abiertamente.
Te escribo porque estos dos email han pasado a ser parte de mi esfuerzo por entender lo que pasa en nuestro país. Cada uno representa una manera de solucionar alguna situación desagradable, y pienso que en una de ellas está el secreto de nuestra pobre conexión con una parte del país a la que le gusta que le vayan contando las cosas abiertamente, así ni siquiera sean verdad.
Me refiero a la contestación del concejal Ecarri, a quién no conozco, pero supongo que si es concejal de Chacao puede haber la posibilidad de que haya votado por él. El concejal elabora una respuesta que en su forma pareciera absolutamente correcta, nos recuerda que existe un reglamento y que él no ha hecho otra cosa que cumplir con dicho reglamento, más aún, en plan de Gran Hermano te recuerda que tus exigencias a que él incumpla el reglamento se podrían considerar incitación al delito, y, que por tu bien, él lo que está haciendo con su actitud es protegerte. Te juro que mientras lo leía recordaba aquella camarera de la película Easy Rider que sólo aceptaba traerle a Jack Nicholson el sandwich No. 24 que llevaba el pollo con ensalada, porque ella no estaba programada para salirse del menú, que era su reglamento, y le estaba prohibido traer pollo sin ensalada como él le pedía.
Estoy convencida de que el tema debe tener una solución, sobre todo antes de seguir adelante con un próximo premio donde utilizaran de nuevo a unos profesionales sin pagarles ni un centavo por su trabajo. La esclavitud, pues. Eso me da mucha pena y mucha rabia. Tal vez el concejal Ecarri podría solicitar una revisión del reglamento del premio, creo que el doctor Uslar Pietri estaría agradecido pues lo consideraría un acto de gran Valor Humano.
A mi me queda la gran curiosidad por saber como es que un Municipio como Chacao, con mucho dinero como bien dices, crea un premio sin considerar el pago al jurado, ¿quién elaboró la Ordenanza?
Espero que nos sigas enviando tus aciertos y desaciertos por esta vía, a mi me encanta ser parte de tu lista abierta, me hace sentir que en Venezuela todavía existe un país libre, sin miedo a dar su opinión y a sufrir las consecuencias.
Tuya Elisa Arraiz Lucca.

36) Apreciados amigos,
Suscribo enteramente las palabras de Elisa. Hay tecnicalidades (ordenanzas) que no contemplan el pago a los jurados y pagarles constituiría delito. Como esto es un exabrupto, estoy segura de que Antonio Ecarri hará todo lo que esté en sus manos para que dichas ordenanzas sean modificadas y de ahora en adelante incluyan partidas para el pago de jurados. Yo he sido jurado en muchos eventos y nunca me han pagado, lo he hecho de buena gana, pero también de buena gana hubiera aceptado el pago por mis servicios.
Abrazos para todos, Carolina Jaime Branger

37)
Estimado Antonio Ecarri:
Buenos Días. Aprovecho para enviarle unas notas concernientes a este caso.
Mi experiencia como cineasta, representante de la Asociación de Autores Cinematográficos ANAC ante las comisiones que otorgan financiamientos a la industria cinematográfica y a los cineastas por parte del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía CNAC, me indica que, todas las personas que integran las comisiones para tal fin reciben aportes económicos por sus trabajos temporales, bajo el término de Honorarios Profesionales.
No está escrito ni en la Ley de Cine ni en su Reglamento, igualmente en el Reglamento Interno del funcionamiento de la Producción Cinematográfica, en ningún articulado se menciona que las comisiones que trabajan esporádicamente serán remuneradas. Y no lo está porque es una obviedad, ya que estos gastos pertenecen al funcionamiento interno. Por lo tanto, estos pagos de Honorarios Profesionales o Dietas como también se les llama están en el presupuesto ordinario de la institución.
Quiero decirle también que, su interpretación de las regulaciones del Consejo Municipal de Chacao, no es convincente a nuestros ojos, frente a este caso. Fíjese bien, El Concejo Municipal de Caracas desde hace más de treinta años considera pertinente pagarle a las diversas comisiones que entregan los premios a los artistas de todas las categorías, y así lo hacen.
Creo que es un error corregible. Yo personalmente, desde esta tribuna ciudadana le recomiendo que este premio tan importante que desea Ud. entregar, no se haga hasta que no esté regularizado este inconveniente, y que el pago a las comisiones de lectura del Premio Municipal de Literatura Uslar Pietri estén en el presupuesto de la institución.Mis saludos siempre cordiales, Malena Roncayolo

38) Querido Roberto: Estoy totalmente de acuerdo con el mensaje último de Malena Roncajolo. No sólo ella tiene razón en todo cuanto dice, sino que, además, en todo presupuesto existen partidas para gastos imprevistos (caja chica, etc.), de los cuales se sacan fondos para pagar gastos como los emolumento de los miembros del jurado de un premio. Lo que el concejal Ecarri alega sería válido sólo si en las bases del premio en cuestión, o en alguna ordenanza, dijese expresamente que el trabajo de los jurados será ad honorem. No hace falta, en cambio, que se diga explícitamente que sí será remunerado, porque esto, siendo un trabajo como cualquier otro, se supone. Es lástima que Ecarri pretenda justificarse con argumentos tan especiosos, y no admita, gallarda e inteligentemente, su error y presente su rectifcación.
En todo caso, como ya te dije antes, estoy contigo en todo este embrollo.
Un abrazo, Alexis Márquez Rodríguez.

39) Opino igual que Carlos[Pacheco] y Ana Teresa[Torres]. Ignoro las circunstancias que dieron pie a esta carta, pero apoyo el planteamiento de ellos. Colaboraciones en medios impresos, trabajos de jurado y otros tipos de actividades similares deben ser remuneradas porque es un trabajo intelectual de mucho esfuerzo y valor. Y ya es hora de que nos pongamos de acuerdo en negarnos a involucrarnos en actividades de este tipo que no contemplen el respectivo emolumento por tal labor. Héctor Torres

40)
Con toda la venezolanidad que tenemos en el alma: me toco conocer al profesor Lovera como usted bien lo llama, en la oportunidad que quería corrigiera un texto que había denominado “Arquitectura para el alma”, asi que desde el alma conocí la arquitectura de este venezolano valioso, cuya escogida tarea es estudiar la historia de esta amada tierra, así que quienes conocemos al profesor Lovera sabemos la calidad humana que le suscribe y sobre todo lo poco proclive a hacer conflictos, así que estoy segura su finalidad no era hacerlo, al igual que usted, imagino que la explicación obedece a esta suerte de locura colectiva que hoy nos rige, y nos lleva incesantes a esta batalla incansable de dimes y diretes, así que escribo para decirles a los dos, que en estos momentos nuestra alma venezolana nos grita unidad y orden, y en el orden de las ideas, nos exige comprendernos, perdonarnos, aceptarnos, respetarnos y sobre todo, saltar los obstáculos como caballos pura sangre, para retomar de nuevo la sabana y el horizonte que tenemos escrita en las notas del alma llanera.
Un abrazo venezolano y estoy segura que solventaran este asunto, y a todos los involucrados por diferentes maneras, nos propiciara la esperanza que sonamos en esta bendecida tierra. un abrazo venezolano, Eglee Medina, arquitecto
Enviado desde mi BlackBerry de Movistar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada