Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 16 de julio de 2012

El caso de Diego Guerrero de Torres, quien fue Clérigo y Vicario de la Nueva Valencia del Rey, en la Provincia de Venezuela para el año 1606, viene a ser un tema bastante curioso para nuestra historia, dado a que este personaje llegó a nuestras tierras no como representante de Dios sino como miembro de la Armada Real Española...O sea...


El Carabobeño 16 julio 2012

Carlos Cruz Hijo || Acontecer

Un sacerdote en la Valencia de 1606
acontecer2011@gmail.com.
El caso de Diego Guerrero de Torres, quien fue Clérigo y Vicario de la Nueva Valencia del Rey, en la Provincia de Venezuela para el año 1606, viene a ser un tema bastante curioso para nuestra historia, dado a que este personaje llegó a nuestras tierras no como representante de Dios sino como miembro de la Armada Real Española.
Guerrero de Torres llegó en el año de 1596 y fue enviado a Trinidad, Guayana y El Dorado donde pasó cualquier cantidad de penurias (hambre, calor, humedad, falta de higiene, enfrentamientos con los indígenas, etc.) Las cuales le ocasionaron serias afecciones.
A tal punto llegó su salud que hubo un momento en que no podía caminar y como el mismo dice “Por estar muy tullido de lo cual he padecido y padezco hasta el día de hoy. Alguna cojera de piernas y otros achaques...”, y por tales razones Diego decide retirarse de la milicia para convertirse en religioso y es Fray Domingo de Salinas quien otorga la buena pro para que este personaje se convierta en cura y luego Vicario de nuestra ciudad.
Después de que Diego Guerrero de Torres estuvo ejerciendo su actividad religiosa en la ciudad, el Fiscal de la Justicia Eclesiástica (Francisco López de Prada) lo sometió a un proceso que pretendía sacarlo del cargo; y por tal razón se abrió una especie de juicio dirigido por Bartolomé de Masabel, Alcalde de Valencia, quien interrogó a los testigos del Reverendo, con un cuestionario de 18 preguntas.
Casi todas las personas que declararon en favor del Padre Torres ocupaban cargos importantes, lo cual fue uno de los argumentos del Fiscal quien decía que éstas, eran amigas de Torres y que sus declaraciones no tenían valor. Lo cual era un absurdo pues cómo en una ciudad con tan pocos habitantes su sacerdote no iba a ser popular y apreciado?
Al final el Padre Diego Guerrero de Torres ganó el caso y siguió ejerciendo sus labores como Guía Espiritual de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada