Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 17 de agosto de 2012

La promesa de la familia López de rendir homenaje a la Virgen de Begoña el día siguiente de su fiesta, inició el año jubilar para celebrar en 2013 los 150 años de esta celebración.


El Carabobeño 17 agosto 2012

Familia López mantiene tradición de homenajear a la Virgen de Begoña

 Alfredo Fermín
afermin@el-carabobeno.com
La promesa de la familia López de rendir homenaje a la Virgen de Begoña el día siguiente de su fiesta, inició el año jubilar para celebrar en 2013 los 150 años de esta celebración. 
La tradición se remonta a 1862, cuando el general Hermógenes López, quien habiendo sido gravemente herido en la batalla de Guapazo en tiempos de la Guerra Federal, prometió a La Begoña que si salvaba la vida, cada 16 de agosto iría a su templo de Naguanagua a rendirle homenaje con su familia. Así se ha cumplido durante siglo y medio. 
El general López fue gobernador de Carabobo en cuatro oportunidades. Después fue presidente de la República entre 1887 y 1888, en cuya gestión logró trasladar al Panteón Nacional los restos del general José Antonio Páez que iban  a ser echados en fosa común en Nueva York. 
Después de su fallecimiento, la promesa la continuaron su hijo Luis Felipe López Meleán y posteriormente su nieto don Hermógenes López Lugo. Siguió su bisnieto Luis Felipe López Fraíno, doctor en leyes, miembro correspondiente de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales de Venezuela. En los últimos años la tradición es promovida por Luis Felipe López Domínguez, tataranieto del general López. 
El jueves en la mañana el padre Angel Pacheco, vicario parroquial de Naguanagua, presidió una hermosa misa armonizada por el coro de niños de Sarría, de Caracas. 
Al mediodía, la antigua imagen de Nuestra Señora de Begoña, luciendo un traje rosado con capa azul celeste sobre andas decoradas con rosas, fue sacada en procesión por jóvenes descendientes de la familia López por los alrededores de la plaza Bolívar. De regreso al templo la feligresía aplaudió fervorosamente a la patrona. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada