Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 4 de agosto de 2015

“Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la intriga, abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia”, Simón Bolívar.

La ignorancia, mal endémico del chavismo


“Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción; la ambición, la intriga, abusan de la credulidad y de la inexperiencia de hombres ajenos de todo conocimiento político, económico o civil; adoptan como realidades las que son puras ilusiones; toman la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia”, Simón Bolívar.
Lo diferente, lo nuevo, lo inesperado, tiende a verse como algo peligroso y amenazante en el proceso cognitivo. En este sentido tendemos hacia la ignorancia, frente a la tensión que supone la ampliación de lo conocido. No es extraño, pues, que algunas creencias de tipo ideológico y moral alaben la ignorancia como fuente de deleite. Dichas creencias promueven que la tradición es el valor social fundamental respecto a las preguntas que puedan abrir la mente al conocimiento de nuevos aspectos de la realidad. En casos extremos algunos valores culturales convertidos en absolutos, pueden producir «absoluta ignorancia» y extremado fanatismo, que a su vez es un subproducto de este sentido de la ignorancia, fácilmente transformable en fanatismo religioso o doctrinario, racismo e intolerancia, dirigido, casi siempre, por intereses de poder.
Cuando se escucha al presidente de Conatel decir que “los saqueos de San Félix fueron incitados por las redes sociales”; al Ministro de la Alimentación que “las colas son producto de la demanda de alimentos por parte del pueblo”; a un Ministro del Trabajo, manifestar  “que un médico no debe ganar más que un barrendero”; al Gobernador de Bolívar, expresar que “la crisis es buena, porque nos enseña mucho”; al presidente de la Asamblea Nacional señalar con el mazo en la mano: “A esa señora no la quiere nadie”, refiriéndose a María Corina Machado, por el simple hecho de haberlo retado públicamente a medirse en cualquier terreno, llegamos a la sencilla conclusión de que los militantes del chavismo, enchufados en el régimen, no solo utilizan torpes pretextos  para justificar su ineficiencia, negligencia e incapacidad en el manejo de las responsabilidades que les ha sido confiadas, sino también dejan entrever una supina ignorancia.
Estos seudo revolucionarios del socialismo bolivariano y marxista (arroz con mango), olvidan que el país, mejor dicho el pueblo venezolano, despertó del letargo en el que se hallaba sumido en estos 16 largos y penosos años, pues ahora tiene otra óptica, más aún luego de los acontecimientos que se vienen desarrollando en los últimos tiempos, pues ha tomado clara conciencia de que los vericuetos de quienes pretenden adueñarse de la patria,  sin inhibirse y sin escrúpulos de ninguna naturaleza, muestran su talante totalitario, con acciones como la expropiación de galpones Polar en terrenos de La Yaguara, y la permanente amenaza de que si la oposición llegara a ganar las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre, el pueblo y el mismo Maduro tomarían la calles. Poco, o mejor dicho nada les importa violentar la Constitución de la República, vulgarmente denominada La Bicha por el extinto “Comandante galáctico”, al que por cierto no lo dejan descansar en paz en su sepulcro,  y aunque conocen que incitar al odio y la violencia está penado por la Ley, pasan por encima de ella, porque mantienen el control de los poderes: Ministerio de Justicia, Defensoría del Pueblo y Fiscalía General de la República, entre otros, que como mirones de piedra nada hacen ni harán para sancionarlos.
Se sabe que los totalitarismos siempre vienen presididos de una aureola redentora y mesiánica, pero también por los impulsos y extravíos de la razón política, la cual es aprovechada por líderes tóxicos que se venden como salvadores de esperanzas y sueños, a través de la propaganda, que como en el caso venezolano el régimen utiliza a su libre albedrío, todos los medios de comunicación (televisión, emisoras, periódicos, quincenarios, semanarios y hasta panfletos), en desproporcionada ventaja y abusivo uso del erario. Y por otra parte el “marketing publicitario” a través de falsas encuestas, para vender la idea de que en socialismo se vive mejor y que Maduro cuenta con el respaldo de 72% del pueblo.
Es difícil que los socialistas venezolanos de nuevo cuño actúen  de otra manera, pues la irracionalidad es su dogma, por lo que sus camaradas entienden bien esto y se encargan de predicarlo a tambor batiente, en campañas con las que ejercitan sus músculos del poder, provocando irritación en la gente que sin empacho alguno, manifiesta su malestar y disgusto en comercios, abastos, supermercados, bancos y lugares públicos. Lo ocurrido en San Félix, es las respuestas de un pueblo humillado, atropellado e indignado, que irracionalmente dio curso a su contenida impotencia.
Todo lo anteriormente señalado, tiene su origen desde que empezó el carnaval populista y demagógico que puso en práctica Hugo Chávez hasta los últimos días de su vida, y que su heredero Nicolás Maduro, no ha dejado de seguir predicando con menos retórica y recursos oratorios que su padre putativo, pero que sin embargo, erosiona las entrañas de una nación y sus habitantes, que se niegan a seguir sosteniendo un régimen autoritario enemigo de la crítica,  y que domesticó a quienes tiene a sus órdenes para mantener una actitud hostil con los que lo adversan políticamente, y servil para con sus amos en el poder.
En anteriores columnas hemos comentado que el país viene enfrentando una grave enfermedad que está haciendo metástasis en todo su cuerpo social, político, económico y militar. El régimen se ha enfrentado a la iglesia atacando a sus más altos dignatarios, a los que ha insultado, agraviado y expuesto al escarnio público, pese a que muchos de sus militantes se confiesan católicos e invocan a Dios por encima de todas las cosas. Cosa curiosa por cuanto “comunista no es católico”. Creo que no se remitirían a las pruebas. También militares, que por una u otra razón se han desligado del régimen, han sufrido las consecuencias. Unos purgan condenas en Ramo Verde y otros decidieron exiliarse. Los llaman apátridas y traidores, al igual que  a estudiantes que solo por manifestarse en contra del régimen, se encuentran encarcelados, y por último, empresarios y políticos como Leopoldo López, Antonio  Ledezma, y Daniel Ceballos, criminalmente víctimas del más brutal ensañamiento, que llega a extremos inauditos de prohibirles la visita de familiares. Sin embargo, Maduro, la Fiscal General de la República y el Defensor del Pueblo, proclaman cínicamente que “en el país se respetan los derechos humanos, porque el gobierno es amante de la paz”
No se puede decir que se vive en democracia, cuando desde el poder se coarta la libertad de prensa, mediante la utilización de medios coercitivos como la negación de los dólares para la importación de papel, razón por la cual más de una veintena de periódicos de provincia han cerrado sus puertas y dejado sin empleo a un centenar de comunicadores sociales. No se puede hablar de democracia,  cuando canallescamente se enfilan las baterías con groseros insultos, que desde Maduro hasta sus más cercanos conmilitones profieren contra el presidente-editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, hombre de firmes convicciones democráticas, heredero de la valentía y honor de su padre, Miguel Otero Silva, cuyo legado permanece y permanecerá siempre presente en la memoria de su familia y de quienes tuvimos el grato honor de compartir sus sabias lecciones y experiencias. Es preciso entender esto, para evitar que el régimen termine por acabar con una de las escasas ventanas con las que cuenta el pueblo venezolano.
La historia juzgará el comportamiento de los verdaderos demócratas. De aquellos que entendieron que esta es una batalla más de la prensa ante el poder, como lo ha hecho de manera valiente en otros tiempos con otros tiranos. La victoria siempre estará del lado de los que difunden y buscan la verdad, y no de aquellos que impiden su difusión censurando toda forma de expresión crítica, a lo que tiene sentido de libertad y democracia. Necesario es que se apoye una cruzada contra el autoritarismo, que más temprano que tarde, caerá de su pedestal. El 6 de diciembre venidero, está a la vuelta de la esquina.

Miembro fundador del Colegio Nacional de Periodistas (CNP-122)
careduagui@yahoo.com// @_toquedediana
pinión
Román José Sandia
ND
 

El chavismo ignorante 

El chavismo, entre otras muchas cosas, es un atajo de ignorantes, que comanda –hasta que sea confirmada su muerte- el más ignorante de todos los gobernantes de nuestra historia. Alguien dirá que esta no debe ser la forma para referirse a un movimiento político que durante 14 años (¡casi tres periodos constitucionales de la de la Venezuela democrática!), pero, en mi caso, estoy curado de demagogia fácil y de la fulana “corrección política” en boga en el viejo continente y en la tierra del Tío Sam.

Ser chavista es ser ignorante. Es creer que el mundo empieza y acaba en la figura de Hugo Chávez. Y usted se puede llamar Luis Britto García o Gustavo Pereira o Lina Ron (QEPD) o Cilia Flores y su postración ante el jefe ignorante es la misma. En todo chavista hay un desprecio por los hechos del pasado y pero igual por los del presente. En todo chavista hay siempre la intención de torcerle el pescuezo al devenir histórico plasmado en los libros, la hemeroteca, la red y en la tradición oral pero también quieren enterrar la Lógica y la Ciencia.

No es poco lo que ha hecho el chavismo en el poder para llevar a Venezuela al nivel de atraso en que se encuentra Cuba. Eso lo reconocemos tirios y troyanos. Nadie niega los éxitos que ha tenido el proyecto troglodita chavista en llevarnos a ser un país miserable y humillado como lo es la Cuba de los hermanos Castro. Pero que lo hayan hecho falseando la historia y mientiendo a cada segundo es lo que más desespera.

Y que lo hayan hecho validos de la ignorancia o de la interesada y cínica astucia gobiernera de siempre de los intelectuales que se vendieron –una vez más- por bagatelas, bien sean créditos, contratos, ediciones es triste. Muy triste.

Hoy asistimos a la muerte del chavismo. Lenta, como toda muestre de un monstruo social, pero segura. Le bastaría al profesor Briceño Guerrero (prologado en su Obra Selecta por el gobernador de Apure, el asesinado capitán Jesús Aguilarte, QEPD) contarnos cómo ese pueblo venezolano que endiosó a Bolívar, después lo maldijo y execró de su tierra pero también de su alma, al mismo líder que que lo condujo a la independencia política.

Bastaría que el tornasolado Herman Escarrá nos recordara la historia del Derecho Constitucional venezolano (que pisoteó su hermano Carlos Escarrá, QEPD) para dejar claro que antes que respeto a la Ley, en Venezuela ha prevalecido la voluntad del hombre fuerte. Pero una vez muerto el hegemón, desaparece la hegemonía. De la Constitución chavista no quedará ni el nombre. Es cuestión de meses. Si Escarrá, el de la marcha sin retorno hasta sacar a Chávez, no lo quiere ver, forma parte entonces de ese atajo de ignorantes.

Y el mayor ignorante de la dirigencia chavista es Nicolás Maduro. Un oscuro personaje que ha hecho de la adulancia y el servilismo una forma de vida. Casado (o arrejuntado) con la ignorante en Derecho más no en nepotismo Cilia Flores, cree que la circunstancia de ser escogido por Fidel y Raúl Castro como heredero de la dictadura chaviana, lo encumbrará.

Son hasta ingenuos estos ignorantes de nuestra historia. Dar este golpe de Estado que desconoce lo que taxativamente dispone la Constitución detonará la reacción indetenible e histórica de la inmensa mayoría del pueblo venezolano. La ignorancia es atrevida, dicen. Y nadie como Hugo Chávez para confirmarnos hasta dónde puede un ignorante llegar. Pero no sirve (la ignorancia) para detener los cambios que la historia anuncia y desvelará.

P.D.: ¡Feliz 2013 a todos los venezolanos de buena voluntad, entre los que están mis lectores!. 

rjsandia@hotmail.com

¿A que se debe que los chavistas 

seamos llamados ignorantes?

Será que SOMOS ignorantes porque nos cansamos de ver como solo una
cúpula de traidores se repartían los bienes y las riquezas del país…
Será que somos ignorantes porque nos cansamos de que nos cuartearan
la libertad de poder estudiar para poder formarnos profesionalmente
como algunos otros … Será que somos ignorantes porque que nos
cansamos de que nos limitaran los atributos y beneficios de la nación…
Será que somos ignorantes porque nos cansamos de ver a una partida
de señores de BIEN que solo se preocupaban de la difícil decisión de cual
seria el club social o el restaurante al que tenían que ir a resolver los
asuntos de estados … Será que somos ignorantes porque nos
cansamos del no poder expresarnos por miedo a REALMENTE ser
sujeto de REPRESION, debido a no gozar de libertad de expresión …
Será que somos ignorantes porque nos cansamos de cómo si podían
comer los SEÑORES DE BIEN y sus familias y que el PUEBLO PENDEJO
se muriera de hambre porque no teníamos el poder adquisitivo suficiente
para subsistir … Será que somos ignorantes porque nos cansamos de
oír comentarios como aquel en el cual un PRESIDENTE muy ilustres y
preparado determino que “el pobre tenia que usar alpargatas” y no zapatos …
Será que somos ignorantes porque nos cansamos de ver como a
los ESTUDIANTES (esos que si sufrieron los desmanes de aquellos
gobiernos salvajes y perversos) los masacraran, los vejaran y los mataran
cada vez que les daba la gana… Será que somos ignorantes porque
nos cansamos de que nuestras viviendas fuesen allanadas cada vez que
a la policía o a los gobernantes se les diera la gana porque en nuestras
casas no queríamos al gobierno de turno y por eso éramos considerados
un peligro para la patria o mejor dicho para sus planes… Será que somos
ignorantes porque nos cansamos de permitir que en nuestra patria
existiesen campos de concentraciones en donde torturaron y mataron
a tantos hombres, mujeres, jóvenes y niños cuantas veces les dio la
DESGRACIADA GANA … Será que este pueblo es ignorante porque
se canso de que solo fuese tomando en cuenta por AD Y COPEI
(partidos cuales, solos gobernaron una nación por décadas, y nunca
permitieron a ningún otro partido o a ninguna otra corriente tener la
oportunidad de demostrar que estaban preparados para gobernar mejor
que ellos… y de lo cual aquí no se menciona la existencia de una
perpetuidad en el poder) nos tomaran en cuenta solo cuando se
acercaban las elecciones presidenciales… Será que somos ignorantes
porque después de tanto daño, humillación, maltrato, muerte, pobreza,
desidia, rechazo, olvido, y baste usted de contar decidimos VOTAR
por una nueva alternativa que nos asomaba una esperanza de paz,
amor, reivindicación , respeto y sobretodo que realmente nos tomara
en cuenta como lo que éramos y “UN PUEBLO SUFRIDO Y ABUSADO…
PERO ENTRE TODO NOBLE” y por lo tanto salimos a votar por
esa esperanza… Somos ignorantes porque no apoyamos un PARO
PETROLERO que nos hizo perder miles de millones de bolívares por
antojos de algunos… Somos ignorantes porque no permitimos que
nos robaran el proyecto revolucionario cuando el GOLPE DE ESTADO…
Somos ignorantes porque seguimos apoyando el proyecto revolucionario
y que cada vez que sea necesario salimos y VOTAMOS A FAVOR DEL
MISMO… Seños quiero que sepan que si todo lo antes plasmado
es lo que me hace ser IGNORANTE me siento como uno de los ignorantes
mas grandes pero mas felices de esta PATRIA BELLA… Y espero
que algo les quede realmente claro, aquí hay un pueblo que esta dispuesto
a dar el todo por el todo, en la defensa de los beneficios que hemos
podido lograr en esta nueva etapa político-social del país, antes de volver
a vivir los miles de sufrimientos de épocas pasadas cuando quienes
gobernaron fueron los de la DERECHA PODRIDA, que lo único bueno
que dejaron; fueron las ganas de apoyar un cambio drástico que los
alejara de el poder.

Señores amigos, compañeros y camaradas de la oposición… les
formulo una pregunta. Quienes son mas ignorantes??? Nosotros los
CHAVISTAS O USTEDES LOS OPOSITORES??? Si la pregunta va
entorno a ustedes… Ustedes que se niegan a reconocer la libertad de
expresión de la cual gozamos, la democracia en donde vivimos, las
mejoras económicas de las cuales aquí disfrutamos, de los beneficios
sociales a los cuales todos absolutamente todos tenemos acceso día
a día, si ustedes que cada día salen a las calles llenos de odio y rechazo
para con nosotros los chavistas, los bolivarianos, los revolucionarios y aun
así tienen el cinismo de decir que somos nosotros los que no tenemos
mente para tolerarlos a usted; odio y rechazo tal que en todo momento
usan tonos y frases despectivas llenas de descalificativos racistas y
sociales por el solo hecho de no pensar como ustedes.

Señores nosotros los chavistas no pedimos que quieran, amen, idolatren, 
ni nada por el estilo a este gobierno ni al Señor Presidente, pero si que 
por favor respeten la decisión de la mayoría de los venezolanos que de 
forma integra y firme ha respaldado al proceso revolucionario.



NOTA: Estas líneas están dedicadas a todos los venezolanos, sean
chavistas, izquierdistas, revolucionarios y opositores a los que les interesa
esta tierra. Y quiero dejar en claro que no todos los que se encuentran
en las filas de la oposición piensan de la misma forma de lo que estoy
seguro son pocos!!!



Viva la Patria

m_2003patt@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada