Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 3 de noviembre de 2012

Todo el mundo jugó a ser comunista en su juventud (YO NO NI DE VAINA) porque aposté a otra Venezuela que se desdibujó con los años...Al oir a quienes compartieron conmigo esos ideales me doy cuenta que no fue un sueño, pero nos tragaron vivos...Por eso me encanta leer a Cubillán porque es tan exquisitamente falso y tan "yo no fui" su discurso...Luis tú fuiste seguidor de Chávez para embromar al Dr. Salas Römer y asi tu lengua viperina ha destrozado a muchos Enfílala hacia la bibliografía existente desde los años 60 sobre lo que hoy sucede en el lago de Valencia..Asume que eres el Investigador Regional conocimiento al que le vas a sumar lo que aunque viejo no dejas de tener: la simpatía, igual que el poeta Burgos demuestra la calidad del dominio del lenguaje, aunque escriba bolserías chavistas, por resentimiento que no concuerda con su bonhomía y sus aires de "poeta"...Eso es lo sabroso de la prensa de un pueblo donde todos nos conocemos...













Notitarde 01-11-12

Comunismo viene de comuna


Arnaldo Arnáldez, “Trabalenguas” para los amigos, fue sorprendido ayer por un piquete de hombres armados que prácticamente le derribaron la puerta de su casa. Entre ellos, varios con uniformes color verde oliva con sus identificaciones estampadas en la tela desteñidas, ilegibles. Entre ellos, una mujer parecía dirigir el pelotón de asaltantes; le informó que su casa estaba siendo expropiada, para ser entregada a su hermano Bernardo.

Aclaremos que Arnaldo es uno de cinco hermanos y que, a diferencia de los otros, nunca se casó; así que, a la muerte de su madre viuda, se quedó viviendo en la casa que lo vio nacer, en la parroquia de La Candelaria.

Desde que su hermano Bernardo empezó a obtener contratos con el gobierno se iniciaron sus diferencias con él. Todos en la familia había estado conscientes de la incapacidad del “comandante” para gobernar y de sus desvaríos mentales en la invención de lo que ellos, como muchos venezolanos, ya calificaban de “una vaina llamada socialismo del siglo XXI”. Pero Bernardo comenzó a obtener contratos para construir “barrio-adentros”, para tapar huecos con asfalto, y para construir escuelas que nunca se iniciaron. Le pagaban el anticipo, del cual se quedaba con una parte, repartiendo la tajada mayor entre sus favorecedores, y hasta ahí llegaba el contrato. “Mi corazón es democrático, pero mi bolsillo es chavista” decía con impúdica socarronería.

Se la pasaban discutiendo. Cuando Bernardo recordaba que “el comandante” había negado ser comunista, aunque propiciaba las comunas, Arnaldo preguntaba, fingiendo inocencia “Creo que ‘comunismo’ viene de ‘comuna’ ¿no?”. Lo que enfurecía al chavista de conveniencia. Su última discusión fue cuando, a manera de chiste, Arnaldo le comentó que había leído en alguna parte una imaginaria rueda de prensa del “minpopo” Giordani, explicando el nuevo presupuesto: Un asistente le pasó una bolsita de papel, de donde sacó diez granos de caraota. Apartó cuatro diciendo “esto para el presupuesto ordinario, ...y esto para nosotros” guardándose los otros seis en el bolsillo. Bernardo, molesto por el chiste, salió de la casa dando un portazo y vociferando los “majunche, vendepatria, esclavo del imperio”, que forman parte del diccionario de ofensas de los fanáticos del “comandante”.

Pero Arnaldo no esperaba tanta bajeza de su hermano, a pesar de las diferencias políticas. Su rencor le llevaba hasta a sacarlo de la casa, donde generosamente sus hermanos, herederos todos del inmueble, le habían dejado vivir hasta entonces. Y Bernardo vengaba así, de forma tan rastrera, que su hermano le echara en cara su vergonzosa actitud mercenaria. No tenía otro sitio a dónde ir, dados sus modestos recursos, y su hermano no necesitaba la casa, pues poseía un enorme penthouse en la mejor zona de la ciudad, gracias a sus jugosos contratos con el régimen.

Mientras cavilaba sobre toda esta novelesca situación, digna del mejor culebrón “cisnérico”, la mujer, la que parecía dirigir el pelotón de asaltantes, le informó que era juez (o jueza, para seguir con el estilo de moda) y que tenía órdenes de hacerlo desalojar la casa de inmediato. Buscó con la mirada a su hermano entre el grupo de invasores, y lo encontró rezagado y con la mirada gacha. Avergonzado, la cobardía le impedía mirarlo de frente.

Al más puro estilo de los tiempos...

peterkalbers@yahoo.com


Notitarde  01-11-12
Trinchera

Corralitos del espíritu

Luis Cubillán Fonseca
Retorna un mensaje que ya se le oyó a Hitler, a Perón, a Mussolini, a Gómez. Habla de estado 
docente, y con tal principio justifica el empoderamiento sobre la mente de los niños, quienes 
deberán pensar y actuar tal como lo ordenen los optimates partidistas, y para su logro es 
posible cualquier cosa: hasta corromper la historia. A los niños no se les enseña a ser 
ciudadanos libres y críticos, se los quiere obedientes milicianos, al servicio de cualquier 
ser que por carambolas se apodere del estado.

Dice que pretende un hombre nuevo. Taimadamente no dice comunista, meta perseguida por 
tiranos sangrientos desde hace mucho tiempo. Ese mensaje me recuerda un pasaje de 
Roa Bastos en “Yo el supremo”. Andaba el Barón de Humboldt cerca de los predios del 
tirano Rosas, de repente fue asaltado por guardias paraguayos, el sabio Barón y su eterno 
acompañante Bompland, habían traspasado sin darse cuenta el límite entre uno y otro país. 
De manera que habían caído bajo las pesuñas del tirano Doctor Rosas. Y este tirano, quiso 
que su país, y decimos “su” con toda propiedad, pues nada se movía, nadie respiraba sin 
la autorización del déspota. En aquel corral, que no país, nadie podía entrar, tampoco nadie 
podía salir. El Paraguay debía permanecer totalmente aislado del mundo, aquella nación, 
tenía un corazón y la víscera era perversa. No pudieron las argumentaciones de Simón 
Bolívar, lograr la libertad de los científicos.. El Paraguay tenía “un corazón” idea que tiene 
piquete. Es lógico pensar, que si muere el corazón inmediatamente aquella patria entra en 
convulsiones irremisiblemente estirará la pata y concluirá tan fría y amojamada como un 
jamón de automercado, pero tal no pasa.

En el Paraguay, se murió el tirano Rosas quien desempeñaba el rol de corazón, este se 
paralizó una buena noche...., no por eso se acabó el Paraguay, siguió andando como si 
nunca hubiese tenido corazón. Aun hoy, después de aquella prisión que le aplicaron 
al sabio alemán y a su carnal Bompland, y de estar todos muertos, la historia, como un 
curioso e inquisitivo ojo, ve y escribe lo que pasa, y sigue pasando, pues no se detiene. 
Los corralitos intelectuales, son el primer síntoma de una tiranía. Los tiranos hacen de 
las escuelas corralitos de adoctrinamiento; y mientras el mundo sigue su rumbo, en los 
corralitos, llenos de niños, se les domestica para la esclavitud. Se les da diariamente 
su ración de veneno espiritual, ya sea mediante el libro preparado por científicos prestados 
a la tiranía, o por afiebrados maestros, que en los libros escolares desean dejar estampado 
junto a su nombre, un texto glorificador del tirano. El texto será obligatorio, y la discusión 
de las ideas se considerará delito. En los textos que mandó a confeccionar Perón, 
para los niños justicialistas, encontramos en cada página el nombre de Perón o de Evita. 
También los hubo de Hitler, de Mussolini, y de Gómez, quien tuvo el ojo de ponerse en 
un intelectual de alto coturno, quien elaboró la doctrina del “Gendarme Necesario”. 
Mussolini, lo encontró tan apropiado, que lo tradujo al italiano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada