Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 1 de julio de 2012

Ven Valencia es Ciudad Gótica como Caracas...Uh Ah asi es que se gobierna con eficacia




Notitarde 28-06-12 | 
Albersidades 

De corredores viales

/

No todo puede ser críticas negativas contra el Alcalde Edgardo Parra. De vez en cuando 
se merece el aplauso, o al menos el reconocimiento, de quienes en esta ciudad vivimos 
y sufrimos, y esta es una de esas veces. Me refiero a la decisión de su despacho 
declarando "corredor vial" a la Avenida Cedeño y al Paseo Cuatricentenario. En este 
último caso, considero que hay otras de mayor urgencia, como la recién ampliada 
Carlos Sanda en El Viñedo y la Lara.
La Avenida Cedeño se había venido convirtiendo en un larguísimo taller de 
varias cuadras, donde se reparaban silenciadores, frenos y equipos de aire acondicionado 
para automotores. Es cosa común que veamos automóviles, montados sobre 
cuatro "burros" y con la tapa del motor abierta, ocupando todo el ancho de la acera 
e impidiendo, por consiguiente, el paso de los peatones.
En una ciudad donde la gente es poco dada a caminar, los dueños de los negocios, 
mayormente ventas de repuestos, se dicen injustamente perjudicados, olvidando 
que sus derechos terminan donde comienzan los de los demás, es decir, los de los 
pocos transeúntes que por las aceras caminan, y los de los muchos conductores 
que utilizan esta importante vía para atravesar la ciudad de este a oeste y viceversa. 
La utilización del canal derecho como taller lleva además a que los conductores 
estacionen en doble fila, dejando a los usuarios de la vía un solo canal, muchas 
veces entorpecida su circulación por el detenimiento, con luz verde, de irresponsables 
conductores que pretenden cruzar a la izquierda donde no está permitido. De manera 
que la sumatoria de todos estos abusos, más el que representan los autobuses y 
camioneticas en el cruce con la Avenida Bolívar, hace que transitar por la 
Avenida Cedeño sea una aventura poco recomendable para conductores con poca 
paciencia. Todavía la medida del Alcalde se está aplicando con cierta timidez, 
y a ciertas horas se observan vehículos estacionados en la calzada y sobre 
las aceras, pero esperemos que la sana medida se aplique con mayor severidad, 
a pesar de que los propietarios de los comercios que flanquean la vía sean víctimas 
de flaquezas en las ordenanzas, que permiten construir locales comerciales sin 
estacionamientos propios.
Con la Avenida Carlos Sanda está ocurriendo algo similar, pero allí no son talleres 
mecánicos y ventas de repuestos los causantes de la ocupación de los canales 
de circulación. Son restaurantes y otros tipos de comercio, como ventas de 
cocinas, materiales cerámicos, artefactos sanitarios o muebles, los que causan 
molestias a quienes por esta vía transitan. Alguien tomó la iniciativa, y a los demás 
abusadores les pareció excelente, el estacionar en diagonal con la acera, 
ocupando por consiguiente dos canales de circulación. De modo que al aproximarse 
los conductores al cruce con la Andrés Eloy Blanco, se encuentran con que el canal 
izquierdo está ocupado por quienes esperan por el cruce a la izquierda, viéndose 
restringidos a circular por un solo canal, con el consiguiente congestionamiento.
Quienes circulan por esa avenida, dedicada al ilustre médico Carlos Sanda, 
esperan por un "parao" al congestionamiento que frente al restaurante de comida 
china y sus alrededores se forma, causado por el abuso de los irresponsables que 
estacionan en la vía pública como si de su exclusiva propiedad fuera.
peterkalbers@yahoo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada