viernes, 2 de noviembre de 2012

Soy venezolana, católica y siento que debo comunicar a mis lectores, mi posición frente a las cosas que están sucediendo de cara a las elecciones del 18 de Diciembre 2012 en Venezuela

El Carabobeño 04 noviembre 2012

Recuerda el Credo Niceno-constantinopolitano

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra, de todo lo visible y lo invisible. 
Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz. 
Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo; y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre. Y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al Cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. 
Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en  la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén. 
Durante los concilios ecuménicos de Nicea, en el 325, y Constantinopla, celebrado el 381, se enuncia el llamado "Credo niceo-constantinopolitano". Este credo resumió las respuestas definitivas que solucionaron la crisis provocada por Arrio, que negaba la divinidad de Jesucristo, afirmando la fe trinitaria, es decir, en Dios Padre, Jesucristo Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. 
El "Credo de los apóstoles", conocido también como "símbolo de los apóstoles" es considerado el resumen fiel de la fe de los apóstoles. Es el antiguo símbolo bautismal de la Iglesia Católica Romana.


Rayma



Lecturas de la liturgia
  • Primera Lectura: Job 19,1.23-27a
    "Yo sé que está vivo mi Redentor"
    Respondió Job a sus amigos: "¡Ojalá se escribieran mis palabras, ojalá se grabaran en cobre, con cincel de hierro y en plomo se escribieran para siempre en la roca! Yo sé que está vivo mi Redentor, y que al final se alzará sobre el polvo: después que me arranquen la piel, ya sin carne, veré a Dios; yo mismo lo veré, y no otro, mis propios ojos lo verán".
  • Salmo Responsorial: 24
    "A ti, Señor, levanto mi alma."
    Recuerda, Señor, que tu ternura / y tu misericordia son eternas; / acuérdate de mí con misericordia, / por tu bondad, Señor. R.
    Ensancha mi corazón oprimido / y sácame de mis tribulaciones. / Mira mis trabajos y mis penas / y perdona todos mis pecados. R.
    Guarda mi vida y líbrame, / no quede yo defraudado de haber acudido a ti. / La inocencia y la rectitud me protegerán, / porque espero en ti. R.
  • Segunda Lectura: Filipenses 3,20-21
    "Transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso"
    Hermanos: Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso, con esa energía que posee para sometérselo todo.
  • Evangelio: Marcos 15,33-39;16,1-6
    "Jesús, dando un fuerte grito, expiró"
    Al llegar el mediodía, toda la región quedó en tinieblas hasta media tarde. Y, a la media tarde, Jesús clamó con voz potente: "Eloí, Eloí, lamá sabaktaní". (Que significa: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?") Algunos de los presentes, al oírlo, decían: "Mira, está llamando a Elías." Y uno echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a una caña, y le daba de beber, diciendo: "Dejad, a ver si viene Elías a bajarlo." Y Jesús, dando un fuerte grito, expiró. El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo había expirado, dijo: "Realmente este hombre era Hijo de Dios."
    [Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Santiago, y Salomé compraron aromas para ir a embalsamar a Jesús. Y muy temprano, el primer día de la semana, al salir el sol, fueron al sepulcro. Y se decían unas a otras: "¿Quién nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro?" Al mirar, vieron que la piedra estaba corrida, y eso que era muy grande. Entraron en el sepulcro y vieron a un joven sentado a la derecha, vestido de blanco. Y se asustaron. Él les dijo: "No os asustéis. ¿Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado? No está aquí. Ha resucitado. Mirad el sitio donde lo pusieron."]

    ¿Qué significado pueden tener estas lecturas con la Conmemoración del Día de los Difuntos y su relación con mi realidad en la Venezuela, que vive particulares e importantes momentos históricos dentro del macro mundo de la toma de conciencia, en la que creo, y culminará  el 21-12-2012, lo que exige que cambiemos de corazón nuestra vida en la Tierra en estos meses y años anteriores a ese día?



    Francisco Ameliach
    Vivo en Valencia, Estado Carabobo desde 1974 y en esta entidad dos posturas políticas se enfrentan actualmente: la representada por Henrique Fernando Salas Feo, opositora y la de Francisco Ameliach, chavista. Durante la primera trabajé viviendo hechos muy duros desde 1999 por el trato de la Secretaria de Cultura y algunos del personal de FUNDAPATRIA  heredado del grupo que gobernó y rodeó al Gobernador

    Henrique Salas Römer desde 1989 en su gestión excelente junto al Alcalde de Valencia Francisco (Paco) Cabrera, impulsora de la esperada descentralización del país. Ese mismo equipo en el área de cultura acompañaba ahora al Gobernador Henrique Salas Feo, a quien aprecio de una particular manera, y  considero que no ha gobernado libremente por tener el karma de su padre sobre él, de algunos miembros del personal que heredó de la gestión de éste
    y la malhadada falta de recursos, por retaliación del Ejecutivo Nacional. Muy maltratada fui por ciertas personas de ese equipo, tanto que me enfermé de Fibromialgia por el Mobbing Laboral ejercido sobre mi por funcionarias  desde el despacho de Cultura y de FUNDAPATRIA , tanto que al liquidarnos obtuve la jubilación gracias a mi relación con el Proyecto "Andrés Bello" en 1982, cuando Aziz Muci Mendoza y yo dimos clases de Arte en la Compañía de Honor "24 de Junio" asentada en el Campo de Carabobo. El Capitán Matute al mando entonces de ese lugar tuvo un hijo, Aníbal, el cual 25 años después, al asumir el General Acosta Carlez la Gobernación de Carabobo, fungió como Administrador que finiquitó a FUNDAPATRIA y logró que me jubilaran tras 35 años de servicio y 55 años de edad, a pesar de la jugarreta de la valencianidad maluca que obstaculizó el traslado efectivo de  mi cargo de Investigadora Regional del Instituto Autónomo "Biblioteca Nacional", al impedir con chismes y calumnias hechas a mis espaldas que dicho nombramiento me lo ratificara  el Ejecutivo del Estado Carabobo estando el Arq. Raúl Gómez + en el poder. Agradezco ese acto de justicia pero nunca he sido chavista, sólo he servido al país desde el 1 de agosto de 1970 en proyectos que auguraban otro país distinto al actual, quimera rota a partir de 1975, actitud que permitió que al llegar a Valencia  se echara a perder mi continuidad administrativa, que aunque era evidente y tenía publicación de libros que la respaldan, no convenía a intereses mezquinos valencianos. El asunto es que en estos momentos en los que hay que fijar compromisos y posiciones frente a unas elecciones en Diciembre para elegir al nuevo Gobernador del Estado confieso que quiero al Pollo más no a su padre, y de Francisco Ameliach sólo se que parece un San Nicolás tropical, es reposero de la Asamblea Nacional cuando fue su Presidente, nunca le he oido la voz, sólo se que es pieza clave como un "porfiao" del chavismo, mudado de aqui para allá en absoluta obediencia, de personalidad muy gris, pues quien maneja sus hilos de marioneta de Hugo  Chávez, el que los teje es su hermano Saúl Ameliach, insólito Gerente de Pequiven sin méritos, que es el que se mueve como topo  por los meandros de la política en la llamada V República. Por deducción lógica no debo querer que los Salas continúen en el poder en Carabobo, me llevaron a sufrir Fibromialgia, (de la cual me sané, a Dios gracias) pero mis principios anti militaristas, anti comunistas, antiviolencia y más que todo anti Fidel Castro a quien  he detestado desde niña, y habiendo militado desde bachillerato en el socialismo cristiano de avanzada que representa en esta trágica época Ramón Guillermo Aveledo, sumando todo éso al conocimiento que  por ser caraqueña graduada en Letras en 1973 en la UCAB por el cierre de la UCV, tengo de todo el bichero que desde los años 60 he visto como "intelectuales vividores izquierdistas caviar" por haber frecuentado la bohemia de la República del Este y la pandilla de Lautremont, quienes sin cambiar nada, solo ser más viejos, hoy ostentan el poder cultural del gobierno de Chávez. Esa realidad que sobrevivo desde hace 14 años  me exige ahora  ser fiel a lo que no es para mi como principios básicos de mi formación, a mis valores familiares y venezolanos, y desde esa estructura

    ejerceré el derecho del voto según mi conciencia y bajo la guia de un CNE en el que nunca he creído...


    El "viejo" Salas Römer y Hugo Chávez se diferencian por la piel y los colores de sus mezclas raciales mas no por su espíritu y ansias de poder...pero Francisco Ameliach y el Pollo Salas Feo, si... Ese es el drama que vivimos muchos en Carabobo en este momento. Detrás del Pollo está el Dr. Salas Römer y detrás de Ameliach: Hugo Chávez, el comunismo y ¡FIDEL CASTRO!!! Mi elección desde mi conciencia es evidente...Por eso acudo a mis convicciones católicas para explicar a mis lectores mi posición en esta contienda regional que es importantísima para el país, pues a su vez es toma de conciencia de la humanidad, es el momento en el que mis creencias trascendentales me indican que está cerca el día que desde 1970 preparo como un salto cuántico en la humanidad toda. No es quién gane es hacia dónde se dirige mi alma para trascender el ego desde una ciudad: Valencia y un país: Venezuela.
    Existen unas verdades que, más pronto o más tarde, todos experimentaremos.
    Son: la muerte, el juicio, el cielo y el infierno.
     Solemos tener dificultades en pensar en ellas, porque:
    +la vida moderna no ayuda a reflexionar, y menos a largo plazo,
    +porque son realidades que no suelen resultar muy agradables.
    1ª. La muerte:
    La muerte es un hecho inexorable que a todos nos llegará.
    Y la incógnita es que no sabemos cuándo, ni cómo, ni dónde.
     Y con la muerte:
    +Se acaba el tiempo de merecer: después nadie puede cambiar nada.
    +Lo dejamos todo: solo nos seguirán nuestras obras. Entramos en la eternidad.
    +Con la muerte culminará nuestra entrega a la Voluntad de Dios.
    Lecciones:
    1ª. No distraernos con relación a nuestro último fin: Son aquellas palabras sencillas que aprendimos en el catecismo: "El hombre fue creado para conocer, amar y servir a Dios en esta vida, y después verle y gozar de Él en el Cielo."
    2ª. La condición de vida que tendremos en la eternidad depende de cómo hayamos encauzado nuestra vida terrena en relación con Dios.
    3ª. "El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el último día" (Juan 6,54). Creer en Cristo y recibir su Cuerpo es la mejor garantía de salvación.
    Cuando Cristo se convierte en el centro de nuestra vida, todo adquiere sentido: el dolor, la alegría, la salud, la enfermedad, la misma muerte.
    Apartarnos de Cristo es como querer mantenernos en un callejón sin salida.
    4ª. Hay que saber descubrir el valor del tiempo: La vida es breve.
    Buscar un trato más asiduo con el Señor: Oración y lectura del Evangelio, en la frecuencia de Sacramentos...
    2ª. El juicio:
    Después de la muerte tendrá lugar el juicio: El alma será juzgada por Dios.
    Sin olvidar que Dios es Padre y nos ama con amor divino, debemos meditar frecuentemente que Dios es también Justo.
    Y la justicia supone dar a cada uno lo que le corresponde, lo que cada uno se ha ganado con su forma de vivir.
    Lecciones:
    1ª. Si Dios nos tiene que pedir cuentas de todos nuestros actos es porque hay una ley que tenemos que conocer y cumplir.
    Y esta ley no la crea el hombre sino que la recibe de Dios.
    Y esa Ley son los Mandamientos.
    2ª. La confesión frecuente como adelanto del juicio particular: El examen de conciencia nos lleva a un conocimiento cada vez más cierto de nuestros pecados, mortales o veniales, de nuestras faltas e imperfecciones.
     3ª. El infierno:
    Hoy nos hemos pasado a un relativismo en la moral, subjetivismo, relativismo en el pecado, del infierno...
    Incluso se pone en duda la realidad de su existencia. Se ha llegado a negar su existencia.
     El infierno es el estado de las almas que se han apartado Dios.
    Quince veces hace referencia Cristo a este lugar en el Evangelio.
    Lecciones:
    1ª. Salir cuanto antes de la situación de pecado.
    Es asombroso la forma de actuar de muchas personas: vivir habitualmente en pecado, como si supieran qué día y a qué hora van a morir.
    2ª. Saber valorar la gracia santificante: La gracia es lo que da categoría a las personas, lo que da valor, lo que nos hace gratos a los ojos de Dios, la que salva.
    4ª. El Cielo:
    El Magisterio de la Iglesia nos dice que las almas en estado de gracia, después de ser purificadas, "al entrar en el Cielo, ven claramente a Dios como es en Sí mismo, de una manera más o menos perfecta según la diversidad de sus méritos".
    Jesús nos habla en muchos pasajes del Evangelio de la felicidad que nos espera en el cielo.
    Lección:
    1ª. "Si el amor, aún el amor humano, da tantos consuelos aquí, ¿qué será el Amor en el Cielo? (Camino.- 428).
    El pensamiento del cielo debe animarnos en nuestra lucha diaria.
    Estamos llamados a la gloria del Cielo.
    Y si no conseguimos el Cielo ¿para qué vale esta vida?
    Esta meditación está tomada de: “Una cita con Dios” de Pablo Cardona. Ediciones Universidad de Navarra. S. A. Pamplona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada