Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 3 de agosto de 2015

Otro asunto que no he entendido aún, es el componente tremendamente político y egoico que he visto en todos los artículos que sobre el terrible asesinato de la Dra. Tibisay Useche Uzcátegui, han publicado "sus amigos entrañables" en la prensa carabobeña. Del Lic. Alfredo Fermín sólo se podía esperar lo que escribió, que se fuera por el recuerdo del lío que hubo por haberse adjudicado el Premio del Salón Michelena 1981 a Mauro Mejiaz, olvidándose Fermín que Tibisay se juramentó como Presidenta del Ateneo de Valencia en la Casa Páez, y todos los miembros de la cultura encabezados por él y el inefable Napoleón Oropeza, que ya empezaban a tejer su tela donde iban a joder a todas las Presidentas del Ateneo para hacerse con el poder del mismo, le hicieron mil y una jugarreta judicial y difamatoria a Tibisay, y sobre el Premio Michelena, el Lic. Fermín debe recordar que siempre todas las decisiones que se tomaban en ese Concurso pasaban por sus manos, porque era el Comisario y el primer chicharrón en todo el movimiento cultural valenciano desde su arribo a Valencia en los años 70 y la adquisición de un poder camaleónico y amenazante (no publicaba en El Carabobeño, ni daba posibilidad a nadie que no fuera de su camarilla) que hoy quiere ocultar tras la estampa del " cronista viejito inocente" que nada tuvo que ver con lo ocurrido en el medio artístico carabobeño y la destrucción del patrimonio del Centro de la Ciudad, pues hasta en los años 80 impuso a un restaurador polaco o qué se yo de dónde venía, éso si de su confianza para restaurar el plafond obra de Herrera Toro en el Teatro Municipal ...¿Inocente Fermín? Como nié. El asunto es que los artículos sobre Tibisay Useche y su muerte al final no dicen nada de ella, y los lectores tenemos que calarnos la perorata de las personales campañas políticas de los "amigos entrañables de Tibisay" He aquí dos ejemplos...

Sobre si puede haber dudas de que asesinatos como el de Tibisay…se originan en la impunidad y la persistente prédica del odio

ABC DE LA SEMANA Julio 31, 2015
Julio Castillo Sagarzazu

Tibisay Useche big

Un precio demasiado alto

Nunca hubiera pensado que de una mujer como Tibisay Useche, alegre, vital, brillante, habría tenido que escribir una nota como esta. Una amiga entrañable de la familia que sucedió a mi madre en la presidencia del Ateneo de Valencia y cuya hija continúo la amistad con las nuestras. Tibisay ha sido asesinada en la casa de su madre. Una más de las 25 mil víctimas al año que enlutan la sociedad venezolana y nos hacen el país más peligroso del mundo, por encima de muchos otros que tiene guerras declaradas.
Fue muerta por un joven de diecisiete años. Una edad señalada, un “niño de la patria” de esos que se levantó oyendo el lenguaje violento del poder; que creció escuchando el odio como doctrina política, los llamados a pulverizar, a machacar, a barrer de la faz fe la tierra a quien no pensaba igual al gobierno. Es un joven que se familiarizó con el lenguaje de los pranes que dirigen bandas desde la cárcel; que supo que el gobierno mantenía colectivos armados y que la ministra Varela los consideraba “pilares de la revolución”. Ese chamo vio al Potro Álvarez ministro fotografiado con jefes de bandas, al vice ministro Rangel rodeado de malandros portando armas de guerra. Se enteró seguramente que los jueces en Venezuela son casi todos provisorios y que aquí reina la impunidad.
El Estado venezolano es ciertamente incapaz en casi todos los asuntos que son su responsabilidad. Nos tiene al borde la ruina, del hambre y la desesperación. Es cierto que abundan los incapaces, los mediocres y mucho no calificado profesionalmente que están al frente de cargos importantes, pero quiero decir en estas líneas que en esta destrucción hay algo más que incapacidad.
En efecto, la política de fomentar la inseguridad es una política de estado. Es una forma de control social, una manera de desmoralizar a los venezolanos infundiéndonos miedo para que nos paralicemos, para que nos vayamos del país, para que nos sintamos rehenes.
Lo mismo ocurre con la destrucción de la economía. Lo han dicho expresamente. Ellos quieren a los venezolanos pobres para que dependan de sus limosnas, para que se hagan sumisos, para que solo piensen en la comida del día.
Pero una cosa piensa el burro y otro el que lo enjalma. Se les ha pasado la mano. Esta semana recularon con el decreto de desviación de los alimentos a centros públicos. Se han dado cuenta que también un pueblo hambriento puede ser incontrolable.
Cada día falta menos de esta pesadilla. Todo el mundo lo sabe y lo siente. Desgraciadamente, el precio está siendo demasiado alto.
El Carabobeño 26 julio 2015

Alfredo Fermín || Hoy y después en Valencia

MÁS ALLÁ DEL DOLOR
El modo  utilizado para quitarle la vida a Tibisay Useche fue un acto que rebasa los límites de la crueldad, que nos está conduciendo a que vivamos en un estado de sitio donde el terrorismo se ejerce de manera impune. Este horrendo crimen nos conmueve hoy pero, pronto, lo olvidaremos porque sucederá otro peor, mientras los laboratorios de propaganda del gobierno preparan argumentaciones  para culpar a sus opositores de lo que es incapaz de controlar.
El asesinato de Tibisay Useche conmueve, profundamente, porque fue una gran dama, una madre ejemplar, víctima de un adolescente, a quien conocía desde la infancia, por lo cual lo contrató  para que le ayudara a la selección de los muebles, de la casa de su mamá, que iba a poner  a la venta,  porque el inmueble quedó desocupado. Jamás pudo imaginar que el joven tramaría, con otros compañeros, su  asesinato que tiene, a buena parte de la sociedad valenciana, conmocionado y asustado porque, crímenes como éste, se cometen a diario sin que la prensa se entere porque la censura no solo es política.
Desde muy joven Tibisay fue una figura de la sociedad valenciana. Mas que bella era hermosa y simpática, siempre dispuesta a colaborar, con el mayor entusiasmo, en las actividades del Country Club y de la Asociación de Ganaderos  institución de la cual fue reina. Se graduó de abogada, en la Universidad Santa María, de Caracas, pero optó por el comercio. Viajaba con frecuencia a Nueva York y París para surtir su tienda  que vestía a damas elegantes de Valencia. En 1980, fue electa presidenta del Ateneo de Valencia donde tuvo una gestión convulsionada, al final, por su aspiración a la reelección en competencia con Judith Villamediana que resultó electa.
Tuvo la satisfacción de lograr ampliar las salas de exposiciones  con la construcción de una mezzanina en el  Ateneo, que fue inaugurada por el presidente Luis Herrera Campins, con una retrospectiva de las obras ganadoras de los premios Arturo Michelena, desde su fundación hasta  1981.Por su amistad con  Oswaldo Vigas logró que, el famoso artista valenciano donara, al Ateneo de Valencia, el mural monocromático que se encuentra al frente de la sede de la institución.
Pero lo más que recordamos de esa gestión fue el proceso jjurídico que  enfrentó como buena abogada y dirigentes cultural , en 1981, cuando el jurado de calificación  integrado por Manuel Espinoza, Bélgica
Rodríguez, Humberto Jaimes Sánchez, Braulio Salazar y Luis Enrique Torres Agudo concedió el premio Arturo Michelena al pintor Mauro Mejíaz, por su pintura La Serpiente Verde.La polémica, que fue un escándalo nacional, se presentó porque Rafael Pineda, presidente de la Asociación de Críticos de Arte, introdujo ante un tribunal una demanda en contra del Ateneo, argumentando que, esta institución, violentó las bases del Salón Michelena las cuales establecían  que, el prestigioso premio, debía otorgársele a un artista  venezolano. Mauro Mejíaz había obtenido la nacionalidad francesa y perdió la nacional venezolana.Pr lo tanto,el premio debía ser revocado.
Rafael Pineda tenía tanta influencia que llevó el caso a la Corte Suprema de Justicia de la cual era miembro el doctor Aníbal Rueda, abogado adhonorem del Ateneo.  Analizado el caso el doctor Rueda sentenció que la decisión era correcta porque las bases del Salón  decían que, el premio, debía ser para un artista nacional, es decir procedente de Venezuela, no venezolano.
La entrega del premio a Mauro Mejíaz, quien vino especialmente de París, fue  motivo para una gran fiesta en casa del doctor Torres Agudo, donde a Tibisay se le hizo un reconocimiento por su gestión profesional y personal para que se respetara la decisión del honorable jurado que había concedido la distinción.
Después de su presidencia en Ateneo, Tibisay se dedicó por completo a la esmerada educación de su única hija Alessandra Trinchero y al comercio de la moda, en su boutique del centro comercial Camoruco, especializada en marcas de lujo, y a disfrutar de juegos de cartas con grupos de amigas consecuentes en el Country Club de Valencia. Siempre risueña y distinguida era imposible imaginar que sus últimos momentos fuesen una tragedia que va más allá del dolor.
Valencia en letras

Gladys Valentiner "CUANDO UNA AMIGA SE VA".
Notitarde 2 de agosto 2015 pág. 6/OPINION

Cuando un amigo se va se queda un árbol caído que ya no vuelve a brotar porque el viento lo 
ha vencido. Cuando un amigo se va queda un espacio vacío que no lo vuelve a llenar la llegada 
de otro amigo&

Esta hermosa melodía de Alberto Cortez me viene a la mente mientras pienso en tantas amistades 
que se han ido de esta vida y de nuestro país.

Las últimas cifras en materia de inseguridad señalan que en Venezuela los pranes controlan el 
70% de las cárceles, y que nuestra nación está ubicada entre los primeros 5 lugares con mayor 
auge delincuencial. Esto significa que los 21 planes de seguridad implantados por el Gobierno 
Nacional han sido un rotundo fracaso y estamos cansados de escuchar a personeros 
gubernamentales 
decir que van a desarmar hasta la última banda criminal y que van a enfrentar al crimen. Llegamos 
a pensar que planes implementados exitosamente en Colombia y Brasil, tales como patrullaje 
inteligente, desarme y pacificación, lograrían detener el aumento del crimen y de la violencia aquí, 
pero ha resultado todo lo contrario, es probable que en la politización del tema se fundamente 
el fracaso, porque lo cierto es que cada año es mucho más violento que el anterior.

Años atrás hablábamos de azotes de barrios o de la oveja negra de la familia para referirnos a 
personas que mostraban una conducta contraria al buen vivir: groseros, pendencieros y cuando 
mucho rateros. En algún momento de la historia de nuestra patria estos azotes de barrio, casi sin 
darnos cuenta, mutaron en los pranes de hoy y en los nuevos hijos de la patria .

¿Qué nos pasó? La fractura de la familia, la pérdida de los valores, la decadencia de la dirigencia, 
la falta de oportunidades, la deserción escolar, entre otros factores, produjeron un cóctel 
abrasivo que se llevó por delante eso que la moderna psicología llama la memoria afectiva , 
esa que es la responsable de que sintamos aprecio y respeto por todo género de vida. Ahora, 
el antiguo azote se ha convertido en un ser desalmado y violento, suele estar mejor armado que 
los organismos policiales y disfruta al quitarle la vida a quien sea, por lo que sea.

Uno de estos nuevos hijos de la patria recientemente le arrebató la vida a una gran amiga, 
una mujer entrañable y con su injustificado accionar lastimó el alma de los valencianos que 
apreciamos a Tibisay Useche. Muchos de quienes la conocieron se enteraron de su muerte 
infame a través de las redes sociales o de algún periódico que leían mientras hacían alguna de 
las, no menos, infames colas para comprar los pocos productos de primera necesidad que llegan 
a los comercios. La mezcla de dolor, de impotencia y de rabia produjo de nuevo los mismos 
desgarradores comentarios y las mismas amargas conclusiones: el país se nos fue de las manos 
y ya no vale la pena vivir aquí.

¿Con qué moral le pedimos a nuestros muchachos que se queden a morir en Venezuela?, 
me pregunto Los educamos para que aceptaran la idea de crecer y comerse el mundo, pero la 
horrible realidad denuestro pobre país les está comiendo la vida, sus sueños y esperanzas. Por eso 
digo que centenares se nos han ido injustificadamente de esta vida, pero otros, con sobradas y 
respetadas razones, se nos están yendo de nuestro país.

Queridos amigos: si la desesperada decisión es marcharse, no soy quien para decirles que no; 
pero eso sí, cómanse el mundo, hagan cosas buenas, tengan como norte los principios y valores; 
aprendan todo lo que puedan, porque esta noche oscura va a terminar y, en el nuevo amanecer, 
quienes nos quedamos los vamos a estar esperando para que juntos, iniciemos la reconstrucción 
de nuestro querido país.

Cuando un amigo se va- Alberto Cortez - YouTube

www.youtube.com/watch?v=UxQajNZMkPo

9 feb. 2011 - Subido por Andrea Villanueva
Muchas de sus canciones son basadas en hechos y personajes reales o simplemente en sentimientos y ...

Abogada

gladysvalentiner@gmail.com

@gvalentiner

¿Y LA NOTA SOBRE TIBISAY, LA MUJER, EL SER HUMANO QUE ERA, LO QUE HIZO,
DÓNDE LO ESCRIBIERON? PARECE QUE FUE UN PRETEXTO PARA PROMOVERSE CADA
UNO DE LOS AMIGOS DE LA OCCISA? PERDÓN POR LA ACOTACIÓN...ERA DEMASIADO
EVIDENTE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada