Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 27 de agosto de 2015

Francisco indica que un corazón lleno de amor a Dios sabe transformar en oración un pensamiento sin palabras

General Audience with Pope Francis
Texto completo de la catequesis del Papa del 26 de agosto
Francisco indica que un corazón lleno de amor a Dios sabe transformar en oración un pensamiento sin palabras
Por Redacción
Ciudad del Vaticano, 26 de agosto de 2015 (ZENIT.org)
En la audiencia de este miércoles 26 de agosto el papa Francisco invitó a reflexionar sobre la oración en familia. Recordó que el espíritu de la oración se fundamenta en el gran mandamiento: «amaras al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas» y que la oración se alimenta del afecto por Dios. Al punto que un corazón lleno de amor a Dios sabe transformar en oración un pensamiento sin palabras, una invocación delante de una imagen sagrada, o un beso hacia la iglesia. 
A pesar de lo complicado que es el tiempo en la familia, siempre ocupado, con mil cosas que hacer, precisó que la oración nos permite encontrar la paz para las cosas necesarias, y descubrir el gozo de los dones inesperados del Señor, la belleza de la fiesta y la serenidad del trabajo.
Publicamos a continuación la catequesis del Santo Padre:
Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!
Después de haber reflexionado sobre cómo la familia vive los tiempos de la fiesta y del trabajo, consideramos ahora el tiempo de la oración. La queja más frecuente de los cristianos tiene que ver precisamente con el tiempo: “Debería rezar más…; quisiera hacerlo, pero a menudo me falta tiempo”. Escuchamos esto continuamente. El disgusto es sincero, ciertamente, porque el corazón humano busca siempre la oración, incluso sin saberlo; y no tiene paz si no la encuentra. Pero para que se encuentre, es necesario cultivar en el corazón un amor “cálido” por Dios, un amor afectivo.
Podemos hacernos una pregunta muy simple. Está bien creer en Dios con todo el corazón, está bien esperar que nos ayude en las dificultades, está bien sentir el deber de agradecerle. Todo bien. Pero, ¿lo queremos algo también al Señor? ¿El pensamiento de Dios nos conmueve, nos asombra, nos enternece?
Pensemos a la formulación del gran mandamiento, que sostiene a todos los demás: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu”. La fórmula usa el lenguaje intenso del amor, derramándolo sobre Dios. Entonces, el espíritu de oración vive principalmente aquí. Y si vive aquí, vive todo el tiempo y no se va nunca. ¿Podemos pensar en Dios como la caricia que nos mantiene con vida, antes de la cual no hay nada? ¿Una caricia de la cual nada, ni siguiera la muerte, nos puede separar? ¿O lo pensamos solo como el gran Ser, el Todopoderoso que ha creado todas las cosas, el Juez que controla cada acción? Todo es verdad, naturalmente.
Pero solo cuando Dios es el afecto de todos nuestros afectos, el significado de estas palabras se hace pleno. Entonces nos sentimos felices, y también un poco confundidos, porque Él piensa en nosotros ¡y sobretodo nos ama! ¿No es impresionante esto? ¿No es impresionante que Dios nos acaricie con amor de padre? Es muy hermoso, muy hermoso. Podía simplemente darse a conocer como el Ser supremo, dar sus mandamientos y esperar los resultados. En cambio Dios ha hecho y hace infinitamente más que eso. Nos acompaña en el camino de la vida, nos protege, nos ama.
Si el afecto por Dios no enciende el fuego, el espíritu de la oración no calienta el tiempo. Podemos también multiplicar nuestras palabras, “como hacen los paganos”, decía Jesús; o también mostrar nuestros ritos, “como hacen los fariseos”. Un corazón habitado por el amor a Dios convierte en oración incluso un pensamiento sin palabras, o una invocación delante de una imagen sagrada, o un beso enviado hacia la iglesia.
Es hermoso cuando las madres enseñan a los hijos pequeños a mandar un beso a Jesús o a la Virgen. ¡Cuánta ternura hay en eso! En aquel momento el corazón de los niños se transforma en lugar de oración. Y es un don del Espíritu Santo. ¡No olvidemos nunca pedir este don para cada uno de nosotros! El Espíritu de Dios tiene su modo especial de decir en nuestros corazones “Abbà”, “Padre”, nos enseña a decir padre precisamente como lo decía Jesús, un modo que no podremos nunca encontrar solos. Este don del Espíritu es en familia donde se aprende a pedirlo y a apreciarlo. Si lo aprendes con la misma espontaneidad con la que aprendes a decir “papá” y “mamá”, lo has aprendido para siempre. Cuando esto sucede, el tiempo de la entera vida familiar viene envuelto en el vientre del amor de Dios, y busca espontáneamente el tiempo de la oración.
El tiempo de la familia, lo sabemos bien, es un tiempo complicado y concurrido, ocupado y preocupado. Siempre es poco, no basta nunca. Siempre hay tantas cosas que hacer. Quien tiene una familia aprende pronto a resolver una ecuación que ni siquiera los grandes matemáticos saben resolver: ¡dentro de las veinticuatro horas consigue que haya el doble! Es así ¿eh? ¡Existen mamás y papás que podrían ganar el Nobel por esto! ¿eh? ¡De 24 horas hacen 48! No sé cómo lo hacen, pero se mueven y hacen. Hay tanto trabajo en la familia.
El espíritu de la oración restituye el tiempo a Dios, sale de la obsesión de una vida a la que le falta siempre el tiempo, reencuentra la paz de las cosas necesarias y descubre la alegría de los dones inesperados. Unas buenas guías para esto son las dos hermanas Marta y María, de quienes habla el Evangelio que hemos escuchado; ellas aprendieron de Dios la armonía de los ritmos familiares: la belleza de la fiesta, la serenidad del trabajo, el espíritu de oración. La visita de Jesús, a quien querían mucho, era su fiesta. Un día, sin embargo, Marta aprendió que el trabajo de la hospitalidad, si bien es importante, no lo es todo, sino que escuchar al Señor, como hacía María, era la cosa verdaderamente esencial, la “parte mejor” del tiempo.
Que la oración brote de la escucha de Jesús, de la lectura del Evangelio, no olviden... cada día leer un pasaje del Evangelio. La oración brote de la confianza con la Palabra de Dios. ¿Hay esta confianza en nuestra familia? ¿Tenemos en casa el Evangelio? ¿Lo abrimos alguna vez para leerlo juntos? ¿Lo meditamos rezando el Rosario? El Evangelio leído y meditado en familia es como un pan bueno que nutre el corazón de todos. Y por la mañana y por la noche, y cuando nos sentamos en la mesa, aprendamos a decir juntos una oración, con mucha sencillez: es Jesús el que viene entre nosotros, como iba en la familia de Marta, María y Lázaro.
Una cosa que tengo en el corazón, que he visto en las ciudades... ¡Hay niños que no han aprendido a hacer la señal de la cruz! Tú, mamá, papá, enseña a tu niño a rezar, a hacer la señal de la cruz. Esta es una tarea hermosa de las mamás y de los papás.
En la oración de la familia, en sus momentos fuertes y en sus pasos difíciles, somos confiados los unos a los otros, para que cada uno de nosotros en la familia sea custodiado por el amor de Dios. Gracias.
(Texto traducido y transcrito del audio por ZENIT)
También puede leer: El Papa en la audiencia: 'En la oración sentir a Dios como la caricia que nos tiene en vida'

El Papa en la audiencia: 'En la oración sentir a Dios como la caricia que nos tiene en vida'
Francisco invitó también a leer diariamente alguna frase del Evangelio y a meditarlo en familia rezando unos por otros
Por Sergio Mora
Ciudad del Vaticano, 26 de agosto de 2015 (ZENIT.org)
En este miércoles por la mañana del verano romano, el papa Francisco llegó a la Plaza de San Pedro en el jeep blanco para la audiencia general. Allí encontró a los fieles y peregrinos que le esperaban con cantos y aplausos. El Santo Padre se detuvo varias veces para saludar a los presentes y bendecir y besar a varios niños.
Tras la lectura en diversos idiomas del Evangelio que narraba el episodio de Marta y María, se dirigió a los presentes que le acogieron con un fuerte aplauso.
Después de haber reflexionado en las dos audiencias anteriores sobre la familia relacionandolos con la fiesta y el trabajo, ahora el Papa se centró en la oración.
El Santo Padre si bien reconoció que en las familias “a veces hay un desagrado sincero por no tener más tiempo para rezar”, invitó no solamente a rezar, sino a “desarrollar un amor afectivo hacia Dios” y a interrogarse si el pensamiento de Dios nos asombra.
El espíritu de la oración -- indicó el Papa-- se fundamenta en el gran mandamiento: «amaras al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas». La oración se alimenta del afecto por Dios.
Porque, añadió, tenemos que sentir a Dios “como la caricia que nos tiene en vida y antes de la cual no hay nada, Una carica de la cual ni la muerte nos puede separar”.
Porque es limitado entender a Dios “como un gran ser que hizo todo, el juez que controla cada cosa” o “”como el ser superior que da los mandamientos. Eso es verdad, dijo, pero solamente cuando existe el afecto se le entiende”. “El nos ama, es impresionante, que nos acaricie. Es tan bello”, dijo.
“Dios hace más --insistió Francisco-- nos acompaña en la vida, nos protege, nos ama”. Por ello indicó la necesidad de que el afecto por Dios “encienda el fuego del espíritu de la oración”, contrariamente serán muchas palabras como las de los paganos o las de los fariseos.
El Pontífice señaló la belleza de la oración espontánea, como la de una invocación o un pensamiento, o como un beso enviado se vuelve una oración. “Es lindo cuando las mamás enseñan a sus hijos a enviarle un beso a Jesús o a la Virgen”, dijo.
Porque “es el Espíritu Santo quien nos enseña a decir 'Abba Padre', como lo decía Jesús” y con este don no nos podremos nunca encontrar solos, dijo. Un don, añadió, que se debe aprender en familia, con la misma naturalidad con la que se dice papá o mamá.
Y si bien reconoció que en las familias siempre falta el tiempo, el espíritu de la oración da el tiempo a Dios, encuentra la paz de las cosas necesarias y la alegría de los dones inesperados.
Refiriéndose a la lectura del Evangelio de hoy, precisó que Marta y María, aprendieron de Dios la armonía de los ritmos familiares. La fiesta, el trabajo y la oración. Y que un día Marta aprendió que el trabajo del hogar no era todo, sino que la parte mejor era la oración.
Así invitó a leer cada día alguna párrafo del Evangelio. E interrogó: ¿Tenemos en casa el Evangelio, lo abrimos para leerlo juntos? Lo meditamos rezando el rosario, porque es un pan bueno que nutre a todos.
Y concluyó indicando que ha visto en las ciudades que hay niños que no saben hacer la señal de la cruz. Papá y mamá, enseña a tu hijo a persignarse, y este es una tarea hermosa de papá y mamá.
En los saludos en idiomas, en español dijo: "Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los venidos de España y Latinoamérica. Invito a todos a descubrir la belleza de la oración en familia para que rezando unos por otros seamos protegidos por el amor de Dios. Muchas gracias".
Al final de la Audiencia General un grupo danza tradicional argentina debutó ante el Pontífice-
También puede leer: Texto completo de la catequesis del Papa del 26 de agosto

El Papa invita a la primera 'Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la Creación'
En la audiencia el Santo Padre recuerda que el 1 de septiembre se realizará una liturgia de la palabra en la Basílica de San Pedro
Por Redacción
Ciudad del Vaticano, 26 de agosto de 2015 (ZENIT.org)
Durante la audiencia general de este miércoles en la Plaza de San Pedro, el papa Francisco recordó que el próximo martes 1 de septiembre se celebrará por primera vez la Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la Creación.
En comunión de oración con nuestros hermanos ortodoxos y con todas las personas de buena voluntad, queremos ofrecer nuestra contribución para superar la crisis ecológica que se está viviendo”.
Recordó que “en todo el mundo las varias realidades eclesiales locales han programado oportunas iniciativas de reflexión, para que la Jornada se vuelva un momento fuerte, también teniendo e vista que deben ser asumidos estilos de vida coherentes”.
“Con los obispos, sacerdotes, las personas consagradas y los fieles de la Curia Romana -precisó el Pontífice- nos encontraremos en la basílica de San Pedro a las 17 horas, para una liturgia de la palabra, a la cual invito desde ahora a participar a todos los romanos, a los peregrinos y a quienes lo deseen”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada